¿Qué es la vida?

febrero 24th, 2020

¿Qué es la vida? ¿Qué significado tiene nuestra corta presencia en este universo? ¿Cuál es la realidad de nuestra existencia? ¿Es real todo lo que nos rodea? ¿Son verdaderas todas las teorías sobre nuestra vida, su origen, las leyes físicas, o sólo son meras especulaciones para constituir un soporte en nuestro mundo?

Creemos que Big Bang es el comienzo de nuestro universo, pero no estamos seguros que esta teoría sea definitiva. A partir del Big Bang podemos describir el desarrollo del universo en que vivimos. Podemos detallar como se unieron las partículas para crear estrellas, galaxias y planetas, incluso como fue esa expansión de materia y energía. Pero cuando nos preguntamos que había antes del Big Bang comienzas nuestras inquietantes especulaciones.

¿Cómo en un lugar que no había nada, pudo aparecer un punto de singularidad no más grande que un garbanzo y explotar creando todo lo que hoy nos rodea? Ni siquiera podemos describir el lugar donde apareció ese punto de singularidad: en la nada.

No sabemos explicar que es la nada, como no sabemos exponer que es el infinito, o desconocemos que había antes de la nada, antes del Big Bang. Y nuestra mente se en crispa en un torbellino de especulaciones cuando afirmamos que ni siquiera existía el tiempo.

Hemos desarrollado una teoría del Big Bang como única salida a nuestra existencia, una teoría más filosófica que cosmológica. Una teoría que nos sirve como punto de partida para describir con supuestas leyes y cálculos una respuesta estable para nuestros jóvenes alumnos. Pero en el fondo, nadie puede afirmar que esa sea la verdad.

Con las leyes físicas, con las hipótesis cosmológicas y las teorías cuánticas damos presuntas respuestas a nuestra existencia. Algunos las refuerzan con las creencias en las religiones, pero solo son creencias en mitos, leyendas e historias indemostrables.

Todo nuestro mundo es un relato quimérico y legendario cuando se basa en una de las muchas religiones existentes. Incluso la historia de nuestra civilización, escrita generalmente por los vencedores de las múltiples guerras, está plagada de fábulas y narraciones de las proezas de personajes que, en algunos casos no han existido, y en otros, su recuerdo ha sido glorificado y ensalzado para convertirlos en ídolos con los que poder seguir manteniendo unos “estatus quos” o “modus vivendis” que interesaban a sus descendientes.

Nuestra historia es confusa, nuestras leyes de la ciencia universal provisionales, nuestras creencias insostenibles, nuestros héroes dudosos, nuestros dioses infantiles y continuamente sustituibles, nuestra emociones y sentimientos pura química y neurotransmisores, nuestras pasiones meros impulsos del cerebro, nuestra imagen un cuerpo basado en una evolución en la que la necesidad crea el órgano.

Y si de algo podemos presumir es de nuestra ignorancia, nuestra despreocupación por el planeta y nuestra irresponsabilidad política y social, nuestro antropocentrismo. Al escribir estas líneas se extiende una pandemia vírica peligrosa por todo el planeta. Un fantasma que amenaza con extinguirnos, uno más como los peligrosos asteroides que pasan rozando nuestro planeta y que un día, tarde o temprano, colisionarán creando un caos inexorable. Igual que un día estallara un mega-volcán como Yellowstone; igual que, cuando menos lo esperemos, los hielos de los casquetes polares se fundirán creando la desolación en todas las costas; igual que un día un chiflado pulsará el botón nuclear y nos ensalzaremos en una guerra apocalíptica, igual que un día una estrella cercana explotará y nos lanzará su letal radiación cósmica, o el propio Sol descargará una tormenta magnética que inutilizará toda nuestra red cibernética soporte de nuestra civilización.

Mientras vivimos despreocupadamente, ajenos a nuestra precaria existencia, alternando los unos con los otros y dialogando insulsas y vacías conversaciones, presumiendo de nuestros nuevos móviles o de nuestros amoríos o comentando distintos escenarios sociales que solo son momentos rutinarios de una existencia repleta de mediocridad. Somos como actores en un escenario en el que repetimos una función en la que solo cambia, con el tiempo, el decorado y vestuario: es la triste representación que nos toca vivir. Estamos en un espectáculo de títeres “déjà vu” en el que siempre hay alguien que mueve los hilos, en el que siempre nos utilizan, en el que nos desinforman, en el que nos someten a una falsa realidad y nos enganchan a espectáculos masivos deportivos o conexiones en la Red con la intención de que no pensemos, lucubremos, razonemos o cavilemos, no sea que, un anochecer contemplando las estrellas, descubramos la singularidad de nuestra existencia.

 

Ni Platón ni Prozac, leer los Upanisad.

enero 15th, 2020

Ni Platón ni Prozac, leer los Upanisad.

 

He recomendado, en muchas ocasiones, la lectura de los Upanisad y es por esta razón que voy explicar algo sobre estos textos sagrados de la India que son considerados como los más antiguos textos espirituales y filosóficos.

 

Personalmente he leído una veintena de ellos y los releo continuamente. Su lectura me transformó. Los recomiendo a aquellos y aquellas que busca el verdadero conocimiento

 

Ha sido y es, una de las lecturas preferidas de los físicos cuánticos, ya que se olieron que su contenido aportaba un mensaje esotérico muy relacionado con el Todo y el Universo. Los Upanisad se han librado de caer en manos del cristianismo o del Islam, ya que con toda seguridad hubieran terminado  en la hoguera por indicadores de conocimientos irrevelables para las religiones.

 

Los Upanisad son los más antiguos tratados filosóficos de la tradición literaria hindú escritos en sánscrito, remontándose algunos de ellos al final del periodo védico. La cronología aproximada los sitúa entre los siglos VIII y V antes de nuestra era. Pero provienen de una tradición oral de muchos más años.

 

Upanisad quiere decir “estar sentado”, pero ha pasado a significar “doctrina secreta” de ese punto del entendimiento o del espíritu donde se asienta la comprensión última de los misterios aprendidos.

 

Los Upanisad utilizan la capacidad de la lectura para transmitir a los seres la verdad mediante la percepción. Cuando tratan el atman[1] recurren a los estados de consciencia. Los Upanisad nos alertan de que el conocimiento está ahí siempre, y que el verdadero conocimiento libera al hombre de la rueda de las reencarnaciones.

 

En cuanto a la verdadera ciencia es distinta a la erudición, distinta de las vanas pretensiones de saber de los escépticos. El verdadero conocimiento no se conquista, viene a uno cuando está preparado para recibirlo.

 

Destacaré que los Upanisad fueron escritos por los Rishis que fueron unos sabios que asentaron el entendimiento de los misterios del Universo. Los rishis no inventaron sus himnos, estos se les habían manifestado en visiones que parecían proceder de otro mundo. A medida que escuchaban se sentían en contacto con una misteriosa fuerza que los unía a eso otros mundos. Un poder llamado “rita”, un orden sagrado que mantiene unido a todo el universo, un orden divino traducido al habla humana.

 

Los rishis aprendieron, con técnicas esotéricas, a mantenerse  en contacto para recibir estas palabras inspiradoras que venían del exterior y que experimentaban como una voz interna.

 

Sus conocimientos, como muestran los textos del Rig Veda encierran un código astronómico que se refleja en la construcción de los altares védicos del fuego. De hecho existían siete sabios que estaban en conexión con las siete estrellas principales de las Pleyades.

 

Dice la doctora Consuelo Martín que “los Upanisad no han sido escritos para impartir una información accesoria a la vida, sino para esclarecerla. Están aquí para despertar y guiar la intuición de  quienes ya se han aventurado a descubrir el significado fundamental de la existencia humana”.

[1] El “uno mismo”, el elemento espiritual del individuo.

Comentarios desactivados en Ni Platón ni Prozac, leer los Upanisad.

OVNIS: ¿Qué está pasando?

enero 13th, 2020

A lo largo de toda la carrera espacial se han producido inquietantes avistamientos de OVNIS. Muchos astronautas, especialmente americanos, han efectuado declaraciones, breves, pero concisas. Así han realizado algún breve comentario apoyando la existencia de OVNIS, los astronautas Edgar Michell del Apolo 14, Gordon Cooper de las misiones Mercury; Deke Slayfin, Brian O´Laery, James McDivitt de la misión Géminis 4; Joseph Walker, Leland Melvin y Edwin Adrian del Apolo 11 que comentó fríamente: “…algo había ahí fuera”.

Se sabe que existen taxativas prohibiciones de la NASA por revelar o realizar comentarios si lo sucedido o grabado era considerado “material reservado”. La penalización puede llevar a la expulsión del astronauta de la Agencia y el fin de su carrera espacial. Para los jóvenes astronautas significaba tirar por tierra toda una formación muy especializada de varios años. Unas circunstancias a las que también están sujetos los pilotos militares de las Fuerzas Áreas.

La aparición de numerosas empresas aeroespaciales que fabrican sus propios cohetes ha servido para dar una mayor libertad de expresión a los astronautas de la NASA y Roscosmos, que ahora disponen de muchos más lugares donde seguir siendo astronautas.

Quiero relatar tres sucesos sobre el tema OVNI sujetos a numerosas preguntas que trataremos de responder.

El primero de ellos es relativo a las declaraciones de la astronauta británica Helen Sharman, que en 1991 viajo al espacio y estuvo en la estación espacial. Sharman, en unas amplias declaraciones empezó por afirmar que “los extraterrestres existen”, declaración a la que añadió que “existen tipos de formas diferentes de vida” y en la que se preguntó: “¿Serán como tú y yo, compuestos de carbono y nitrógeno? O quizás no”. Tras algunas otras reflexiones terminó misteriosamente afirmando: “… es posible que estén aquí ahora y simplemente no podamos verlos”.

Las declaraciones de Helen Sharman se producen en un momento en el que parece que existe cierta apertura oficial sobre el tema OVNI. Aunque persiste el misterio de lo sucedido con la astronauta francesa Claude Haignere. Esta astronauta estuvo en la ISS y, a su regreso a la Tierra intervino en una rueda de prensa en la que, alterada y con gran nerviosismo exclamo: “¡La Tierra debe ser alertada!”, y seguidamente se desmayó. Rápidamente la sacaron de la sala de prensa, y a partir de ese momento le fue vetado realizar cualquier declaración sobre lo que había querido alertar. La historia de Haignere no termina  en ese veto oficial. Días después de la rueda de prensa su laboratorio particular en los Laboratorios Curie, ardió misteriosamente, quemándose todas sus notas, grabaciones y fotografías. No hubo ninguna declaración al respecto. Solo se sabe que Claude Haignere abandonó o se le hizo abandonar sus investigaciones espaciales, y que se le había sido asignado un trabajo en uno de los museos de París.

El tercer suceso se refiere a las declaraciones de altos mandos de la Marina de Estados Unidos sobre los avistamientos de OVNIS, destacando que se trata de objetos reales no identificados. Estas declaraciones se acompañaron de grabaciones (21 enero.2015) en las que aviones F/A-18 Super Hornet, perseguían inútilmente a estos objetos que alcanzaban velocidades hipersónicas (3.415 m/s) y realizaban maniobras imposibles, todo ello sin que se les advirtiera ningún propulsor.

Las declaraciones de los astronautas, cada vez más atrevidas, el suceso de Claude Haignere, las declaraciones de Helen Sharman, y las desclasificación de las grabaciones de la Marina de EE.UU., inducen a pensar qué algo está sucediendo para que se autoricen estas declaraciones y desclasificaciones de materia reservado.

Un amigo mío, experto en el tema de la ufología y, además miembro activo de Geipan (Groupe d´etudes et d´information sur le phénomenes aérospatiaux non-identifiés) me confesaba: “La actitud de los OVNIS sigue siendo la misma de siempre: observarnos y pasearse por nuestros cielos, lo que ocurre es que ni las Fuerzas Armadas, ni la NASA, ni los Servicios de Inteligencia pueden tapar la boca a todos los que han tenido avistamientos, esto origina cierta apertura. El problema que se enfrentan las autoridades es el que grupos organizados de medios de Información, Fundaciones e Instituciones, empiecen a exigir que se nos dé una explicación sobre esos objetos que campean en nuestros cielos”.

Le insistí a mi amigo: “Y ellos, que pensarán de nosotros”. Me miró con sorna y me contestó: “No somos importantes para ellos, hay muchas especies parecidas a la nuestra por la galaxia”.

 

 

n


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios desactivados en OVNIS: ¿Qué está pasando?

Sobre los télomeros

diciembre 20th, 2019

Algo sobre los télomeros.

 

Ya tenemos en las farmacias un anti-agin basado en los télomeros: Telomerys.

Desconozco su efectividad, si verdaderamente fuese un gran anti-agin no estaría en las farmacias, se aplicaría en Clínicas VIP como Horizons en EE.UU.

Explicaré brevemente en que consiste esta terapia anti-agin.

Las células se reproducen por un proceso de división llamado mitosis. La célula inicial se divide en dos iguales que contienen el mismo material genético. Se producen más de dos trillones de mitosis en el cuerpo humano cada día.

Situado en un extremo de cada cromosoma, los télomeros juegan un papel de protección en el momento de la separación del material genético. Parece que provoca la muerte de las células senescentes. Es decir esas células que se secan en nuestro cuerpo humano.

Un enzima bautizado como telomerasa es capaz de alargar los télomeros y prolongar la vida de las células. Cuanto es mayor el número de células senescentes, más envejece el organismo. La longevidad está directamente ligada a la longitud de los télomeros: unos télomeros largos significan mayor longevidad.

La Astragalus membranaceus es una flor con propiedades tonificantes y munoestimulante. Sus propiedades se deben a un compuesto llamado Cycloastragenol y astragaloside IV, que tienen la capacidad de reactivar la telomerasa en las células.

Los laboratorios PhytoResearch ha conseguido una fórmula con las propiedades de estos elementos. Se trata de “Telomerys” un extracto concentrado de Astragalus membranaceus que tiene resvératrol, un potente antioxidante y vitamina A, C y E. Una fórmula anti-agin inédita. Su venta es libre en las farmacias, por lo menos en Francia.

No garantizo una efectividad de esta fórmula. Como ya explique un día la terapia de télomeros se realiza por las clínicas Sierra Nevada y BioVive, está última como no ha respetado los plazos establecidos por Estados Unidos para comprobar si el tratamiento tiene otros efectos, se ha marchado a las isla Fuji, donde ofrecen a los turistas que quieren “rejuvenecer” un tratamiento millonario.

Comentarios desactivados en Sobre los télomeros

Vivimos gobernados por el engaño y la falacia

octubre 31st, 2019

 

 

 

 

La mayoría de las enfermedades, por no decir todas, son debidas a los alimentos que ingerimos y los productos que utilizamos para nuestro aseo y embellecimiento, así como los propios embalajes y envasados, enlatados y con dudosos procesos sanitarios. Toda eso perturbadores más esas malas dietas con sal, grasas y azúcar, refritos, carnes rojas, embutidos y exceso de alcohol, pasan factura, no en el momento, sino al cabo de unos años, y lo hacen con enfermedades que no sabes de dónde vienen ni cuál ha sido el detonante que las ha producido.

Los perturbadores endocrinos (PE) son moléculas naturales o sintéticas que interfieren con la acción de las hormonas del organismo, y son sospechosas de alterar la reproducción humana, de provocar desórdenes neurológicos, favorecer la diabetes y restar poder a nuestro sistema inmunitario.

Estos perturbadores endocrinos (PE) se encuentran en Cosméticos y medicamentos; embalajes plásticos (bisfenol); cajas de conservas; tejidos impermeables (perflurocarburos) y  transpirables; anti-adhesivos y adhesivos; cables eléctricos y pesticidas.

Los PE se utilizan en las fito-farmacéuticas para pesticidas y fertilizantes. El biosida para desinfectantes y productos anti-suciedad. Solo hasta hace muy poco (2015) el bisfenol ha sido prohibido en la Unión Europea en los biberones. Hasta esa fecha hemos estado intoxicando a los bebes con un producto cuyas consecuencias desconocemos, pero que pueden ser las causas de enfermedades de los adultos que no sabemos de dónde vienen.

Los pesticidas se han convertido en el mayor veneno que nos rodea. Muchas enfermedades que padecemos son debidas a los pesticidas. Hay estudios que relacionan el párkinson con el contacto de pesticidas, así como una de las causas de la desaparición de las abejas. Pero la industria de los pesticidas es terriblemente poderosa: ¿Cómo luchar contra un negocio en crecimiento que mueve 50.000 millones de dólares al año?

Cualquier química ajena a nuestro cuerpo que ingerimos, afecta a su normal funcionamiento, en algunos casos de una forma tan fuerte que el organismo produce un rechazo con signos de malestar, temblores, enrojecimiento de la piel, mareos, etc. Por otra parte, y de ahí la necesidad de una medicina personalizada, lo que a unos funciona bien a otros les perjudica. El cuerpo humano es un complejo organismo químico cuyas reacciones son imprevisibles, hasta el punto que los facultativos recurren cada vez más a las probabilidades estadísticas de los estudios que se realizan.

Pero sepamos que determinados estudios científicos no garantizan que sus conclusiones sean verdaderas, ya que en ocasiones hay en juego intereses comerciales de las grandes multinacionales farmacéuticas que están por encima de la noble intención de los facultativos. Eso no quiere decir, ni mucho menos, que todos los laboratorios actúen de la misma manera. Veamos algunas conclusiones, alertas y revelaciones:

  • En el mundo científico, como en cualquier otro colectivo, hay gente dispuesta a mentir, a plagiar o a realizar falsos análisis por dinero. Recordemos como la Exxon pago a un grupo de científicos para que desmantelasen la teoría del cambio climático que atribuía la contaminación a la industrialización y a los seres humano.
  • Medicamentos que han mostrado en análisis su eficacia contra determinadas enfermedades son almacenados esperando su incorporación al mercado hasta cuando sus antecesores, menos efectivos, hayan sido amortizados o agotadas sus existencias.
  • Se ha presionado a la Oficina Internacional de Patentes para que autorizase a patentar determinadas plantas y hongos de las selvas amazónicas, entre ellos la Ayahusca. Afortunadamente el consenso determino que la flora y sus propiedades no se podían patentar. Se hubiera terminado patentando hasta las hojas de laurel y la manzanilla.
  • Los medicamentos genéricos no son iguales, digan lo que digan, su composición varia, y esto puede afectar a las dosis. Hay, por ejemplo, genéricos que contienen como excipiente la lactosa, producto que no contiene el fármaco original.
  • Ciertas alergias provienen no de los ácaros o el polen, sino de los componentes de conservación de algunos alimentos.
  • No damos importancia a los ácaros cuando son los responsables de la mayoría de las alergias, enfermedades respiratorias, problemas oculares, etc. Es una de las asignaturas pendientes de los ciudadanos: la desinfección de los hogares.
  • Han pensado con qué fabrican los piensos y latas de alimentos para los animales. ¿Se controla su producción por sanidad?
  • ¿Creen que cuando en los mataderos encuentran un tumor en una vaca o ternero lo retiran? Se recorta el tumor y la zona afectada y se tira, pero el resto del animal pasa a la siguiente fase de producción. ¿Es que nadie les ha explicado que un solo tumor puede afectar de una manera imprevisible a los demás órganos del cuerpo? ¿Es que no se ha considerado el torrente sanguíneo?
  • La radiación de determinados materiales aparece años más tarde. Una realidad que han padecido los militares tanquistas que han sufrido el “síndrome del tanquista” a causa de la gran radiación que han soportado dentro de la cabina, debido a los materiales con que se protege la plancha reforzando al tanque contra las perforación de los misiles. Algunas planchas aleaciones de uranio empobrecido o nanotubos de carbono. DARPA considera un gran invento el nuevo casco de los pilotos de los F-35, casco que cada unidad vale 400.000 dólares y está cargado de instrumentos electrónicos que incluso permiten ver al piloto a través del fuselaje. ¿Creen que se ha considerado los efectos electrónicos en el cerebro de los pilotos?
  • La industria de la alimentación ejerce una gran presión para ofertar productos que sabe que no son sanos. Alimentos ultraprocesados, con mucha grasa, azúcar y sal, como el kétchup. Se lavan las manos alegando que nunca se habla de las cantidades que un comprador debe consumir, pero maliciosamente la publicidad sitúa, por ejemplo, a un niño acudiendo al colegio con su bollo de pastelería diario.
  • Se debe informar a la gente de lo que es dañino. Hacer una medicina preventiva. Hay que gravar el consumo de carne roja y procesada, comida basura y bebidas azucaradas. Y subvencionar el aceite de oliva virgen extra, las frutas y las verduras. Subvencionar significa ahorra en medicamentos y hospitales.
  • La industria ha llegado a pagar a científicos para que publicasen que el tabaco no perjudica tanto la salud. También se ha gastado dinero en desprestigiar a los epidemiólogos que trabajan en nutrición. Se ha pagado a científicos para que sembrarán dudas sobre el azúcar como principal causa de la caries dental y se han realizado campañas haciéndonos creer que el azúcar es necesario para nuestro cerebro. Lo que precisamos es glucosa y este hidrato de carbono se puede obtener a través de los cereales, legumbres, frutas, verduras y tubérculos, no a través de refrescos azucarados ni bollería.
  • Lo más probable es que estudios realizados con financiación de determinadas empresas de alimentación concluyeran a favor de esas empresas.

Comentarios desactivados en Vivimos gobernados por el engaño y la falacia