El delicioso tormento de vvir y morir

octubre 1st, 2019

 

El delicioso tormento de vivir y morir

 

El estómago sufre una torsión, una inquietante zozobra recorre el cuerpo acompañada de desasosiego y miedo; parece como si la mente se bloquease. Es una sensación de querer huir, pero ¿a dónde? Es la angustia vital ante el inquietante pensamiento de que un día desapareceremos y dejaremos de ser. Es la imagen de la Dama de la Guadaña que ejerce una forma de terror que nos arrastra como un torbellino primigenio, o esa angustia que sufrían los seguidores de Sartre y Russell en la aurora de 1968 y que tan crudamente ha descrito C. M. Cioran en Breviario de podredumbre donde podemos leer: “Pues nuestro destino es pudrirnos con los continente y las estrellas, pasearemos, como enfermos resignados, y hasta el final de las edades, la curiosidad por un desenlace previsto, espantoso y vano”.

 

Uno de los capítulos más desconcertante e injusto de la condición humana es el ineludible final de la vida, un final inevitable del que se han escrito cientos de versiones de lo que puede acontecer, lamentablemente ningún testigo ha podido confirmar nada ya que, una vez que se franquea la frontera de la muerte, no hay regreso posible por ahora, es como el “horizonte de sucesos” de un agujero negro que, una vez que se atraviesa, no existe retorno posible.

 

Para paliar la angustia de ese final que para muchos es definitivo, han surgido las religiones y las filosofías. Las religiones con pueriles historias de paraísos que nos aguardan, siempre que seamos fieles a la doctrina que los propugna, o regresos de nuevo a esta vida en complejas reencarnaciones cíclicas, como si no hubiésemos tenido bastantes sufrimientos con una estancia en este planeta. Nada que se haya podido confirmar, algo tan vano como la creencia en el alma o el espíritu.

Las leyendas están repletas de seres inmortales y las religiones de extraños personajes que viajan del Más Allá al mundo terrenal. Seres como el Caballero Verde de los sufíes. O personajes que resucitan como el Lázaro Bíblico quién, curiosamente, no hace el menor comentario de su estancia en la mansión de la Parca y no nos aporta ningún conocimiento del más allá, convirtiéndose en un fragmento bíblico que más bien parece extraído de un libro de brujería. Su paso por las páginas de la Biblia es tan rápido como el actor que atraviesa un escenario en una obra de teatro de misterio.

Desde el momento que adquirimos consciencia de nuestra existencia, todos sin excepción, vivimos traumatizados por la muerte, digo sin excepción porque hasta el más creyente procura sobrevivir y no arriesgarse a un final del que siempre alberga una ligera duda.

Algunos seres, sujetos a infantiles creencias, no han asimilado la realidad de la muerte. No se han enfrentado al escenario que un día dejaran de pensar, que ya no habrá recuerdos, que no verán más amaneceres ni sentirán el aire en sus rostros, ni olerán el perfume de las flores… que no serán nada, no existirán porque estarán sumidos en el silencio eterno, en un estado que ni siquiera percibirán.

Es una inmensa incongruencia que durante decenas de años estemos almacenando información, conocimientos, recuerdos, razonamientos y reflexiones en nuestro cerebro, para que en un instante dado todo ello quede borrado y destruido. No cuadra con el sentido común este desolador viaje, esta infecunda presencia en nuestro mundo, para llegar a un final tan devastador. Como diría el dicho popular: “Para un viaje tan corto no se precisaban tantas alforjas”.

La muerte parece no querer valorar las experiencias adquiridas. Es tan estremecedora como el espectáculo de destrucción y creación que nos ofrece el Universo. Ante la fría lógica algo no es coherente, algo falla en nuestra presencia ante el universo si, tras un corto lapsus de tiempo, vamos a ser fulminados. Este hecho hace que nos preguntemos: ¿Si los seres vivos con sus conocimientos mueren, qué perdura?

Por otra parte, nuestra experiencia en esta realidad que vivimos no siempre es fructífera, en la mayoría de casos es una escalera con seres que no pasan del primer peldaño de conocimientos. Seres que más bien han aportado con su presencia, al margen de un puñado de genes, una figura testimonial en las sucesivas cadenas de nacimientos y muertes. En cualquier caso, sean seres destacables, mediocres o simples bufones de la existencia, sus vidas van acompañadas de incertidumbre, desasosiegos, dolor, temores, desamores y sufrimientos. Es decir, la experiencia de surgir en este mundo es más un calvario que un camino de conocimientos. ¿Qué finalidad tiene ese destino cargado de calamidades con un final que va a borrar las experiencias adquiridas? Si bien es cierto que Einstein, por ejemplo, nos dejó la teoría general y restringida de la relatividad, él ya no existe, él no ve la importancia de su aportación, él no es nada, al margen de recuerdos en los libros de física, como lo es el monologo de “ser o no ser” de Shakespeare en Hamlet.

No me conforma que nuestra existencia sea solamente para ir cimentando, en una evolución de cientos de años, la llegada de un ser superior cada vez más enriquecido de sabiduría y conocimiento. Un ser que, en su lógica mental, pensará que para adquirir el nivel que haya alcanzado han sido necesarias cientos de generaciones que hoy son solo un triste recuerdo, y que ni siquiera forman parte del triunfo logrado, a no ser que exista una memoria genética o memoria cuántica que se activa y permanece flotando “ahí” tras nuestra muerte, como aquella filosofía perenne y memoria primordial de la que nos hablaba Huxley. Pero eso no lo hemos podido comprobar, y mientras tanto en ese final irremediable nuestros átomos se desconexionan y dejaremos de escuchar melodías que nos hacen palpitar el corazón, no sentiremos la brisa del mar, ni veremos las nubes en el cielo cambiando de cariz, no percibiremos la iluminación de la estrellas, y dejaremos de leer las enseñanzas de los maestros milenarios.

Comentarios desactivados en El delicioso tormento de vvir y morir

China en el espacio

septiembre 29th, 2019

 

China en el espacio

El 1 de octubre la República Popular de China cumple su 70 aniversario, y es muy posible que lo celebre con algún lanzamiento espectacular.

China es en la actualidad la segunda economía a nivel mundial. Su gobierno ha aceptado ciertas formas de propiedad para poder incorporarse al mercado mundial. El Gobierno de Pekín ha apostado por la innovación, convirtiendo el país en uno de los más innovadores del mundo, situándolo en la 14 posición entre los 129 países más innovadores.

Sus problemas políticos internos son más bien periféricos y se centran en Tibet, Xinjiang y Hong Kong.

Mundialmente da muestras de una apertura exterior, y se presenta como un país capaz de liderar la globalización en contra de proteccionismo de Estados Unidos. Militarmente se puede decir que hoy China ya supera a Rusia en gasto militar. Y especialmente está su carrera espacial que la convierte en una potencia de primer orden.

Muestra de ello son los abundantes centros de lanzamiento que ha creado, las estaciones de seguimiento y las ciudades espaciales y radiotelescopios. Sus principales centros de lanzamiento son Xichang en Sichuan, tal vez el más destacado junto Jiuquan, Taiyuan y Wenchang.

Su último gran triunfo espacial ha sido la misión “Chang´e 4” al lado oculto de la Luna. Aterrizando un módulo con el rover Yatu 2 que recorrió más de  284, 4 metros. El próximo objetivo es el lanzamiento de la “Chang´e 5” que tiene la misión de alunizar, recoger muestra y regresar a China.

China tiene interés en tomar posición en la Luna ante el caso eventual de que haya que reclamar derechos para explotar los recursos minerales del satélite, especialmente el helio-3, posible combustible alternativo.

La Agencia Espacial China piensa instalar una antena de fabricación holandesa en la cara oculta de la Luna. Se trata de un radiotelescopio para explorar el Cosmos sin interferencias terrestres.

Otros proyectos son el lanzamiento de satélites para Brasil. En 2020 tiene previsto la puesta en marcha del cohete Larga Marcha7 y 8. También en 2020 está previsto el lanzamiento de Tianhe-1, módulo central de la estación espacial china, dos módulos más, el Wentian y Menglian, serán los módulos siguientes previstos para 2021 que completarán una estación de 20 toneladas con tres astronautas que la habitarán permanentemente y que serán relevados cada tres o seis meses.

Para el 2025 está prevista una misión de exploración de asteroides, concretamente, se lanzará una sonda para volar cerca del asteroide Apofis, y realizar un posible aterrizaje.

En el 2017 quiere realizar su misión lunar habitable que concluiría, en el 2030, con la construcción de una base sobre la Luna controlada por robots y seres humanos.

Su gran cohete, en Larga Marcha 9 está previsto para el 2028, con un diámetro de 10 metros, capaz de lanzar cargas de 100 toneladas. Será con este cohete con el que China iniciará sus misiones a Marte en el 2030. En adelante La Agencia Espacial China prepara sondas espaciales para orbitar Júpiter  y su satélite Ganimedes en 2036, y algo más tarde Urano.

La industria científica espacial de China ya trabaja desde 2017 en el desarrollo de naves espaciales y satélites con propulsión nuclear, naves que no funcionarán antes del 2040. Y ya finalmente, de cara al 2040-2060 espera poder enviar regularmente takinautas a Marte colaborando con Rusia y Europa.

Comentarios desactivados en China en el espacio

Desmontando el Congreso de Ufología de Barcelona

septiembre 12th, 2019

Desmontando el Congreso de Ufología de Barcelona.

En 2012 publique el libro “La ciencia de lo imposible” en el que realizaba un ejercicio de prospectiva sobre los descubrimientos que la ciencia conseguirá en el futuro. Muchos de esos evento futuros eran predicciones de Michio Kaku a largo plazo, tan largo plazo que no creo que los veamos ni yo, ni los lectores que me siguen.

Una cosa son las predicciones futurista que haga Kaku, otra cosa es que asista a un congreso en el que sus ponentes son exponentes  de la parafernalia que rodea el especulativo mundo de los OVNI. ¿Quién ha embaucado a Michio Kaku para que asistiera como cartel de  encabezado del Ufology Wordl Congress de Barcelona con una serie de ponentes que parecen haber salido ese fin de semana de “alguien voló sobre el nido del cuco? ¿Sabía Michio Kaku que iba a lidiar con semejante cartel de delirantes personajes?

El Ufology Wordl Congress ha sido un regreso al pasado, a las caducas versiones de “contactos”, “abducciones”, “falsos montajes fotográficos”, “Ovnis de dormitorio”, etc. Una serie de historias que ni siquiera llegan al interés cinematográfico de “Expediente X”. Un psiquiatra habría encontrado en este congreso suficiente información para realizar un doctorado con un acceso al cum lauden.

Hubo ponentes, como Antonio Portugal, que aseguraban haber entrado en contacto con extraterrestres que le habían solicitado que explicase en este congreso sus experiencias. ¿De verdad algo tan pueril se puede exponer en un congreso para justificar la presencia en el acto? ¿No sería más lógico que los supuestos extraterrestres contactasen con un reputado miembro de la ONU o cualquier organismo internacional en vez del ponente de un congreso de dudosa seriedad?

Una de las ponencias más incrédulas la impartió Jaime Maussan cuando aseguro que los extraterrestres le habían entregado un brazalete teletransportador. Me pregunto qué hacía en el congreso con semejante ingenio en vez de estar recorriendo los planetas de nuestra galaxia. Jaime Maussan es el moderno buhonero de oeste que ahora, en vez de vender crece-pelos, ofrece brazaletes teletransportadores.

También se podía encontrar en este evento los fabricantes de las conspiraciones, confabulaciones, conjuras y contubernios. Roberto Pinotti es un experto en esta clase de ideas, en las que implica a los Gobiernos que nos ocultan la verdad en lo que él llama “El Gran Juego”, una especie de “Expediente X” ya cansino y repetido.

Alfred Webre mostró su gran capacidad de imaginación y fantasía al asegurar que en Marte existe una civilización que vive en el subsuelo del planeta, ya que en la superficie existen terribles “dinosaurios”. Nuestros rover, posados en Marte, han tenido suerte de no toparse con estos peligrosos depredadores que se hubieran comido, desde la antena hasta las ruedas encadenadas. Dentro de su delirante imaginación, Webre, asegura que desde los años 60 los Estados Unidos tienen una base secreta en Marte. ¿Sabe el Sr. Webre que el proyecto Apolo costó 165.000 millones de dólares, más 185.000 millones más de las cuatro lanzaderas? ¿Sabe que crear una base en Marte, con su mantenimiento, podría costar hoy unos 700.000 millones de dólares? ¿Puede decirme como escaquearía esta cantidad en el Congreso de EE.UU. para que nadie se enterase que es para una base en Marte?

No podía faltar en el Congreso el testigo, en este caso  Carmen Domenech. Sorprendida por una luz del espacio que la iluminó y que sanó a su hermano de un cáncer que le afligía. La historia de Carmen se convierte en un puente entre las curaciones instantáneas y los poderes de los extraterrestres. Debió ser un relato que humedeció los ojos de los más sensibles espectadores.

Y con el tema del creacionismo apareció Josep Guijarro, insistiendo una vez más que los extraterrestres intervinieron en nuestro proceso evolutivo realizando una especie de CRISPR para desarrollar nuestra mente de mico y darnos la inteligencia actual. Si fuera cierto, y dado nuestro comportamiento, hicieron una chapuza. Olvida Guijarro que en la evolución de nuestra especie hubieron muchas mutaciones de genes en diferentes momentos de nuestra historia, y que no todos los seres humanos tenemos los mismo genes, por ejemplo, los árabes tienen un gen que les permite beber leche de camella, cosa que los occidentales no podemos ya que no indispone.

Lo lamentable de este tipo de Congresos es la presencia de muchos espectadores ingenuos que terminan “tragándose” estos embelecos, camelos y embaucos. Espectadores que los relataran a otros amigos reforzándolos con el argumento de que en el Congreso estaba Michio Kaku.

Es una lástima, porque la temática da para realizar un Congreso serio y riguroso con la presencia de un gran número de expertos, profesionales, científicos, astrónomos, biogenéticos, psicólogos y exobiólogos; así como instituciones que estudian el tema como: Geipan, Seti, Observatorios astronómicos, Aster, y algunas Think Tank. Contrariamente se ha realizado un encuentro más bien de las paraciencias del siglo pasado en la que sólo faltaban las tarotistas en la entrada con cartas traídas del planeta Luxor-5 en la lejana galaxia de Prometea Azul.

 

Comentarios desactivados en Desmontando el Congreso de Ufología de Barcelona

Vivimos en un caos que es puro azar.

septiembre 9th, 2019

VIVIMOS EN UN CAOS QUE ES PURO AZAR

 

Nuestro mundo es un caos y los acontecimientos emergen cada vez de forma más caótica, inesperada y sorprendente. Aceptamos esta realidad porque no vislumbramos una salida, una solución.

Los lectores que me siguen dirán que empiezo la racha pesimista de siempre, sobre todo cuando insisto que soy optimista, y que un pesimista es un optimista con más información. Los pesimista son aquellos que ante una botella en la que se ha consumida la mitad dicen que está medio vacía, mientras que para el optimista está medio llena. Yo, medio vacía o medio llena, veo como  su interior se ha convertido en algo inestable y peligroso como la nitroglicerina.

No creo que los miembros del G7 reunidos en Biarritz solucionen uno de los problemas más evidentes que acosa al planeta como el cambio climático. El comercio mundial es el protagonista, aunque el planeta esté ardiendo en diferentes lugares de su superficie. Las sanciones a determinados países tienen preferencia a temas como la exterminación de los bancos de pesca. Y cuándo le preguntamos a Trump sobre el cambio climático nos contesta: “¿Qué cambio?”

 

Cada día se evidencia más claramente que se está produciendo un cambio climático. El cambio climático se ha convertido en algo real, sus causas pueden ser  discutibles, pero los hechos están ahí fuera. Trompas marinas en lugares donde nunca han estado, huracanes con vientos que superan todas las estadísticas de datos que teníamos, record en temperaturas al alza, incendios forestales cada vez más grandes. Hasta en trompa marina en el el puerto de Barcelona.

¿Qué hacen los políticos? El mandatario estadounidense quiere comprar Groenlandia para derretir el hielo y construir grandes rascacielos. En Europa para combatir el cambio climático decidimos cambiar los horarios laborales como solución.

En cualquier caso el cambio climático es un hecho incuestionable e imparable cuyas consecuencias serán más inmigración, nuevas enfermedades, nuevos insectos con virus exterminadores, guerras y enfrentamientos entre naciones, incendios forestales, inundaciones y fríos insoportables.

Todos recordamos el invierno pasado afectados por el llamado “vórtice polar”, pues bien, los meteorólogos ya hablan de un nuevo “vórtice polar” que nos traerá este próximo invierno todo tipo de calamidades.

La realidad del caos es debida a que cada día sabemos menos y menos de más y más cosas, y eso complica nuestros conocimientos. No tenemos clara la teoría de Big Bang, no sabemos porque el universo se  expande; en astrofísica lo único que tenemos claro y que percibimos, es que solo vemos un 5% de la realidad que nos rodea… suponiendo que se sea la realidad.

En física cuántica la cosa no está mejor, el modelo estándar de las partículas cuánticas está incompleto, y tampoco sabemos si los quarks tienen en su núcleo partículas más pequeñas.

El origen de nuestra especie presenta cada vez un árbol genealógico más complejo, y lo único que podemos asegurar es que hemos llegado hasta dónde estamos por casualidad y azar recorriendo un tortuoso camino. Desconocemos millones de especies que han existido, solo somos conscientes de una pocas que nos han llegado a través del registro fósil.

Cada vez que rebuscamos en los hechos de la historia de nuestra especia y nuestra civilización, descubrimos que estamos abriendo un libro en el que el 99% de las páginas están en blanco. Los pocos documentos de la historia antigua o moderna, no están en la enciclopedias, están en los archivos secretos de la agencias de inteligencia, del Vaticano y de centros de datos inaccesibles.

Nuestras creencias religiosas no dejan de ser mitos y leyendas que solo podemos probar por la transmisión oral y algún que otro texto de variadas interpretaciones. Lecturas para aquellos que están dispuestos a aceptar “lo que hay” para no calentarse la cabeza mucho pensando.

Reconozcamos que el sistema social ha fallado, que no funciona, que los ricos son cada día más ricos y los pobres más pobres, que el 75% del dinero mundial está en manos de unos pocos. Hablábamos un amigo y yo, que antes, en el pasado, éramos esclavos que trabajábamos y, a cambio, nos compensaban con refugios o  cobijos (cuevas o casa de caña y barro) y nos daban una comida al día. Hoy nos dan moneda impresa para que nos compremos o alquilemos un refugio y compremos la comida. Seguimos siendo esclavos, pero tontos, porque gastamos parte del dinero que nos dan comprando lo que nosotros fabricamos.

Desengañémonos, la carrera de la industria espacial, no es para conocer el Cosmos, es para que los millonarios puedan salir de este planeta en caso de una gran catástrofe.

Estamos desinformados y nos ocultan la verdad. Nos ocultan nuevos medicamentos que solucionarían muchos de los males que padecemos. Nos ocultan que estamos rodeados de peligrosos asteroides que podrían extinguir nuestra civilización; nada se explica de esas estrellas cercanas que amenazan con convertirse en novas y enviarnos una radiación letal; ni del extraño comportamiento de nuestro Sol;  ni se no nos advierten que diez de los mega volcanes que conocemos pueden estallar en cualquier momento destruyendo todo el planeta; nos insinúan que hay que cambiar de dietas alimenticias, en vez de explicarnos de una forma radical que ciertos alimentos producen cáncer; tampoco nos advierten que los caladeros de pesca mundiales se están agotando; que el espacio que rodea la Tierra se ha convertido en un basurero espacial con el resto se satélites y fragmentos de naves.

Y aún están dos grandes shock por venir. Calico (gran laboratorio de Google, MIT y varios multimillonarios) asegura que en el 2045 habrá descubierto la inmortalidad. ¿Para quién será? He aquí un descubrimiento que puede causar grandes enfrentamientos sociales. El segundo tema explosivo se producirá el día que contactemos con extraterrestres inteligentes, el día que otros seres nos desmitifiquen nuestras creencias, mitos y nuestros valores sociales.

Seamos lo suficiente honrados para admitir que vivimos en un caos azaroso, que no somos más que amebas evolucionadas que se amontonan estrechamente en un planeta pequeño, uno de los billones de planetas de nuestra galaxia que no es más que una de los trillones de galaxias que existen. Vivimos en un caos que no hemos creado, un caos que es la normalidad en este incomprensible universo que nos rodea.

 

 

Comentarios desactivados en Vivimos en un caos que es puro azar.