Este planeta no es nuestro es de los virus

mayo 4th, 2020

Este planeta no es nuestro es de los virus

 

 

Vivimos en un astro que por la belleza que ofrece desde el espacio lo hemos llamado  “El planeta azul”. Es nuestra casa, nuestro habitat y nos consideramos dueños y propietarios de la Tierra, así como el ser más inteligente y poderoso de su entorno.

Pero en realidad, no somos el centro de la creación, somos los invasores de un mundo que pertenece a los microbios, bacterias y virus. Estos pequeños organismos, que para algunos científicos son seres vivos (una forma de vida biológica acelular), aparecieron en la Tierra hace millones de años, teniendo un papel importante en la evolución temprana. Evolucionaron junto a las primeras células que aparecieron en nuestro planeta y ahora están en todos los ecosistemas de la Tierra, son la entidad biológica más abundante. Se han apoderado de las plantas donde se alimentan de su savia, se instalan en insectos (aracnidos y mosquitos), populan por la atmófera flotando en el aire, invaden animales mamiferos y, desde ellos, saltan a los seres humanos, su misión es infectar células y formar nuevos virus.

Los cientificos han catalogado más de cinco mil virus diferentes, y se calcula que existen millones.

Para darnos una idea, si apilamos cien mil virus uno sobre otro alcanzaremos el grosor de un cabello. Sepamos que cada centimetro cuadrado de la piel de nuestro cuerpo alberga 10.000 bacterias, y que una gota de saliva de un milimetro alberga 50.000 millones de bacterias. Somos un excelente portador y transmisor.

Los virus no han desaparecido con los grandes cataclismo que han asolado nuestro planeta. Han ocupado el nicho biológico de los anteriores virus, han mutado para adaptarse y se han preparado para penetrar en seres más complejos, en defintiva, han estado rearmándose para avanzar cuando las condiciones han sido más favorables.

Nuestra especie, objetivo de muchos de estos virus, les ofrece  las ventajas de las aglomeraciones urbanas, un lugar ideal para extenderse. Una ley de la naturaleza destaca que las concetraciones de animales – granjas de pollos o cerdos- multiplican el riesgo de enfermedades. Y esta ley afecta también a las concentraciones humanas en las urbes.

Antes un virus, para saltar de un continente a otro, precisaba semanas o meses de navegación. Hoy un portador de un virus  puede hallarse por la mañana en un recondito lugar de la selva de Brasil, y por la noche estar cenando en París.

Antes precisabas estar en un país asiático para probar determinados “manjares” gastronómicos como serpientes, algas, escorpiones, hormigas, peces exóticos… etc. Hoy dispones de todos estos especiemenes en los mercados europeos. En un muchos casos son portadores de enfermedades desconocidos. El mismo tráfico de animales para ser vendidos como mascotas, significa un gran peligro.

Hemos invadido el espacio de muchas especies salvajes, hemos depredado y hemos ingerido carnes de animales sin ninguna garantía y precaución.

Las granjas han multiplicado y concentrado los animales. Aves y porcinos se han revelado como portadores de muchas infecciones. Es a través de estos animales y vacunos, que hemos convertido en inoperantes nuestros antibioticos. Hemos transformado genéticamente muchos de estos animales convirtiéndolos en presas de microbios con los que antes se encontraban inmunizados.

Nuestros viajes turísticos a lugares donde hay animales salvajes se ha convertido en una moda peligrosa, ya que la presencia humana en estos lugares favorece el salto de agentes patógenos de animales a personas. La intrusión de carreteras, industrias, etc., en bosque y selvas, lleva a nuevos contactos con animales que buscan alimentación entre las nuevas construcciones y, lamentablemente, también traen nuevos microbios y virus, como son los casos del Sida, Hendra, Nipah, Marburg….

Los coronavirus se convierten en una familia muy peligrosa, ya que saltan a los humanos via una proteina (AE2c).Todos los virus tienen hoy condiciones favorables para su aparición.

Lo vergonzoso de nuestros políticos se remonta a 2015, año en el que los investigadores de la Universidad de Marsella solicitan a la Comisión Europe una dotación económica para identificar nueve familias de coronavirus. La dotación fue denegada y en 2016 aparece Zika en Brasil, en 1019 SARS-CoV-2 y en China el coronavirus COVID-19. Solo en plena pandemia la Comisión Europea estuvo dispuesta a otorgar recursos…pero ya era demasiado tarde.

La crisis actual, la pandemia del COVID-19, ha estado advertida desde hace años. Yo mismo, en mis artículos y libros, he advertido del peligro de un virus como este, de la misma manera que advierto sobre la necesidad de prepararse para otras crisis atmosféricas, geológicas y astronómicas.

Los políticos no se toman en serio las advertencias que les hacen los científicos. No leen sus artículos en miles de revistas. No subasanan los fallos que se denuncian en los sistemas de alerta. Ocultan los peligros para que no se les califique de pesimistas y se les fuerze a invertir dinero en sucesos que, posiblemente no acaeceran en sus mandatos. Sus alarmas siempre se producen  a destiempo, con retraso, porque siempre esperan ver si los acotecimientos arreglan las cosas por si mismas.

¿Por qué aparecen estas pandemias? Los virus que las componen han existido siempre, pero ahora les hemos ofrecido más facilidades para que lleguen a nosotros. El planeta Tierra no es de los humanos, es de los microbios.

Tras millones de contagiados, y cientos de miles de muertos, el COVID-19 será vencido. Conseguiremos un tratamiento y una vacuna, pero precisamos un cambio de estrategia, un rearme sanitario prioritario en los presupuestos de todos los países. Un proyecto común, algo que una a todos los países de la Tierra sin egoismos, competencias o secretismos. Necesitamos almacenes de materiales de protección, igual como los ejércitos almacenan sus municiones. Necesitamos equipos de observación por todo el mundo en unas maniobras constantes como las que pratican los ejércitos.

 

 

 

 

Comentarios desactivados en Este planeta no es nuestro es de los virus

¿A quién interesaba extender esta pandemia?

abril 24th, 2020

¿A quién interesaba extender esta pandemia?

Personalmente no creo que el COVID-19 se escapase de los Laboratorios de Wuhan, ni accidentalmente ni expresamente. Así lo cree la Asociación Americana de Seguridad Biológica (ABSA), periodicos como el Washington Post, los Laboratorios P4 Jean Mérieux de Lyon, los más grandes de Europa, El Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, los Laboratorios de Galveston en Texas, el Premio Nobel de Medicina y una larga lista. Concretamente los Laboratorios de Galveston están vinculados a los Laboratorios Wuhan y nunca han reprochado a estos laboratorios inseguridad o saltarse los protocolos. Algo que si hizo el Embajador de EE.UU. en China asegurando que había inseguridad y que no se cumplian los protocolos, según le habían explicado sus agentes de inteligencia, que como siempre barren para casa y, sobre todo interesaba desacreditar a China que se inaguraba en el mundo de la biotecnología, con el Laboratorio P4 de Wuhan.

En el mundo hay una docena de Laboratorios con nivel de Bioseguridad P4, en Alemania, Argentina, Australia, Cánada, EE.UU., Francia, Italia, Japón, U.K., Sudáfrica, Suecia, Suiza, Taiwan, China y España en Valdemoro, este último un P3.

En un laboratorio de nivel P4 no se puede escapar nada. Este tipo de centros de investigación están construidos bajo una compleja estructura, que en el caso de los Laboratorios Wuhan fue compartida con ingenieros franceses expertos en este tipo de construcciones y miembros del Laboratorio Jean Mérieux de Lyon.

Estos Laboratorios se dividen en niveles de biosegurida del 1 al 4. El nivel 1 apenas presenta peligros y trabaja con bacterias no infecciosas. El nivel 2, trabaja con agentes patógenos, y en sus instalaciones tienen zonas restringuidas. Los de nivel 3 son por general laboratorios de clínicas de investigación, trabajan con agentes exóticos y sus empleados utilizan trajes de protección. El nivel 4 es toda una fortaleza, se trabaja con agentes biológicos de alto riesgo y el personal está formado por diferentes equipos todo ellos profesionales. Estos laboratorios tiene compuertas con cierres herméticos, para entra o salir es como si tuvieramos que ir de popa a proa en un submarino nuclear, viendo como se cierran las escotillas a nuestro paso. Pero es más, la presiónde del aire es negativa y los agentes no pueden escapar, todo está presurizado con dobles puertas y, a demás, nadie sale al exterior sin pasar por las duchas. Es lógico en un lugar en en que cada departamento estanco trabaja con agentes distintos: viruela, Ebola, fiebre hemorragial de Maburgo, coronavirus, etc. Al margen existen uno protocolos muy controlados para el personal.

El Laboratorio de Wuhan, con sus 3.000 metros cuadrados se ha convertido, al estar cerca del mercado de Wuhan, en sospechoso y chivo expiatorio. Todos los especialistas apuntan a que Covid-19 salto de animales vivos a seres humanos, concretamente de murciélagos, cuya venta es normal en algunas de las paradas del mercado de Wuhan.

Otra versión que me llegó, fue la posibilidad de que en los edificios adjuntos al Laboratorio de Wuhan, donde no existen las severas medidas de seguridad y dónde se investiga con animales, se escapase uno o varios murciélagos con el virus natural, y que terminasen cazados por los vendedores y expuestos a la venta.

Algún día sabremos la verdad, pero mientras tanto, hay que trabajar con posibilidades no fantasiosas, sin ver complots ni cosas raras. En ocasiones las interpretaciones más sencillas son las más  probables, en último recurso, siempre se puede preguntar: ¿A quién interesaba extender esta pandemia?

Comentarios desactivados en ¿A quién interesaba extender esta pandemia?

Me resisto a que todo continue igual

abril 5th, 2020

Me resisto a…

Me resisto a aceptar que cuando esto acabe seremos menos en cantidad y los mismos en valores y creencias. Me resisto a creer que estas muertes no nos han hecho cambiar en nada, que volveremos a alternar de copeo esperando tranquilos la próxima pandemia, terremoto, erupción volcánica, tsunami o impacto de asteroide. Me resisto a creer que volveremos a dejar que nuestros políticos hagan recortes en Sanidad y Enseñanza. Me resisto a compartir ese maligno pensamiento de algunos de que nos hemos quitado muchos parias de encima y costosos viejos que teníamos enjaulados en “residencias”. Me resisto a creer que algunos empresarios piensan que se han sacado costosos empleados de encima. Me resisto a que no se empiece a valorar la idea de un salario universal y dejar por contrario que los Gobiernos nos endeuden a todos para tenernos comprometidos con el viejo sistema. Me resisto a sentarme a negociar una reconstrucción si no es un nuevo proyecto de sociedad, un nuevo paradigma….en vez del viejo sistema parcheado, obsoleto y acabado. Me resisto a creer que después de este cautiverio como animales infecciosos no salgamos a la calle a protestar de la misma manera que hemos aplaudido a nuestros cuidadores. Me resisto a creer que vaya haber una impunidad para los responsables de lo que ha sucedido. Me resisto a pensar que emprenderemos nuevos proyecto solo cuando nos traigan beneficios olvidando que los recursos de este planeta son de todos. Me resisto a creer en una globalización convertida en colonialismo. Me resisto a creer que no hagamos nada para entrar en un nuevo paradigma. Y finalmente me resisto a reconocer la labor de los políticos, cuándo han sido las enfermeras, enfermeros, médicos y otros, los que se han jugado la vida (y algunas de esta vidas perdidas), para ayudar a terceros.

Comentarios desactivados en Me resisto a que todo continue igual

Anexo I de “El día después de la pandemia”

abril 1st, 2020

TeamFuture ANEXO-1

[La recepción de más material sobre “el Día después de la Pandemia”, nos empuja a añadir este anexo en el que aparecen conclusiones, algunas novedosas y otras ya comentadas]

 

Situación en EE.UU

Para nuestros comentaristas los casos de coronavirus aumentarán en EE.UU., debido a una gestión tardía y mala que, sin embargo, está beneficiando al presidente Donald Trump.

La causa de este apoyo presidencial son los valores acentuados que tienen los norteamericanos en su presidente que en casos de crisis, como la actual, se convierte en Comandante de todas las Fuerzas Armadas.

En la opinión general de  la población americana, subsiste la confianza de que Trump salvará al país.

 

Trump ha sabido convertir esta pandemia en una guerra contra un enemigo invisible, la población responde como si estuvieran en guerra. Trump también ha insistido en sus discursos que se trata de un virus “chino”. Sabe que muchos americanos consideran a China su principal enemigo. Otros ven una oportunidad para estrechar lazos cooperativos con Rusia.

 

Trump tiene ahora la ventaja de que no es momento que se critique y se ataque al presidente, porque hacerlo se ve como un intento de socavar la unidad nacional.

 

La población americana espera de su presidente que frene el virus, nadie le va a recordar el número de muertos que ocasionará, solo  se fijarán que ha frenado el virus.

 

Trump lo aprovechara esta crisis para mantener su guerra contra

la globalización culpable, según él, de este virus.

 

 

 

Resto del mundo

 

Sólo una vacuna generalizada podría detener la existencia del virus que persistirá tras el día después. El mundo no queda unido, sino más bien más receloso los unos de los otros, por lo que podrían estallar conflictos bélicos.

 

“Las pandemias anteriores son coetáneas de graves conflictos bélicos” (Josep Llacuna. Historiador)

 

Tras el Día después se producirá, en lo industrial, una clara tendencia a no depender tanto del factor humano, y se desarrollará, en todo lo posible, la robotización de lo esencial.

 

Los comentarista insisten en que se va a extender el teletrabajo, y que los horarios laborales van a desaparecer. Se baraja con fuerza la idea de la aparición de una Renta Universal y el funcionamiento de medicamentos a través de los genéricos.

 

La idea de zonas libres de virus y enfermedades contagiosas puede desarrollar el turismo de élite, en paraísos-guetos, con grandes controles sanitarios de entrada.

 

Algo que todos los consultados afirman es que la idea de ahorro caerá.

 

Los expertos insisten en la necesidad de prepararnos para nuevas epidemias que forzosamente llegarán. Los confinamientos son muy peligrosos, pese a que estamos hiperconectados, estamos encerrados, y eso es lo que quiere el sistema actual, no tenernos en las calles porque, esas protestas callejeras, pueden amenazar al poder establecido. Y no entramos en la posibilidad de que nos corten las conexiones (Internet) convirtiéndonos en prisioneros de celda.

 

 

Religiones, intelectuales y Psicología.

 

Las oraciones no sirven para contener el virus y, por primera vez, una mayoría de población ve que la ciencia es lo único que puede salvarnos.

 

La población no sale a los balcones a aplaudir a las religiones, sino a los profesionales de la sanidad y a la ciencia.

 

Los intelectuales apoyan la necesidad de debates para que nos reinventemos mejor. Para denunciar a quienes nos engañan y nos manipulan, para evidenciar a los que se mantienen en la oscuridad aprovechándose de la situación de una ignorancia mundial que ellos mismos han provocado.

 

Hay quién ven claramente un derrumbe en la sociedad actual. Los políticos en general, han mostrado que sus asesores son grupos sin ideas, sin programas, sin estrategias y sin una cabeza firme de dirección.

 

La crisis epidémica puede que nos lleve a una transición brutal y puede desencadenar en los próximos años catástrofes ecológicas importantes.

 

Los psicólogos insisten en que la reclusión prolongada tiene efectos neurológicos en el cerebro. Efectos que alteran la configuración del cerebro, en ocasiones de forma irreversible. Es una consecuencia que habrá que resolver con terapias o tratamientos, porque muchas personas saldrán de los encierros con traumas y bloqueos insospechados.

 

 

Comentarios desactivados en Anexo I de “El día después de la pandemia”

Conclusiones sobre “el días después de la pandemia”.

marzo 29th, 2020

TeamFuture

 

Con el título El día después de la Pandemia hemos recogido una serie de opiniones de diversos profesionales de distintos sectores en las que nos anticipan lo que ellos creen que puede pasar tras la pandemia de Covid-19.

Se trata de una opinión particular que abarca profesionales de psicología, empresariales, economía, historiadores, medicina, química, logística, informática, paleontología, filosofía, enseñanza, arquitectura, artistas, etc.

Todos coinciden en que “el día después de la pandemia” ya no será igual y que pasar esta crisis nos va a costar tiempo, alertando sobre la posibilidad de rebrotes.

La mayor parte de los participantes creen que la sociedad va a experimentar cambios, aunque siempre hay alguien que opina que nada cambiara y que todo va a seguir igual por el hecho que somos una civilización que no tiene remedio. En cualquier caso existe un deseo de que se produzcan esos cambios.

TeamFuture ha solicitado a los participantes que nos diesen un pronóstico de ese futuro que va a cambiar. El material recibido ha sido cuidadosamente leído, cotejado y sintetizado. De su contenido se han extraído los pronósticos de cómo estos profesionales ven el futuro tras del día después de la pandemia.

Solo se trata de una recopilación de opiniones agrupadas por sectores. No hemos creado escenarios hipotéticos ni desarrollados ensayos prospectivos.

Algunos párrafos, por su genialidad, han sido transcritos textualmente, señalando su autor.

Aún no sigue llegando material de aquellos a los que se les ha solicitado y otros que, por su cuenta han colaborado. Con este material que recibimos realizaremos un anexo que también publicaremos o lo haremos llegar.

 

 

 

Análisis prospectivo “El día después de la pandemia”.

 

Antecedentes

Nos enfrentamos con una pandemia que ya tenía antecedentes, que no es la primera vez que aparece, y sin embargo, nos ha cogido nuevamente descuidados sin estar preparados. Ricardo Mayor nos  recuerda que hemos tenido en la historia de nuestra civilización diez pandemias documentadas.

No vamos a realizar historia sobre lo que ya ha pasado. Sin embargo quiero hacer hincapié en un asunto que muchos hemos advertido y no lo hemos considerado importante. El presidente del movimiento Transhumanista en España, Manuel Miralles, confiesa que percibía que algo se avecinaba. Creo que muchos hemos sufrido esta, llamémosla, premonición y que solo hemos confesado a los más íntimos. Es nuestra formación ortodoxa la que nos empuja a ser racionales y nos aleja de un pensamiento singular. Es una realidad que incluso se ha visto reafirmada por el Reloj del Juicio Final que últimamente se adelantó espectacularmente 20 segundos, colocándonos a un minuto y cuarenta segundos del Juicio Final.

Algo flotaba en el ambiente que nos advertía que algo importante iba a suceder. Algo que solo captaba nuestra intuición o algún sentido profundo. Lo grave es que se trata de una preocupación que sigue estando ahí. Como dice Manuel Miralles, “algo más profundo se mueve y se planea”.

Futuro empresarial y económico.

“Tras la pandemia habrá que reinventar el trabajo y las empresas, y reducir las jornadas laborales para dar trabajo a todos. Van a desaparecer muchas empresas y agruparse otras”.

Los empresarios coinciden que esta crisis es distinta a la de 2008, con una duración de las consecuencias más perdurables. Un soló hecho que nos demuestra lo que puede durar, lo tenemos en que desde Lehman Brothers aún no se han recuperado todos puestos de trabajo perdidos, y han pasado 12 años.

Se teme que muchas empresas desaparecerán, especialmente pequeñas y otras del tipo Globo, Uber, Airbnn, etc. También algunas de la Compañías Aéreas. Se coincide en que van a ser muchos, sino todos, los sectores tocados. Por ejemplo se cita el mundo cultural, el cinematográfico, la música, el mundo literario.

Si la paralización dura un mes, se perderán en España 300.000 puestos de trabajo, y los pronósticos son que la confinación dure más de dos o tres meses.

Muchas Corporaciones van a congelar los pagos de sus accionistas, es decir, dividendos. Es una fórmula que adoptarán para poder sobrevivir. Pero tendrán que liberar recursos.

 

“El virus ha asestado un golpe mortal al capitalismo”.

 

Se prevé cambios de actitudes empresariales:

  • Que algunas empresas se agrupen.
  • Creación de cooperativas.
  • Algunas empresas ofrecerán participación de los beneficios a los trabajadores a cambio de renunciar a aumentos salariales o vacaciones pagadas.
  • Las empresas que puedan propondrán el trabajo en domicilio.
  • Se producirá un recorte en gastos fijos.
  • Se cree que se producirá la desaparición del libre mercado
  • Pueden producirse nacionalizaciones de empresas básicas.
  • Surgirán jornadas laborales cortas; semanas de 4 días, para evitar despidos y repartir el trabajo a todos.
  • Vamos a depender de nuestros prestamistas.
  • Y los países que no han blindado sus fronteras la crisis va a suponer, para recuperarse, un siglo de sacrificio.
  • Los más pesimistas ven un cierre masivo de empresas y un desempleo masivo y precario.

Se aprecia una necesidad de reinventar el trabajo, priorizar las necesidades, reinventar las empresas y un temor empresarial a que se abra un debate sobre el capitalismo. Para muchos politólogos, el virus, ha asestado un golpe mortal al capitalismo.

Sobre el origen del Covid-19

 

Se aprecia una  desconfianza generalizada sobre el origen del Covid-19. Aunque la mayoría de los analistas apuntan a la evidencia que proviene de la alimentación de animales salvajes (algunas especies de murciélagos y el pangolín), también apoyan la sospecha de que sea un virus creado en  laboratorio. Unos y otros manifiestan que la verdad no se sabrá hasta largo tiempo después de la pandemia.

Todos los analistas consideran prioritario, pensar en el próximo virus y prepararnos.

Los más desconfiados sobre el origen del Covid-19, recuerdan que coronavirus aportará a los gobiernos una serie de cambios beneficiosos en sus economías: Por un lado una población más joven al ser estos los que más han sobrevivido a la pandemia, un ahorro en las pensiones y gastos sanitarios al ser los que han fallecido personas mayores que percibían estas retribuciones.

En algunos países el virus se cebara en los indigentes, o los hacinados en los viejos o reducidos apartamentos de barrios como Bronx o Harlem en New York. En chávelas de Río de Janeiro y otras ciudades de Brasil, los fallecimientos pueden ser escandalosos. Y pueden llegar a crearse cercos militares para impedir que la gente trate de escapar de estos lugares donde tienen una muerte segura. Eso podría ocasionar un enfrentamiento armado de los habitantes de las chávelas con los militares o policías que custodian estos “guetos”. Pensemos que sus habitantes no tienen nada que perder intentando huir de estos lugares.

 

Alimentación

El futuro de la alimentación cambiará y veremos un claro aumento de los veganos. El sida, ébola y marburgo son enfermedades de animales (zoonosis) que saltan de un portador animal a los humanos. El SARS se transmite a través de civetas que se consumen en los mercados. La alimentación a base de animales salvajes, tanto en china como en Occidente se verá afectada y habrá un crecimiento de la alimentación vegana. Consideremos el sida, el SARS que se trasmitió a través de civetas.

“Morimos porque nos envenenamos con lo que comemos”. Jorge Blaschke

La carne ya ha dado varios sustos a los humanos, todos sabemos que no es sana, especialmente aquella con contenido de grasa, y en la que se han inyectado antibióticos a los animales. Recordemos la  venta de carne en mal estado en el 2016 de Brasil. Era carne caducada a la que le habían inyectado sustancias peligrosas para disimular su estado.

En ese caso fue una estafa, un acto delictivo, pero la carne sigue siendo uno de los alimentos que los nutricionistas nos aconsejan no consumir, especialmente si se cocina con cepas y parras secas (sarmientos) de uva que desprenden Co2 que produce cáncer de estómago.

Estas y otras consecuencias pueden ocasionar que los exámenes de alimentos de animales cazados en Occidente se verán afectados por controles más rigurosos. Y pese a la gran y poderosa industria de los alimentos cárnicos, estos experimentarán un descenso.

El virus está realizando una selección natural. (Manuel Aguilera.Jr.)

 

Se acusa a los gobiernos de utilizar el confinamiento como una estrategia que le aporta más seguridad, ya que tiene al ciudadano en sus casas y no protestando en la calle. Finalmente los expertos en alimentación demandan un control más profundo de los alimentos que compramos.

Sanidad

“Hay que gastar en prevenir pandemias igual que en Defensa”. Adolfo García-Sastre (Microbiólogo)

 

Todos los profesionales de sanidad coinciden en que hay que estar preparado para el próximo virus que venga, porque no nos dará la oportunidad de sobrevivir a algunos, como nos ha dado el Covid-19

Los expertos creen que los gobiernos se han dado cuenta de la importancia que tiene no recortar en sectores como la sanidad y la investigación en general y biológica en particular.

Se precisan mejores equipos, recambios en abundancia y realizar estudios sobre lo que puede acaecer en el futuro. Es decir, hay que estar preparados. No solo en equipos técnicos sino en personal auxiliar. En nuestro país tenemos equipos de rayos X y Tac completamente obsoletos.

No pueden producirse recortes en sectores de primera necesidad.

 

Otras consecuencias

Los medico llaman a la crisis “La guerra de nuestra generación”

 

¿Puede lo sucedido desatar una revolución humana? En algunos países cave esta posibilidad.

Los ecologistas destacan que está epidemia es consecuencia de la contaminación y la destrucción del planeta. Los animales están digiriendo restos inorgánicos y orgánicos. Hemos inundado nuestro entorno de “perturbadores endocrinos”, arsénico, amianto, mercurio, policloroifenilio (PCB), plásticos, pesticidas, etc. Elementos que pueden desencadenar enfermedades, trastornos y mutaciones.

La realidad es que nuestro planeta ha estado, últimamente, dándonos avisos de que no estamos en un yate de lujo, sino en una balsa peligrosamente amenazada por posibles desastres. Últimamente hemos tenido muestras de ellos con los seísmos y tsunamis que han ocasionado, con la caída de asteroides o meteoritos en lugares cercanos a las ciudades en el norte de Rusia, con terribles incendios en California y Australia, con comportamientos atmosféricos inhabituales, con la falta de agua en países africanos…y ahora con un virus cuyas consecuencias finales aún desconocemos. Muchos empiezan a percibir que somos más vulnerables de lo que creíamos.

 

Consecuencias sociales y psicológicas.

 

El futuro incierto afectará psicológicamente de forma distinta según los países o continentes.

Nos va a crear un especie de TEPT (Trastorno de Estrés Pos Traumático) no de forma individual, sino colectiva y global.

El papel de los medios de comunicación será muy importantes porque afectará con su contenido a la población. Pueden ser honestos, constructivos y también “altavoces del Poder”, como los califica el psicólogo Joan Serrat.

Puede producirse una desaparición de la clase media afectada por la crisis, convirtiéndose en algo residual, y venirse abajo aquella población que ha fundamentado sus vidas en la idea de trabajo-recompensa como mecanismo de realización personal. Esto establecería una brecha mayor entre ricos y pobres.

Existe la amenaza de un derrumbe del bienestar y del acceso al consumo.

 

Duelo y creencias religiosas

Las muertes de familiares dejarán una huella más profunda que en circunstancias normales. El psicólogo Joán Serrat, recuerda que “aún hoy hay personas que lloran la muerte de ancestros desaparecidos durante la guerra civil española”.

Se va a producir un aumento de sectas, especialmente en países con bajo nivel cultural, aunque sorprendentemente, también surgen entre gente preparada. Van a aparecer “cristo” y “anticristos”, “salvadores” y nuevos gurús. Son consecuencia de la crisis, siempre aparecen cuando estamos amenazados por catástrofes, guerras o epidemias.

La situación hace suponer que la Iglesia católica va a sufrir un descenso de fieles por su actitud pasiva ante la crisis. La gente esperaba de ella, no oraciones, sino un esfuerzo económico con los más necesitados. No hay mucha fe en que se produzca ese esfuerzo, por lo que tras la pandemia los creyentes le pasarán factura a sus religiones. El declive está garantizado.

Se nos recuerda que es en los ancianos dónde la Iglesia tenía buena parte de sus seguidores, y la pandemia se ha cebado con ese colectivo.

Geopolítica

Inicialmente destacar que no hay datos fiables, y que en países como España la cifra de infectados puede ser de 500.000 y no 50.000 como se informa.

Geográficamente los países que más mal parados van a salir son los sudamericanos. También México y EE.UU. China recuperará su economía y dominará el mundo. Otros destacan que será Rusia la beneficiaria. N. Fergunson del Imperial College de Londres, ha publicado un informe en el que advierte que el no haber ordenado el confinamiento a tiempo en los EE.UU., va a representar 2,2 millones de muertos en ese país. Los expertos creen que van a morir muchas personas en EE.UU e Inglaterra. Solo una vacuna podrá impedir estos fallecimientos.

Los países árabes van a tener una fuerte caída si el petróleo sigue bajando. Todo parece indicar que el consumo, tras la crisis ya no va a ser el mismo. ¿Es el fin de la riqueza en las monarquías árabes?

Todo indica que los países donde se va cebar la crisis están en Sudamérica: Brasil, Argentina, Venezuela, México.

Se plantean dos alternativas: un nuevo orden mundial, alguno de los consultados dice puede ser tipo la democracia guiada de  Sukarno en Indonesia; otra alternativa es la de una revolución mundial con el levantamiento de los ciudadanos en muchos países, una especie de primaveras árabes.

La Unión Europea queda muy debilitada y desunida a causa de su actitud de “sálvese quien pueda” practica entre sus miembros.

Confinamiento

Los análisis recibidos abordan como un tema importante el confinamiento.

“…todas las características para perpetrar un crimen se dan cuando se encierra a dos hombres en una cabina de 6 x 7 metros varios meses”. El astronauta ruso Velery Rymin que estuvo 6 meses en la Sayuz, (en su agenda-diario)

Los médicos y los psicólogos coinciden en que esta pandemia afectara a la salud emocional, especialmente a causa del confinamiento.

“La prolongación del confinamiento puede dejar secuelas que afecten a la familia. Somos un ser que funciona con rutinas y el confinamiento rompe esas rutinas”. Joan Serrat (Psicólogo).

Algunos opinan que es difícil hacer un pronóstico de las consecuencias del confinamiento y el impacto que tendrá. Pero está claro que producirá crisis familiares, divorcios y separaciones. Algo que no se puede valorar ahora es la violencia doméstica, cuya realidad surgirá cuando termine en confinamiento.

 

Crisis de valores y nuevo paradigma

 

La crisis y el cambio de sociedad crearán en los individuos  desorientación, desánimo y depresión.

La desaparición de los valores actuales puede tener un lado positivo en la nueva sociedad que emerge.

Para muchos los valores actuales son caducos y obsoletos, para alcanzar un nuevo paradigma debemos deshacernos de ellos.

Estamos ante “La pandemia perfecta”.

 

Leonard Boff en un artículo titulado El coronavirus es el desastre perfecto para el capitalismo de desastre, destaca: “Ha llegado el momento de cuestionar las virtudes del orden del capital… /… y buscar una forma de repensar la forma en que habitamos la Casa Común”. Emmanue Macron  matiza: “Debemos cuestionar el modelo que nuestro mundo eligió hace décadas y que muestra sus fallos…/… la pandemia revela que la sanidad y otros servicios básicos deben de estar fuera de las leyes del mercado”.

Entrar en nuevo paradigma significa dar el pasado, con sus valores y costumbres por finiquitado. Y ese ejercicio de salto de una sociedad a otra, representa sacrificios e incomprensión para miles de seres. El coronavirus, tal vez, se ha convertido en la fórmula para realizar esa transición a un nuevo paradigma en el que el sistema económico será distinto, tal vez con la caída del capitalismo; nuestros valores como la patria, los monarcas soberanos, las caducas constituciones, las banderas y los símbolos, las elecciones, la familia, las creencias religiosas. Toda una serie de conceptos que precisarán una revisión, un cambio para adaptarse a un nuevo paradigma social. Y dónde los psicólogos y terapeutas tendrán un papel de ayuda importante.

Algunos psicólogos apuestan por el desarrollo de la consciencia, el humanismo, la formación y la intelectualización, el crecimiento de ser, la renuncia a los etnocentrismos, el reparto del poder de otra forma.

Finalmente destacar que somos una especie vulnerable y que las diferencias entre los análisis, datos y cifras de los políticos no coinciden con los realizados por los científicos. Y que estos últimos tienen más credibilidad.

Ooooooooooooooooooooooooooo

[Con el material que nos sigue llegando, si no es repetitivo, realizaremos un anexo que también publicaremos. TeamFuture]

 

 

 

 

Comentarios desactivados en Conclusiones sobre “el días después de la pandemia”.