No somos homo sapiens, somos homo neuroticus.

septiembre 25th, 2018

No somos homo sapiens, somos homo neuroticus

Somos una civilización que está mentalmente “tocada”. El que esté libre de una neurosis, bloqueo, trauma o males peores…que tire la primera piedra. Por supuesto me incluyo yo, no vayan a pensar que me escaqueo. Ahí estamos todos desde el Papa hasta el último monaguillo. Hemos evolucionado del homo sapiens (si alguna vez lo fuimos) al homo neuróticus.

Somos una sociedad enferma persiguiendo el poder a través de las corrupciones y mentiras (ahora se llaman fakes news y deepfake) y estafas. Toda una serie de comportamientos que revelan el malvado entramado de nuestra mente.

Somos así porque nos han educado competitivamente con el objetivo de arrasar sin piedad a nuestros adversarios. Somos así porque, en ocasiones, una proteína mal doblada invade nuestro cerebro, un gen heredado nos convierte en crueles, una infancia con un entorno violento nos transforma el cerebro. Somos, en muchas ocasiones, lo que vemos, y el espectáculo no es apto para menores. También somos consecuencia de la mierda que comemos cargada de metales tóxicos que alteran nuestro cerebro más de lo que creemos. Somos así por el alcohol que consumimos. Sépase que hay en el mundo occidental, 263 millones de hombres y mujeres que padecen trastornos por el consumo del alcohol.

Millones de personas adolecen de trastornos bipolares, son gente con perturbaciones de ánimo y de energía que pueden ser bajos o exageradamente altos. Unos estados que afectan a la cognición.

Una de cada cien personas es narcisistas, individuos con una admiración exagerada por sí mismos y con una exaltación de su ego. El 1% de la población mundial, setenta millones, es esquizofrénica, es decir, tienen alteraciones en la percepción de la realidad que les induce a un pensamiento desordenado con alucinaciones. Existen entre nosotros incontables paranoicos, seres narcisistas con grandes frustraciones que desconfían de todo lo que los rodea, son seres inseguros, hipocondriacos que confunden la realidad, peligrosamente muchos de ellos se sienten elegidos para salvar al mundo. Otro 1% de la población son psicópatas, seres con un coeficiente de inteligencia muy alto que les permite acceder a carreras universitarias y llegar a ser grandes cirujanos, psiquiatras, artistas, políticos. Son astutos, ingeniosos, manipuladores, seductores y persuasores, aspectos que saben manejar con gran encanto y carisma. Saben deducir lo que piensan las otras personas, pero en realidad son insensibles, carecen de emociones y de empatía. Ese 1% representa más 70 millones en el mundo, así que si está en un lugar público puede, sin saberlo, tener sentado uno a su lado, o si trabaja en una gran multinacional tenerlo de compañero.

Uno de los aspectos que más se generaliza en nuestra sociedad es el sadismo, ese placer que obtienen algunos sujetos por infringir dolor a otras personas, por humillarlas, torturarlas, violarlas o infringirlos sufrimientos psicológicos. Es  una conducta cruel que tienen muchos individuos, que se dispara en los conflictos bélicos con matanzas innecesarias, con torturas a prisioneros practicadas por militares, o policías. Un trastorno psicológico que cada vez es más frecuente y del que se desconocen unas causas concretas. ¿Qué convierte a un sujeto normal en un monstruo torturador? En muchos casos es el hecho de haber sufrido situaciones familiares de este género, en otras haber vivido años en un país con un conflicto bélico, dos casos en los que individuo sádico a aprendido por modulación.

Al margen tenemos millones de delincuentes y millones de drogadictos y millones de fanáticos religiosos dispuestos a matar por sus creencias.  Sin contar aquellos exaltados egos dominantes o violentos con su entorno social, laboral o familiar. O comportamientos como la de los pederastas, algunos con alza cuellos que debieran haber dado ejemplo y no arruinar psicológicamente la vida de miles de personas.   No es un panorama muy alentador, no me extraña que los extraterrestres no quieran contactar con nosotros. A veces parece que vivimos en  un manicomio.

Tratamos de contener el tsunami de perturbaciones mentales con fármacos y  hemos convertido las pastillas en un hábito, en algo necesario, indispensable, primordial, imprescindible. Vivimos en el siglo de las píldoras con un 75% de la población enganchada a los fármacos. Se toma éxtasis para poder estar a la “altura”; metanfetaminas para calmar el estrés; las píldoras anticonceptivas para no quedarse embarazada, y cuando estas fallan, el RU-486 para abortar; Prozac para evitar la depresión; Valium y otros ansiolíticos para la ansiedad; somníferos para poder dormir; Viagra para poder tener una erección; Xenical para vencer los problemas de la obesidad; insulinas los paranoicos; antipsicóticos para los trastornos de bipolaridad; Seroxat contra la timidez y para aumentar los niveles de seratonina en el cerebro y recuperar la euforia y la confianza en uno mismo. Y ahora el Modalfinilo y otros psicotrópicos para aumentar la concentración, memoria y actividad neuronal. Total toda una civilización enganchada a los fármacos, dependiente de estos y tutelados y regidos por ellos.

Menciono todos estos comportamientos sociales para destacar que nuestra civilización, vista para otros seres más evolucionados del cosmos, convierte a nuestro planeta en un lugar extremadamente peligroso. ¿Ustedes contactaría con una civilización tan salvaje? Una civilización con un planeta lleno de seres con conductas inhumanas, con conflictos armados, con matanzas, con miles de niños muriéndose de hambre, con tratos crueles a los animales, con peligrosos seres sanguinarios, brutales y desalmados. Nadie con un solo dedo de juicio intentaría contactar con un mundo así. Sería como meterse con un pulsera y un reloj de oro en el Harlem neoyorquino a las dos de la madrugada, o pasear por los arrabales de México con un descapotable fumando un habano. No nos extrañe que civilizaciones más avanzadas no quieran contactar con nosotros, somos una civilización que aún vive en la barbarie, somos seres que solo nos interesa un contacto con los extraterrestres para beneficiarnos de sus avanzadas tecnologías y poder dominar con ellas a todos los países  de la Tierra.

 

 

 

 

Comentarios desactivados en No somos homo sapiens, somos homo neuroticus.

El oscuro futuro que viene.

septiembre 22nd, 2018

El oscuro futuro  que viene

 

No soy optimista, ya sabéis un pesimista es un optimista con más información. ¿Os habéis dado cuenta de que los acontecimientos que se están produciendo, al ser tan repetitivos e insistentes, ya no les prestamos atención o sensibilidad?

A no ser que ocurra algún acontecimiento inesperado, a no ser que descubra una nueva fuente de energía, a no ser que cambiemos nuestra escala de valores, que aparezca un nuevo sistema social… el futuro que se avecina o parte del presente en que estamos es caótico.

En esta ocasión hablaré del lado oscuro que viene, pienso que parte de él podemos superarlo, no todo. En otra ocasión hablaré del lado “luminoso”, aunque también va ocasionar terribles desajuste y cambios perjudiciales para una gran parte de la población.

Digan lo que digan el cambio climático ya es imparable, tendremos que afrontarlo con sus consecuencias. Cada día se derriten icebergs del círculo polar, el deshielo es evidente. No hay más huracanas, ni más tifones que antes, pero su fuerza es cada vez mayor según muestran las estadísticas. Y las causas de estos fenómenos ya no las podemos remediar.

Cada día están más contaminados los ríos, mares y océanos. Esta contaminación afecta a la fauna marina y su pesca. Cada vez determinadas especies comestibles llevan más mercurio y otros elementos tóxicos en sus entrañas.

El agua de los ríos contiene cada vez más arsénico y otros minerales tóxicos que convierte sus aguas en no potables. Respecto a los pozos cada vez hay que profundizar más para encontrar agua y en ocasiones, los niveles freáticos están contaminados. El problema de agua se agudiza de una forma exponencial.

Las ciudades tienen en su atmósfera cada vez más CO2. Los problemas respiratorios y alérgicos en los ciudadanos son cada vez más alarmantes. El smog y otros efectos ya es algo habitual. Todo ello limita la vida de los habitantes de las grandes urbes.

La desforestación está llegando a las grandes selvas, como la de Amazonas, no estamos cargando el pulmón de la Tierra.

Nuestro ganado está alimentado descontroladamente, está cargado de antibióticos, y productos dopantes para engordarlo. Nuestra producción de animales para la alimentación es cruel y propensa a infecciones. La cría de terneras, vacas, etc., produce costes cada vez más elevados en la producción de piensos, y terrenos contaminados. Muchas enfermedades son consecuencia de los alimentos y los productos conservantes. Los responsables de la sanidad mundial temen, más que nunca, la aparición de un virus letal e incontrolado.

Las migraciones son cada vez más frecuentes y, al margen de las enfermedades que pueden traer, están creando malestar en las poblaciones autóctonas. Su cultura es diferente, sus costumbres y creencias también, así como su gastronomía y enfermedades… toda una serie de elementos idóneos para crear rechazo y enfrentamientos. ¿Hasta cuándo soportarán los autóctonos que viven de una pensión mediocre que se mantengan a gente venida de fuera y ellos cobren un escaso paro o una miserable jubilación? Por esta y otras razones las manifestaciones serán cada vez más frecuentes, aumentará la protesta popular, y empezarán a producirse revueltas en barrios de las grandes ciudades. Tarde o temprano, si el sistema no cambia, determinados colectivos, jóvenes sin trabajo, mujeres, ancianos y ancianas van a salir a la calle. Lo que ha ocurrido recientemente en Alemania es un aviso de algo que se puede generalizar.

Las protestas van a llevar a “estados policiales”, a policía represiva, a mayor contundencia en las actuaciones, y a la posible aparición de organizaciones rebeldes al sistema actual.

La pérdida de puestos de trabajo por la robotización, los despidos, el cierre de empresas ante un nuevo paradigma laboral, la inestabilidad financiera y monetaria, es otra de las amenazas a las que nos vamos a enfrentar.

El tráfico de armas se extiende, la inseguridad callejera y  la necesidad de seguridad en las viviendas lleva a la necesidad de armarse. Uno de los negocios más prósperos va a ser el mercado negro de armas, especialmente en 3D.

Los partidos políticos van a tender a radicalizarse cada vez más. La población ante el miedo, va a terminar por aceptar esta radicalización, de la misma manera que los estados de excepción.

Cada vez existirán – en realidad ya existen – guetos para los ricos. Urbanizaciones protegidas por alambradas y su propia vigilancia particular. Edificios inaccesibles al ciudadano medio, clínicas para los más afortunados económicamente. Así como acceso a medicamentos para longevidad, inteligencia y belleza.

La alimentación de calidad sólo será para los financieramente más afortunados. Habrá una comida para los pobres, y otra para  para los ricos. Determinados productos, especialmente bebidas de calidad, exquisiteces, solo serán accesibles para una parte de la población.

La gente va a tener cada vez menos fe en determinadas religiones especialmente en el catolicismo donde los seminarios están casi vacíos. Las creencias tienden a la baja, y con ellas las esperanza en “algo”. Surgirán sectas que ofrecerán otra clase de creencias, grupos de espiritualidad o de psicologías avanzadas. Nuevos gurús y vendedores de mitos. Por una parte el ateísmo aumentara y por otra las religiones se radicalizarán.

No nos dejemos engañar, este es el panorama que viene, o mejor dicho en el que ya nos encontramos. Ya no hay marcha atrás, solo podemos poner “parches” y esperar a que la ciencia o la tecnología, nos sorprendan con un “milagro” innovador que cambie el mundo. Aunque muchos habitantes de este planeta ya están, irremediablemente, condenados a la pobreza, la ignorancia, el sufrimiento, las enfermedades y la malnutrición.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios desactivados en El oscuro futuro que viene.

Asteroides y Amos del mundo.

septiembre 13th, 2018

 

Asteroides y Amos del mundo.

El sabotaje en la nave Soyuz MS-9 acoplada a la ISS, es consecuencia, tal vez, de la oscura guerra que se está desarrollando en la trastienda del mundo de la astronáutica donde hay importantes intereses y, especialmente, el dominio de la Tierra.

Rusia viene sufriendo diversos percances en su industria espacial. Perdida de naves de carga tipo “Progress” y varios cohetes tipo “Proton” que ponen en órbita sus satélites artificiales. Se enfrente a la agresiva competencia de la industria espacial privada americana que ofrece unos precios muchos más baratos en sus lanzamientos, empresas como SpaceX o Amazon con sus cohetes reutilizables  Falcon Heavy y Blue Origen respectivamente. Un mundo competitivo en el que ESA ha tenido que reconsiderar los precios de sus futuros Ariane 6, y en el que ha entrado China con sus cohetes “Larga marcha” y su  propia estación espacial, y no podemos olvidar Japón con sus cohetes Java explorados de asteroides, o la India. Por ahora Rusia es una de las formas de volar a la ISS, hasta que entre en servicio el SLS americano con su cápsula para más de tres astronautas, o SpaceX con su módulo-cápsula para 5 o 6 astronautas.

Pero ¿qué hay detrás de toda esta carrera espacial?: asteroides con minerales preciosos y dominio del mundo. Asteroides con agua, que es considerado el petróleo del futuro, ya que las moléculas de agua se pueden romper para generar oxígeno e hidrógeno, que es uno de los combustibles más eficientes. Así tenemos en los asteroides “estaciones de servicio” para las naves espaciales. No es una utopía, empresas como Planetary Resources, Deep Space Industries o Aten Engineering están volcando todos sus esfuerzos en los 18.335 asteroides cercanos de los que el 15% de ellos tiene hasta un 25% de su peso en agua.

Otros de los objetivos reside en el oro, platino, grafeno y otros metales raros abundantes en los asteroides. De esos 18.335 asteroides cercanos a la Tierra, un mínimo de 50 son capaces de convertir a sus propietarios en “Amos del Mundo”. Hoy el precio del oro es de unos 45.612 $ el Kg., por lo que una tonelada alcanzaría los 45.612.000 $. En la Tierra la producción de oro es de 2.860 toneladas al año, y las reservas mundiales son de 165.000 toneladas. Un asteroides pequeño, 500 metros de diámetro, puede tener 174 veces más oro que la producción mundial. Es decir 497.640 toneladas de oro. Me dirán que hay que extraerlo y traerlo a la Tierra, pues no necesariamente. Puede almacenarse en una especie de Fort Knox del espacio. Su propietario, la empresa espacial minera que lo ha atrapado, lo tiene ahí, en ese Fort Knox, como garantía de sus operaciones bancarias en la Tierra, convirtiéndose en el “amo del mundo”.

La carrera espacial no es por conquistar el espacio, es por dominar las finanzas de la Tierra con las riquezas minerales del espacio.

Comentarios desactivados en Asteroides y Amos del mundo.

Un repaso a esos depravados con alzacuellos

agosto 28th, 2018

 

 

Un repaso a esos depravados con alzacuellos

 

 

No podemos quedarnos callados ante los escándalos sexuales de la Iglesia que emergen periódicamente y cada vez con más frecuencia. Tenemos una responsabilidad moral de lo que les ocurre a nuestros jóvenes. No podemos quedarnos impasibles viendo como montones de sacerdotes cometen actos lujuriosos con menores y no son juzgados. No podemos cruzarnos de brazos y alegar que es un asunto interno de la Iglesia, de lo contrario  las democracias que hemos creado no tendría ningún contenido moral.

Los sacerdotes son un colectivo al que estamos manteniendo, sustentando y permitiéndoles que divulguen unas creencias en la que algunos no estamos de acuerdo. Les hemos dejado educar en colegios con ideas ortodoxas y conservadoras. Le hemos dejado tener sus propias escuelas empresariales en las que surgen economistas que los enriquecen. Les permitimos disponer de sus propios medios de divulgación televisivos y radiofónicos en los que hacen proselitismo y nunca se les ocurre pedir perdón.

Muchos como yo no queremos que pidan perdón, queremos que sean juzgados como cualquier otro delincuente, ellos y sus encubridores. Que terminen en la cárcel por haber arruinado psicológicamente la vida de muchas de sus víctimas. Hoy los psiquiatras saben que muchos comportamientos sociales son debidos a traumas de la infancia, y que el más peligroso de los enfermos mentales, el psicópata, lo es porque sufrió abusos sexuales de niño. ¡Se da cuenta lo que estos depravados de alza-cuello han estado generando con el abuso de, no cientos, miles de niños y niñas!

La culpabilidad se extiende a sus superiores (monseñores, obispos, cardenales y Papas), de los que se dice que han guardado silencio. ¡No han guardado silencio! Han sido penalmente encubridores, y esa figura delictiva está penalizada por la justicia. No quiero entrar en aspectos teológicos, pero aceptando la existencia de su dios, este ha permitido el sufrimiento de miles de menores, igual cómo permite que mueran de hambre o por las bombas de aquellos que dicen creer en él.

Durante años han existido los abusos eclesiásticos, no se trata de hace treinta o cuarenta años, la historia de los Papas está llena de asesinatos, violaciones y abusos de estos altos mandatarios de la Iglesia, y de todos los sacerdotes a los que se les exigía el voto de celibato, pero no el de pobreza y moralidad.

Durante años la Iglesia con sus “príncipes” y alzacuellos nos han fustigado con sus tendencias anti-intelectuales, dado que algunas formas de conocimiento les resultaban demasiado peligrosas y era mejor reservarlas para ellos o sus minorías privilegiadas. Han intentado sustituir a los legisladores para organizar lo colectivo, las costumbres y la libertad de expresión.  Saben que en la oscuridad se manipula mejor a las personas y a los pueblos. La libertad ha sido para la Iglesia el más peligroso de los pecados capitales, tal peligroso que no se han atrevido a incluirlo en la lista de los siete.

Nos han hecho creer en sus reliquias: millones de astillas de la cruz con las que se podría haber levantado cuatro Fort Apache; miles de ojos de todos los colores de Santa Lucia; hay por las iglesias más clavos de la cruz que remaches tiene la Torre Eiffel; y más brazos de santa Teresa que miembros de un centenar de pulpos. Con las sabanas santas que corren por ahí se podría construir la carpa de un circo de tres pistas.

Estos arrogantes alzacuellos de sotanas con olor a naftalina  nos han amenazado con las consecuencias de una vida pecaminosa, cuando la de ellos es y ha sido una continua depravación, vicio, lujuria y degeneración. Nos han utilizado haciéndonos creer falsa historias religiosas, leyendas y mitos que el propio teólogo alemán Hans Kung ha calificado de infantilizados. Han ocultado conocimientos, enseñanzas y las han tergiversado para poder mantener sus privilegios. Han escoltado bajo palio a criminales y dictadores incruentos, y han violado el secreto de la confesión para entregar al paredón a miles de personas. Han falsificados documentos para hacerse con posesiones, casas, herencias y valores artísticos que no les pertenecían, han realizado ventas de prebendas y dignidades. Han dominado parte de la educación y formación lavando cerebros y condicionándolo hacia unos falsos valores. Han amenazado a los más jóvenes y a los más iletrados con infiernos terroríficos y purgatorios que llevaban al miedo y traumas psicológicos. Han denigrado a las mujeres, las han marginado y las han apartado del conocimiento y la ciencia.

No, no, su peor de los daños no ha sido en 1890 la castración de los niños cantores del Vaticano para poder mantener sus dulces voces. Ha sido su lujuria, han sido sus torturas en las mazmorras de la Inquisición, sus afinidades con reyes y dictadores, su cinismo e hipocresía, su presencia en todas las guerras que ha habido, sus oscuros negocios con banqueros y mafiosos y sus relaciones con la masonería.

Y hoy que ya no tienen respuesta a todas las cuestiones humanas, se siguen arrogándose como jueces divinos capaces de dictar sentencias sobre el bien y el mal. Su Institución está corrompida, no por las luchas internas por el poder que hoy emergen públicamente, sino por unos sujetos que están más cerca del mal que del bien.

Cuenta Hans Kung, que cuando fue llamado al Vaticano por Ratzinger quien le comunico su expulsión como teólogo del cristianismo, un sacerdote le vino a buscar y le acompaño por Roma hasta el Vaticano, y antes de atravesar la acera que penetra en el Vaticano le dijo: “¿Ahora antes de entrar nos tenemos que santiguar?”. Hans Kung le pregunto: “¿Santiguar por entrar en un lugar Santo?”. Y el sacerdote le contestó: “No, por lo que nos pueda pasar ahí dentro”.

Comentarios desactivados en Un repaso a esos depravados con alzacuellos

Hoja de ruta de la conquista del espacio por China.

agosto 27th, 2018

Hoja de ruta de la conquista del espacio por China.

 

  • Están previsto unos 30 lanzamientos de cohetes espaciales por China, de l0s que ya se han realizado 20. Entre ellos el Chang´e 4 para explorar la cara oculta de la Luna.
  • Chang´e 5, en esta misión traerá muestras del suelo lunar, 2 kg, para estudiar el origen volcánico de nuestro satélite.
  • China lanzará el satélite CBERS con un cohete Larga Marcha 4B. Es un satélite de teledetección construido conjuntamente con Brasil.
  • En la línea de Chang´e 5, se lanzará un cohete Larga Marcha 5 para estudiar muestras lunares.
  • Pondrá en marcha el cohete Larga Marcha 8 y 7 variaciones de Larga Marcha 5.
  • Lanzamiento de módulo Tianhe-1, parte central de la estación espacial china, le seguirán los módulos Wentian y Mengtian.
  • Entre 2020 y 2030. Se realizarán exploraciones de asteroides, concretamente el asteroide Apophis. Se aterrizará en el 1996FG3.
  • Entrará en servicio a estación espacial china. Compuesta de tres módulos de 20 Ton. Está previsto que tres astronautas la habiten permanentemente.
  • 2025-2030. Está previsto que robots chinos lleguen a la Luna, para construir una base.
  • Lanzamiento de un avión espacial reutilizable.
  • Primer vuelo de Larga Marcha 9, que con diez metros de diámetro es capaz de lanza 100 toneladas.
  • 2036-2046. Exploración del sistema solar con el orbitador alrededor de Júpiter (2036), Ganymides, y Urano.
  • Desarrollo de una nave espacial de propulsión nuclear. Y primeros pasos en la construcción de una central solar espacial.
  • 2040-2060. Misiones con astronautas a Marte, Proyecto Mars 500, con Rusia y Europa. Creación de una instalación experimental durante 520 días.

Comentarios desactivados en Hoja de ruta de la conquista del espacio por China.