El gran bazar industrial del espacio

mayo 18th, 2019

 

El Gran bazar del Espacio.

El sector industrial del espacio es una caja de Pandora a punto de estallar con miles de novedades que van desde la explotación minera a la construcción de grandes estructuras espaciales. Un sector que requiere una gran infraestructura de apoyo basada en cohetes, comunicaciones, módulos de transporte de astronautas, medicina espacial, trajes espaciales, alimentación, seguros, etc.

Se trabaja seriamente en grandes proyectos, como el ascensor espacial, un cable de más de cien kilómetros unido a la tierra y a una plataforma flotante de carga y descarga de materiales y astronautas. Parece una fantasía pero trabajan en ello la NASA y el International Space Elevator Consortium, y algunas empresas como JP Aerospace y LiftPort Group.

Otro proyecto ambicioso es el envió de naves a Próxima Centauro, la estrella más cercana al Sol. Proyecto Breakthroug Starshot en el que invierte el millonario Ruso Yuri Milner, y en el que ya se está trabajando.

Y por supuesto una nueva estación espacial: Early Gateway o Deep Space Gateway. Orbitará la Luna y será construido por ESA (europa), Nasa (USA), Roscosmos (Rusia), Jaxa (Japón) y CSA (Canadá). El primer módulo está previsto para 2026.

Los hoteles turísticos en el espacio ya se enfrentan a una dura competencia, ya que son varias las empresas que están construyendo estructuras plegables o hinchables para situar en órbita alrededor de la Tierra. Axiom Space anuncia el lanzamiento de módulos hoteleros para 2020 que serán operativos en 2027. Bigelow Aerospace ya ha probado sus módulos hinchables en la ISS, y ahora se prepara para lanzar su hotel espacial que se denominará Commercial Space Skywalker. Orion Spam Inc dice que en el 2021 tendrá en órbita el hotel Aurola Space Station. También está Galactics Suite Desing de Barcelona que ha desarrollado un proyecto de hotel  con 12 suits. No cabe duda que estas estancias en el espacio requerirán meses de entrenamiento espacial para sus huéspedes, non problema, ya han aparecido empresas para ello, como Zero Gravity o la francesa Aerocampus Aquitania, que enseñan a moverse en el espacio, utilizar los trajes espaciales y todo lo que necesita saber un astronauta.

El turismo espacial ofrece viajar en naves estratosféricas como la SpaceShipTwo de Virgin, la “Dream Chases” de Sierra Nevada o subir en una cápsula colgada de un globo hasta 70 o más kilómetros, oferta de Zero2Infinity de Barcelona.

Otro proyecto sorprendente lo lidera Cheng Aerospacial Science Technology de China que en 2020 lanzará una Luna artificial para iluminar sectores de su país y ahorrar energía.

Gran cantidad de empresas han desarrollado maquinarias 3D para crear estructuras habitables en la Luna y Marte. Empresas como Al Space Factory, Made In Space Company o la propia ESA con su Proyecto Moon Villag. Destacan las empresas de Ingenieros informáticos que crean Software o Hardware para la industria espacial. En el campo de la robótica, DLR, Airbus e IBM  han construido para las estaciones o naves un robot asistente, el CIMON. Hoy el  CIMON ya está en la ISS, con sus labores de asistente.

Frente a todos estos multimillonarios proyectos, una empresa de trajes espaciales parece una insignificancia. Pues no lo es si consideramos que un traje espacial debe ser elaborado a la medida y vale entre 3 y 6 millones de dólares. Son muchos los astronautas oficiales y turistas que precisan trajes, así que empresas como Final Frontier Desing o la rusa NPP Zvezda y otras van a tener mucho trabajo, especialmente Frontier Desing que ya está elaborando los trajes de 3ª generación: más resistentes, menos pesados, con sondas de control médico, más seguros, etc.

Hasta ahora la alimentación de los astronautas era elaborada por sus agencias espaciales, así la NASA tiene el Foods Systems Engineering Facility que prepara la comida en paquetes, bolsas, bandejas, todo esterilizado y termorregulado, pero con el turismo espacial aparecen otros proveedores. El propio Amazon ofrece su línea de comida marca “Astronaut” en paquetes, y en la empresa japonesa Tsukuba Space Center podemos encontrar todo tipo de alimentos y bebidas preparados para ir al espacio, alimentos en los que se tiene en cuenta las vitaminas, calcio y otros elementos necesarias. Este es un sector que incluso prepara semillas para plantaciones en las naves y estaciones espaciales.

Existe una gran cantidad de farmacéuticas interesadas en realizar experimentos de fármacos en  microgravedad, algunas de estas empresas construyen pequeños laboratorios para lanzar al espacio con experimentos programados. También está en desarrollo los equipos de telemedicina.

Se fabrican pequeños satélites personalizados para empresas que tienen interés en barrer zonas de la Tierra en busca de yacimientos geológicos o pecios marinos; incluso las universidades contratan este tipo de satélites para buscar yacimientos arqueológicos.

La gran carrera y feroz competencia se ha desarrollado en los cohetes, lo motores y las cápsulas. La Nasa lanzará en 2020 su potente SLS (Space Launch System), fabricado por Boeing; China, Rusia y Francia también preparan grandes lanzadores como los “Largo Camino” chinos, el Energía o Angara ruso y el Ariane 6 francés. Pero también están las empresas privadas SpaceX con su Falcon Heavy, Blue Origen con el New Shepard y New Glenn. Citar por su genialidad a la empresa Relativity Space que ha construido los motores de su cohete “Terran I” en 3D, lo que le permite bajar mucho los costes y lanzarlo en 2020. Citaré que uno de los próximos lanzamiento (2019), es un cohete español suborbital que despegará  de la plataforma de Arenosilla (Huelva), me refiero al denominado “Miura 5” de PDL Space.

Hay toda una gama de motores (Vulcán, Vinci, Merlin, etc.) y fabricantes que no mencionaremos. Luego están las naves y sus cápsulas o Crew. Lockheed Martin trabaja en la cápsula “Orion”, parecida a la “CST” que Boeing ha desarrollado para la Nasa; SpaceX ya ha viajado a la ISS con su  cápsula “Dragon”, y Blue Origen, de Amazon, presentó su capsula “Blue Moond” hace poco. A todos estos potentes constructores les salen competidores con sus cápsulas, como Firefly Aerospace con la “Alpha 2.0”; la rusa Lavochkin Association con el módulo lunar “Fregat”; Exos con su vehículo “Sarge” para alunizar y la Soyuz con sus mejoras que Rusia está introduciendo en el más prestigioso módulo.

Luego están los Landers o vehículos para explorar la superficie de la Luna y Marte. Ya han sido construidos varios, como el “Griffi” de Astrobotic Technology; la libélula o sonda exploradora de Independence X Aerospace que será lanzada en 2023 y será capaz de volar en la escasa atmósfera de Marte.

Otras empresas se lanzan a la búsqueda de asteroides rentables para explotar sus minerales, a veces oro y platino otras minerales estratégicos o agua para producir combustibles.  Son empresas como Asteroide Kining Corporation, Moon Express, Aten Engineering. El sub sector de la minería espacial generará en las próximas tres décadas más de 3 billones de euros. La NASA tiene intención de explotar el asteroide Psyche, cuyos metales están tasados en 10 cuatrillones de dólares. Hay que citar empresas que vende información sobre asteroides cercanos y rentables. Incluso se están creando almacenes de archivos de imágenes obtenidas por satélites, la Wikimedia Commons de Airbus Defensa & Space. En 2021 se lanzará el telescopio James Weeb, ahora responsabilidad de la Northrop Grumman, que permitirá tener imágenes de gran precisión de todos los asteroides. El sector minero promete ya que un asteroide de 50 metros de diámetro con platino, alcanzaría un valor de 2,3 billones de dólares.

Media docena de empresas, entre ellas la americana Alcor Life Extension y la rusa CryoRus o SpaceWorks, están desarrollando capsulas criogénicas para hibernar a los astronautas en viaje largos como ir a Marte, investigan en estos métodos que evitarían las consecuencias desastrosa de la radiación cósmica sobre el cuerpo humano.

Trato brevemente el tema de las comunicaciones, ya que desde las grandes empresas como SpaceX (proyecto Starlink) o Amazon (proyecto Kuiper) existen  más de una veintena, que están lanzando constelaciones de satélites de pequeño tamaño para asegurar las comunicaciones e Internet en todo el mundo. Destacaré que proyectos como el Hyperloop de Elon Musk y su filial tuneladora, se están considerando seriamente para desarrollar en la Luna y Marte.

El gran mercado del espacio ya ha estallado, las posibilidades de negocio son infinitas, es como extrapolar todo el comercio, servicios e industria a fuera de la Tierra. El astronauta turista o minero o explorador espacial necesita de todo ahí fuera, desde un cepillo de dientes hasta papel higiénico, y hay que fabricarlo nuevo, adaptarlo a un medio diferente, con otra gravedad, con otras fuerzas y condiciones.

Estamos en un gran teatro en el que solo vemos el escenario, pero tras él, en los bastidores, se está preparando el nuevo decorado que aparecerá cuando nuevamente se abra el telón y nos demos cuenta que estamos en otro acto.

Comentarios desactivados en El gran bazar industrial del espacio

Causas del terrorismo y foros oscuros de la Red

mayo 7th, 2019

Causas del terrorismo y foros oscuros de la Red

[Blog respuesta a Paqui Saez, Joan Serrat, Lourdes Folgarona, Josep Llacuna y otros]

Me preguntaba una amiga que factores podían influir en esos terroristas que se inmolan creando a su alrededor una matanza de inocentes. Le ofrecí varias opciones e incluso otros seguidores de la Red, psicólogos, historiadores y filósofos aportaron ideas sobre las causas de estos comportamientos suicidas. Pues bien, creo que una de las causas es el propio Internet.

La Red ofrece oscuros foros online, con radicalizantes ideas oscuras. No me refiero a la simple navegación por Dark Net a través de procesos de enrutamiento TOR, que ofrece ese mercado negro en el que se puede comprar toda clase de estupefacientes (Silk), o desde una beretta a un Kalashikov AK-47 (Market Reloaded), o incluso contratar sicarios (Killer for Hire), lugares conocidos que se convierten en cuentos infantiles frente a los que describo a continuación.

Me refiero a lugares en los que emerge el terrorismo y su entrada y lectura me ha hecho temblar el esqueleto. Por supuesto que no voy a mencionarlos, no quiero cooperar en su difusión, ya que es la clase de propaganda que aspiran sus creadores: que se repita el mensaje, que se anuncie su existencia para que el ingenuo entré dentro y lea los contenidos hábilmente elaborados.

Se trata de foros radicalizados, en los que se pretende convencer al lector que nuestra civilización está amenazada por musulmanes, judíos, etc. En mentes tiernas, confusas o marginadas tiene su efecto, despiertan el odio, se les lleva sospechar de los que gobiernan, ver conspiraciones por todos los lugares, creer que la raza blanca está amenazada, se demoniza a los pensadores, filósofos y políticos de Occidente y se muestra a los suicidas o terrorista como modelos a seguir.

Internet y todos estos foros es propaganda maligna, elaborada por terrorista expertos en lavar la cabeza, profesionales del psico-terrorismo, especialista en influir hábilmente en los más cortos de luces para llevarlos a actos de terror, para convertirse en estrellas de la Red. Han pasado los tiempos de los foros para captar gente, coordinarla, crear comandos y organizarlos para ataques. Ahora los foros son para alentar a los “lobos solitarios” y los “marginados individuales” a atacar por su cuenta con explosivos o vehículos que arrollen a la gente. Se les ha convencido que los problemas actuales no tienen solución y que la única salida es la guerra contra el pensamiento y la cultura occidental.

Los expertos en radicalizar, han visto lo peligroso que es la creación de grupos, como los desmantela la policía o se infiltra en ellos. Por eso han encontrado en estos lobos solitarios un arma de horror, un sujeto inesperado que siguiendo a modelos de terror busca la gloria en la Red o el cielo, a la vez que  alienta, cada vez más, a las réplicas que se lanzan a emularlos.

He aquí una poderosa causa que buscábamos el otro día, la búsqueda de la gloria en estos foros de la Red, el yo de la fama, el ego malignus, que les empuja a la moda de transmitir en directo sus asesinatos y sus actos violentos.

Comentarios desactivados en Causas del terrorismo y foros oscuros de la Red

No nos olvidemos de Assange

mayo 6th, 2019

No nos olvidemos de Assange.

 

Un mundo oscuro dirigido por mentes tenebrosas se mueve en nuestro entorno, un mundo de conspiraciones, de manipulación e injerencias, de secretos y sucios acuerdos económicos, de control y espionaje de los ciudadanos, de bulos y mentiras (fakenews),  de asesinatos y desapariciones misteriosas. Vivimos en la ignorancia de nuestra realidad.

Muchos pensarán que ya estoy, una vez más, con conspiraciones, maquinaciones, cábalas y supuestos complots. Si de verdad lo creen así es que no han digerido la impunidad de los acontecimientos tenebrosos que suceden a nuestro alrededor. Por ejemplo los asesinatos en el mundo del espionaje que han regresado a los mejores tiempos de la guerra fría en el Berlín que narra John Le Carre. Se empezó, en 2004, con el intento de “neutralizar” (eufemismo de asesinar) a Yushchenko con una dioxina y siguió con el asesinato, en 2006, de Alexander Litvinenko con Polonio 210; en el 2018 asistimos al intento de envenenamiento del espía ruso Sergueí Skripal y su hija en Salisbury. Impunemente suceden ante nuestros ojos los asesinatos de Jamal Khashoggi en el Consulado Saudi de Estambul, y el de Kim Jong-nam en el aeropuerto de Kuala Lumpur. Todos hechos impunes en los que han purgado, en algunos casos, presuntos sicarios y desgraciado, pero nunca aquellos que desde arriba del todo dieron la orden, es decir, el que puso su pulgar hacia abajo como en los más crueles tiempos de los emperadores romanos en el circo de los gladiadores.

Hay desapariciones que aún colean, como la del científico ruso Vladimir Alexandrov en Madrid en 1985. Aún no están claros los sucesos del asalto de la Embajada de Corea  del Norte en Madrid el pasado 22 de febrero. Podría añadir una larga lista de periodistas asesinados como  Ana Politvskaya hace 13 años,  la presentadora de la televisión búlgara Viktoria Marinova, o Daphne Caruana a quién colocaron en 2017 una bomba en su coche. Aproximadamente han muerto 380 periodistas desde 2002

Aún está sin aclarar todas las actividades de la llamada “policía patriótica” y la procedencia de las ordenes que recibían; aún no han salido todos los trapos sucios de las escuchas y grabaciones de Villarejo en las que abundan depravaciones y perversiones sexuales en las que están implicados relevantes personajes de este país, un mundo del que el detective Francisco Marco decidió no investigar dada la gran degradación humana que existía.

Cientos de menores desaparecen sin dejar rastro, cientos de personas son sacrificadas silenciosamente para aprovechar sus órganos o su sangre.

Son hechos que los ciudadanos digieren como cualquier serie de espías o criminales que emiten por la televisión. Hechos que ya no escandalizan a nadie y solo preocupan a algunos que ven en ellos un mundo cada vez más manejado por las poderosas agencias, organizaciones, mafias e instituciones secretas que trabajan en secreto y que no perdonan a los que husmean en sus operaciones.

Hoy me sigue preocupando Assange. Me preocupa que pase al olvido entre las rejas de su nueva prisión. Me preocupa que los estamentos europeos no hayan actuado con firmeza contra Ecuador por la entrega de un refugiado a las autoridades inglesas. Me irrita que solo unos pocos, Garzón entre ellos, se estén preocupando por a Assange. Me inquieta su salud y lo que pueda sucederle. Y recuerdo a todos aquellos que les falla la memoria que Assange cambio el mundo advirtiéndonos de espionaje masivo al que estábamos sujetos, puso al descubierto oscuras transacciones financieras, reveló la verdad sobre los crimines en las contiendas militares, e hizo un mundo más transparente a través de Wikileaks, una transparencia que hay que mantener porque los amos del “lado oscuro” emplean nuevas artimañas para no dejarnos ver la inseguridad en que vivimos.

El futuro del espacio ya está aquí

mayo 3rd, 2019

El futuro del espacio ya está aquí

Estoy elaborando un catálogo general de todas las empresas privadas del sector espacial con sus características y sinceramente no pensé que hubiera tantas, voy por cerca de cien dossiers y cada vez surgen más. No se pueden imaginar los lectores los millones que se están moviendo en este sector con proyectos, cohetes, satélites, turismo, etc.

En turismo son numerosas las empresas que ya están ofreciendo sus servicios en el sector. Vuelos suborbitales como los que brindan Virgin, SpaceX y Blue Origen de unos pocos minutos en la estratosfera que vienen a costar alrededor 250.000 dólares. Blue Origen ofrece unos días en el espacio por 5 o 20 millones de dólares, dependiendo de los días. SpaceX ofrece un viaje alrededor de la Luna por 150 millones. Y empresas rusas ofrecen siete días en la Estación Espacial Internacional por 20 millones de dólares. Por supuesto hablamos de un precio por persona.

Surgen cada semana nuevas empresas turísticas, así en Barcelona tenemos a la empresa Zero2Infinity que, a bordo de una capsula arrastrada por un globo, transporta a los turistas a 40 Km de altura. Luego descienden en la cápsula con la ayuda de grandes paracaídas.

Estos viajes turísticos han desarrollado toda una serie de necesidades e infraestructuras necesarias que han hecho emerger a otras empresas. Por ejemplo, Virgin ofrece una copa de champagne en el espacio, y se ha tenido que desarrollar una botella especial que no derrame todo el contenido, así como un abridor especial. También han surgido empresas que elaboran alimentos para ser consumidos en el espacio para aquellos turistas que estarán varios días. De la misma manera, y en los diferentes casos, los turistas precisan trajes especiales, que deben confeccionarse a la medida. Los forfait´s, incluyen en algunos casos, el entrenamiento que precisa el turista, entrenamientos de 15 semanas para los que quieran orbitar la Luna. Ya existen diversas escuelas de entrenamiento al margen de las oficiales.

El sector, como explicó, da para mucho. Hoy las compañías de seguros se disputan estos viajeros. Todo hay que asegurarlos y se trata de seguros muy especiales y muy complejos. Por ejemplo el lanzamiento de un cohete con un satélite es costoso ya que vale 80 millones el cohete y más de 150 el satélite, y a esto hay que contar el seguro. La compañía asegura el paquete desde que la cuenta atrás está a menos 10, hasta que entra en órbita el satélite, a partir de ahí se precisa otra póliza y condiciones. Una de las compañías líder de seguros de este sector es Mafre. Un seguro espacial es más complejo de lo que nos imaginamos, ya que un lanzamiento es una maniobra espacial en la que intervienen miles de aspectos y todos tienen que funcionar bien.

El turismo espacial es para millonarios, y parece que hay muchos dadas las reservas que se hacen. El sector está muy abierto a inversiones privadas, y los nuevos accionistas son generalmente rusos. Como era de esperar también han surgido las empresas de inversiones y capital de riesgo del sector.

También han surgidos un gran número de nuevas empresas que compiten fieramente por el futuro de la minería espacial. Empresas de maquinaria, información sobre los minerales que contienen los asteroides, recursos para extracción, tecnologías, selección de asteroides, etc. También están las empresas farmacéuticas que quieren ensayar productos en laboratorios espaciales, y otras empresas que ofrecen sus servicios médicos y chequeos especializados para los turistas espaciales. No faltan las empresas criogénicas que estudian la construcción de cápsulas de hibernación para los viajes espaciales.

Hay proyectos en desarrollo que sorprenderán al lector, como los hoteles espaciales de Bigelow y Axion Space (el primero llamado Hotel CSS Skywalker), algunos con módulos transportables ya construidos en la Tierra y con innovaciones en la restauración adecuadas al espacio. Se proyectan plataformas espaciales con servicios de agua y combustibles como la estaciones de servicio de la Tierra. Parece una utopía, pero estas estaciones de servicios serán inmediatamente utilizadas cuando estalle la carrera de la minería espacial, una carrera como la de la conquista del oeste y la búsqueda de oro, solo que ahora los asteroides ofrecen minerales estratégicos más rentables.

Dentro de estos proyectos surgen ideas como el ascensor lineal, un cable unido a la tierra y a un satélite colocado a 200 km de altura, por el que se desplazaría materiales y personas evitando los costosos lanzamientos. Parece una idea de ciencia-ficción, pero la NASA ha creado la Nasa Innovation Advance Concepts (NIAC) para estudiar sus posibilidades y también han aparecido otras empresas con interés como Internacional Space Elevator Consortium y LiftPort Group, pese a que este proyecto tiene un coste de 80.000 millones de dólares.

El sector está en alza y se unen nuevos países como el Japón, la India e Israel, todos con sus empresas auxiliares. España, concretamente, a través de la empresa privada PLD de Elche, lanzará un cohete capaz de colocar en órbita satélites este mismo año.

Grandes partidas económicas se mueven en este sector que genera nuevas empresas de servicios para un turismo que tiene millones para gastar. Mientras, se producen nuevas asociaciones entre las empresas que ya empiezan a competir con las agencias espaciales oficiales como la Nasa, Roscosmos, Ariane y la potente China.

Me temo que el catalogo que realizo y he denominado “Enterprise Space Catalog (CES) tendrá que estar permanentemente abierto dado las nuevas empresas que aparecen, las nuevas tecnologías y los avances que se producen, todo ello de una forma exponencial.

 

 

 

Comentarios desactivados en El futuro del espacio ya está aquí

Desmontando a Dios

marzo 31st, 2019

 

Desmontando a Dios

 

Hoy la ciencia, con sus descubrimientos, ha lanzado una OPA a la creencia en Dios. Darwin fue el primero en desvalorizar el mercado de parcelas del Edén, rescindiendo e inhabilitando  a Adán y Eva.

Cada día que emerge un nuevo descubrimiento en biología, cosmología, paleontología o medicina, la idea de la existencia de Dios sufre un descalabro. Si los sacerdotes de las grandes religiones tuvieran poder, censurarían determinadas investigaciones. Es incongruente que, en algunos países, las religiones prohíban investigaciones dirigidas a descubrir nuestros orígenes o prolongar nuestras vidas indefinidamente, y, sin embargo, esos mismos censuradores bendigan y permitan los progresos en armas de destrucción masiva; y cometan terribles escándalos sexuales en los que se ven involucrados inocentes niños y niñas.

Contemplamos como la idea de Dios no ha muerto en la mente de muchos seres desesperados, pero se ha convertido en una leyenda agonizante. Sólo creen en Dios los muy felices o los muy desesperanzados. Los primeros porque el azar les ha proveído de todas las necesidades, primacías y comodidades, incluso en salud; los segundos porque no tienen ninguna expectativa o esperanza de disponer de una vida humanamente soportable. Para los creyentes solo es cuestión de fe, para los ateos la fe es una enfermedad fantasiosa. H. G. Wells se preguntaba en “La guerra de los mundos” para que servía la religión si en los momentos que ocurren las calamidades no prestaba ningún socorro.

Nadie ha visto a Dios o ha hablado con él, salvo algunos enfermos mentales de los que hubo muchos entre los santos y santas. Si hablas con Dios eres religioso, pero si Dios te habla eres psicópata. Dios es una fantasía que nació el día que un chamán del Pleistoceno dominó el fuego y ritualizó algunos comportamientos humanos. La religión apareció para fortalecer aquellos procedimientos.

Mucha gente no cree que el hombre ha llegado a la Luna, pero cree en un Dios que no ha visto nunca. La religión vive de la falta de conocimientos científicos, de la escasa cultura, del condicionamiento infantil en los colegios religiosos, de la debilidad de muchas mentes confusas. ¿Cómo alguien puede creer en Adán y Eva, en el Arca de Noé, en la resurrección de Lázaro, en el nacimiento de Jesús con la intervención del Espíritu Santo? ¿Cómo se puede creer que Dios ha hecho andar a un paralítico en Lourdes y mientras tanto ha permitido que cinco mil niños se mueren cada día de hambre, en guerras, esclavitud o enfermedades?

Cada día que transcurre y la ciencia avanza en sus descubrimientos, la creencia de Dios va menguando, va palideciendo, va demostrando que es ilógica, irracional, una fantasía para paliar nuestras inquietudes existenciales. Un placebo psicológico. Dios se ha convertido en una historia sospechosa, en un fraude económico, en una forma que unos pocos tienen de dirigir las mentes humanas en su beneficio. Los sacerdotes de las distintas religiones debieran de ser lo suficiente sinceros para admitir que están vendiendo fantasías, leyendas antiguas, mitos, falsas esperanzas; y lo más grave, que están creando en muchos seres traumas y bloqueos psicológicos irreversibles; en algunos casos están creando individuos fanáticos, “hooligans de Dios”, que terminan inmolándose en actos terroristas a cambio de una bendición o un paraíso. A veces sus actos se refuerzan con la presencia de una  voz interior que les ha hablado, típica de la esquizofrenia o paranoia.

 

Las religiones con sus mitos y leyendas son el mayor escollo con el que se ha enfrentado la ciencia en la historia de nuestra civilización. Son culpables de los mil años que hubo de ignorancia, ya que fueron las religiones las que nos introdujeron y nos mantuvieron en la oscuridad, atraso y el miedo. Si a alguien hay que culpabilizar de los traumas y enfermedades psicológicas que ha sufrido la humanidad, es sin duda a las religiones, que con sus ilusorias historias, sus mitos insostenibles ha condicionado a millones de niños y miles de adultos. Hoy siguen condicionando a los niños en los colegios religiosos, pero con los adultos su discurso ha tenido que cambiar. Destaca el filósofo ateo A. C. Grayling, que “Las religiones necesitan llegar a los niños, porque a un adulto no lo pueden persuadir. Si a un adulto le explicas una religión, le parece algo sacado de Los Simpson”.

El neurobiólogo de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Idan Sergev dijo: “Dios es una invención del cerebro. Si yo fuera capaz de construir un robot con un cerebro tan complejo como el mío, seguro que creería en Dios”. Pasko Rakic de la Universidad de Yale, añade: “Muy probablemente, el robot pensará que su constructor es Dios”.

La ciencia ha tenido que afrontar los fundamentalismos de religiones que, representando a presuntos seres divinos que les otorgaban el poder dogmático, les autorizaba a determinar que era cierto o era falso. Evidentemente era falso, erróneo y hereje todo el conjunto de teorías científica que contradecían los pueriles argumentos que sostenían las diferentes religiones. Cuando los argumentos se terminaban las religiones se han valido del poder dogmático respaldado por el ejército de reyes y señores que conocían el poder de convicción de los sacerdotes y los utilizaban para exterminar a sus enemigos o arreglar bodas de conveniencia. Las religiones han quemado miles de documentos, libros y textos de investigación que contradecían sus principios y, en ocasiones, junto a esos textos del saber, han sido pasto de las llamas sus autores. Los que lograron escapar a este terrible final, sufrieron la marginación hasta el punto de tener que huir de sus países o terminar sus días en infectas mazmorras; otros fueron acallados, ridiculizados, amenazados y alejados de sus cátedras o sus lugares de investigación.

 

La lista de perseguidos y ajusticiados por todas las religiones es inagotable, así como la quema de libros calificados de herejes es interminable. Hoy las religiones siguen actuando en contra de todos aquellos que osan contradecir sus “verdades” dogmáticas, muy especialmente las tres religiones monoteístas: cristianismo, el islam y el judaísmo.

Tres religiones diferentes, con dioses distintos, pese a que algunos pretendan decirnos que Dios, Jehová y Allá, son la misma persona. Recordemos que el primero tuvo un hijo, Jesús que envió a la Tierra; el segundo no tuvo ningún hijo y sus seguidores esperan su llegada a la Tierra; el tercero tampoco tuvo un hijo, y Jesús es solo un profeta. Las diferencias son notables, sin mencionar otros aspectos.

Cualquiera de estas religiones monoteístas arrastra grupos sectarios más o menos fanatizados. Son esos grupos los que en nombre de estas grandes religiones asesinan o matan a aquellos que no comparten su ideología totalitaria basada en dogmas religiosos. Los tenemos en EE.UU. asesinando a un médico abortista, en Europa los yihadistas disparando contra aquellos que escuchan música, beben alcohol, fuman o son ateos.

Todas las guerras más terribles o matanzas han tenido un trasfondo religioso detrás. Las religiones se han enfrentado en terribles matanzas para defender “su verdad”. Chiitas contra sunnitas se siguen enfrentando a muerte desde el origen de su religión por un asunto de herencia; católicos y protestantes se han matado igualmente, solo hay que recordar en 1572 la matanza de hombres, mujeres, niños y ancianos, más de 10.000, que realizaron los católicos en la noche de San Bartolomé. El lector puede alegar que fue en el siglo XVI, pero es que en el siglo XX seguían matándose católicos y protestantes en Irlanda del Norte. No voy a detallar otras matanzas realizadas por la Iglesia católica, como la de los cátaros, templarios o musulmanes en las Cruzadas. Tampoco las de los croatas contra los musulmanes el siglo XX.

Para combatir a la ciencia desde la ciencia o Seudociencias, Benedicto XVI creo en 2008 el coloquio de la Academia pontifical de las ciencias en el corazón de la Santa Sede, dedicada a la investigación fundamental, la ética y la responsabilidad con el medio ambiente. Como muestra de su inmensa labor fue apoyar a los creacionistas y el diseño inteligente; y, algunos investigadores destacan que también inició una fuerte “cruzada” contra la asignatura de filosofía en las aulas francesas y española.

El fallecido Stephen Hawking, que siempre fue actualidad por sus declaraciones, visitó España para hablar en el Congreso Starmus sobre ciencia y añadió sus inesperados comentarios ateos. Los organizadores de Starmus, la Caixa, Atos (empresa tecnológica francesa), el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables, el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife, fueron los creadores de este evento.

Starmus reunió a científicos, premios Nobel y astronautas. También trajo a una élite de científicos ateos. Entre ellos Harold Kroto, Nobel de Química en 1996, ateo militante; otro gran ateo asistente fue Richard Dawkins, autor de El gen egoísta y El espejismo de Dios, así como presidente de la Fundación para la Razón y la Ciencia. Y Hawkins, que no tuvo pelos en la lengua cuando destaco que no creía en Dios, ya que la ciencia le había dado respuesta que Dios le había negado.

Los avances científicos actuales están “desmontando a Dios”. Las teorías modernas nos aseguran que el Universo surgió de la nada sin una causa aparente. En un punto de singularidad de la nada se produjo el Big Bang y, tras complejos pasos, aparecieron las galaxias, estrellas y planetas, es decir, el Universo que percibimos, un cuatro por ciento, el resto es materia y energía oscura, suponemos.

Antes del Big Bang no existía nada, no había nada, ni espacio, ni tiempo, ni energía, ni materia. Y estos nos lleva a inquietantes interrogantes: ¿Cómo de la nada puede surgir algo? ¿Qué hay más allá de la nada? ¿Dónde estaba ubicada esa nada?

Si utilizamos reflexiones teológicas, vemos que también nos plantean inquietantes interrogantes: ¿Si hubo un Dios que creo ese Universo, qué hacía antes de crearlo en aquella eternidad? ¿Por qué espero una eternidad para crearlo? ¿Por qué creo algo que ya sabe cómo terminará?

Estos interrogantes me recuerdan la anécdota del monaguillo que pregunta al sacerdote qué estaba haciendo Dios antes de crear el mundo. Y el sacerdote le respondió: “Estaba creando el infierno para los que hacen preguntas como la tuya”.

La nueva física y cosmología, según destacaba Stephen Hawking, no necesita a Dios para explicar la génesis de nuestro Universo. Decía Hawking, que el Universo no tiene una causa en su origen, sólo es un efecto, y que la causa hay que buscarla después, es más, concretaba que la causa somos nosotros. Que no hay ninguna causa divina y que el universo se auto-creo para hacerse inteligente, y esta cualidad mental, la materializó en los seres vivientes que lo habitan.

La mecánica cuántica de Schrödinger y Heinsenberg plantea problemas con la existencia de Dios. Como ejemplo sencillo diremos que si observamos con el microscopio una gota de agua, el sólo hecho de iluminarla para su observación produce que la estemos modificando, ya que los fotones perturbaran la composición del líquido. Sirva este ejemplo informal para entender el efecto observador.

Los primeros instantes de la aparición del universo están constituidos por interacciones entre partículas cuánticas, y es a partir de esas interacciones que aparece la materia. Para los físicos cuánticos el mundo es cuántico y no hay ninguna  separación entre el mundo clásico y el cuántico. Es más, es el mundo clásico el que emerge a partir del cuántico. Tampoco se precisa una causa primera para que aparezca nuestro universo, ya que la incertidumbre cuántica desmonta el argumento de la causa primera.

Las partículas pueden surgir imprevisiblemente y sólo podemos presentar probabilidades de cuándo aparecerán y en qué lugar, nunca las dos cosas a la vez. Por otra parte estas partículas no tienen una causa precisa. Ni la necesita según Hawking. Es el principio de incertidumbre o principio de indeterminación de la teoría cuántica, un principio que explica por qué el mundo está constituido por acontecimientos que no pueden relacionarse enteramente en términos de causa y efecto. Así que la incertidumbre cuántica permite al universo surgir espontáneamente del vacío en virtud de una fluctuación cuántica. Vemos como la mecánica y cosmología cuántica contemporánea parece haber abolido la necesidad de Dios.

El efecto del observador nos sumerge en el cambio repentino de una propiedad física de la materia, a nivel subatómico, cuando esa propiedad es observada. Es el llamado colapso de función de ondulatoria, el cambio en la función cuántica-ondulatoria cuando una observación tiene lugar. En este caso tenemos una contradicción con la presencia de Dios. Según los profesores de física Bruce Rosenblum y Fred Kuttner, si Dios colapsa las funciones de onda de objetos grandes haciéndolas reales por su observación, los experimentos cuánticos indican que no está observando lo pequeño.

Esto es bastante alarmante, porque quiere decir que Dios no lo observa todo, no está en todo y menos en nuestro mundo subatómico que forma parte de los seres humanos.

Brevemente debemos plantearnos el interrogante de porque en nuestras mentes existe el concepto del tiempo: el tiempo que transcurre. Pero ¿Y si el tiempo no existiese? El mismo planteamiento tendríamos ante los universos paralelos o las dimensiones invisibles. Einstein, pese a su panteísmo, se preguntaba si Dios tuvo alguna opción a la hora de crear el Universo, es decir, si había otros universos posibles. Hoy, según la teoría de las cuerdas, existen una cantidad inmensa de universos posibles.

Ante la pregunta de que había antes, me dirá el lector creyente que está claro que estaba Dios. Permítame recordarles una anécdota real entre Laplace y Napoleón. El primero le enseñaba en un dibujo al segundo un croquis de su reciente teoría sobre el sistema planetario. Napoleón lo estudio y luego le pregunto a Laplace: “No veo a Dios en vuestro sistema planetario”, a lo que Laplace contesto: “Veréis, para crear este sistema planetario no he tenido la necesidad de la hipótesis de la existencia de Dios”. Personalmente tampoco necesito la hipótesis de Dios.

Le religión ha sido un escollo continuo ante los descubrimientos de la ciencia, porque muchos de ellos ponían en peligro “sus verdades” y sus dogmas. Antes utilizaron la hoguera como barrera para los pensadores y los nuevos conocimientos. Hoy parecen aceptar la ciencia, pero siguen denunciando sus progresos y sus prácticas, tratan de retrasar un final inevitable: que la ciencia convierta a los seres humanos en inmortales.

Soy humanista y libre pensador, cientificista y racionalista. Cuando cometo un acto infame, no puedo confesármelo como los cristianos y descargar de la conciencia mi error. Los cristianos se lo confiesan y esto les hace sentirse limpios hasta la próxima vez. A diferencia de los que creen en Dios tendré que recordar mi mal comportamiento toda la vida y, al no limpiarse y olvidarse, me servirá de experiencia para no cometerlo por segunda vez. Mientras que el creyente lo cometerá innumerables veces, porque sabe que siempre tiene la oportunidad de bórralo de su “currículo vitae”.

Somos libres de creer o no creer, de estar sujeto a dogmas e historias indemostrables o tener la independencia de un libre pensador. La ciencia no puede demostrar que Dios no existe, pero puede revelar todo el tortuoso camino de nuestra evolución en el que muchos aspectos bíblicos se convierten en historias inexistentes y cuentos infantilizados. Ante la aplastante fuerza de las pruebas físicas de la ciencia, a la Iglesia, que tampoco puede demostrar que Dios existe, sólo le queda la fuerza de la fe.

Si muchos científicos, sabios y pensadores hubieran tenido la libertad de expresar sus creencias sin ningún tipo de amenazas por parte de las religiones, con toda seguridad el número de agnósticos y ateos a lo largo de la historia habría sido abrumador, y también, posiblemente sin el poder del miedo y de la espada, muchas religiones no habrían triunfado nunca.

Si las religiones no hubieran coartado a los científicos hoy estaríamos mucho más avanzados tecnológicamente. Hoy vemos las consecuencias del retraso de Oriente Medio como consecuencia a posturas radicales del Islam, que con sus teocracias controla la investigación científica y las ideas de los científicos. Además, desprecian la sabiduría potencial de un 50% de la población por el solo hecho de ser mujeres. La base del problema de la diferencia entre Occidente y Oriente Medio, es que en la historia del Islam no hay un periodo de Ilustración como lo hubo en Occidente. La Ilustración significo un gran salto en la libertad de pensar y actuar libremente sin estar sujetos a la religión.

Las religiones deben su esplendor en épocas pasadas por el hecho de que se enfrentaron al progreso, a los adelantos que amenazaban su poder, y manipularon el pensamiento humano manteniéndolo en el más profundo oscurantismo. En su cruzada contra el conocimiento se centraron en los niños, a los que durante siglos manipularon haciéndoles cree historias y produciéndoles temores que arrastraron, algunos, toda su vida en forma de traumas inconfesables.

El papa Pío IX planteó la exigencia de tener derechos preferentes para la Iglesia  en la enseñanza. Pío IX sabía lo importante que era condicionar las mentes de los adolescentes para asegurarse unos fieles seguidores. Afortunadamente esto no prosperó por la inevitable confrontación con la comunidad científica. En realidad Pío IX condenó la libertad de culto y consideró a la religión católica como la única religión de estado. Se opuso a pactar con el progreso, el liberalismo y la civilización moderna.

La historia de la humanidad ha sido un continuo debate entre ciencia y religión, un debate en el que numerosos pensadores han sido quemados o marginados. Un oscuro túnel lleno de víctimas del que parte de la humanidad ha salido  recientemente. Otra parte sigue sumida en creencias y costumbres de la edad media, como es el caso de los seguidores de los integrismos que viven una religión del medioevo con tecnologías del siglo XXI.

La realidad es que sólo el cristianismo, judaísmo e Islam son reacios a según qué avances científicos. Es curioso que sólo los monoteísmos hagan oposición a la ciencia.

Soy un encarecido defensor de la ciencia que ha liberado a la humanidad de supersticiones, oscurantismos e ignorancia. Soy cientificista y como tal creo en el conocimiento científico. Creo que todo puede responderse y saberse a través de las diferentes disciplinas de la ciencia, pese al desconocimiento e inseguridad que tenemos.

Pese a los ataques sufridos contra la ciencia, desde algunas religiones y pensadores dogmáticos, sobrevivirá y seguirá haciendo avanzar y progresar a la humanidad.

Destacan muchos moralistas que la ciencia quiere reducir al ser humano a un complejo de circuito cerebral, una máquina que se cree libre sin serlo. Nuestra libertad es relativa, está sujeta a unos genes egoístas, como demostró el científico ateo Richard Dawkins; o a unos neurotransmisores como explico en mi libro El cerebro 2.0 al hablar de la química del amor.

El cientificismo no debe relacionarse estrictamente con el ateísmo, es cierto que existen muchos científicos ateos, un 60% según la revista Nature, pero también los hay agnósticos y ateos con una particular espiritualidad.

La ciencia es una fuerza liberadora de la humanidad y el único camino para avanzar y frenar la opresión política. Lo que nos hace progresar es la tecnología, no las decisiones políticas. Internet no fue una decisión política.

La divulgación científica se convierte hoy en una asignatura necesaria para ofrecer a todos los ciudadanos, de una forma accesible y comprensible, los avances de la ciencia. Vivimos en una civilización en la que sólo usa los avances tecnológicos pero no sabe nada sobre ellos. Muchas personas son sometidas a un TAC sin saber para qué sirven aquellos largos minutos introducidos en un tubo de acero. Tomamos comprimidos sin saber cuál es su función exacta. Vemos cómo se desarrolla toda una industria espacial sin conocer a penas el universo que nos rodea. Millones de personas desconocen el tortuoso camino evolutivo de cientos de miles de años que ha sufrido su especie para llegar a dónde ellos están.

Hoy la tecnología está llegando a tal grado de complejidad que, para comprenderla, necesitaremos que nos injerten un chip que resuelva las conexiones y nos ayude en nuestra relación con las comunicaciones y los enlaces y vínculos con otros elementos electrónicos.

El principal escollo de la ciencia fue la Iglesia católica que, mientras dominó en el mundo, excomulgó, encarceló, humilló y llevó a la hoguera a muchos científicos. En los últimos siglos ha seguido oponiéndose a los adelantos científicos, desde los anticonceptivos a las células madres, ha realizado una cruzada que, en ocasiones se ha saldado con asaltos a clínicas y delitos criminales. También sigue mostrando una fuerte oposición a determinadas ideas cosmológicas y aplaude que la filosofía sea una asignatura menor en las aulas, mientras ve que cada descubrimiento científico significa el derrumbamiento de muchos de sus relatos que se daban por dogmáticos.

 

Comentarios desactivados en Desmontando a Dios