¿Y si los extraterrestres tienen otra inteligencia diferente a la nuestra?

junio 30th, 2018

¿Y si los extraterrestre tienen otra inteligencia diferente a la nuestra?

[Esta reflexión se la dedico a Manel, capaz de sorprenderme con sus razonamientos en los breves encuentros del Slavia]

 

En 1995, Mayor y Queloz, descubrían el primer exoplaneta, 51 Pegasi b. Este hallazgo se convertía en un soplo de esperanza para todos los que creíamos que no estábamos solos en el Universo. 51 Pegasi b no era una excepción, hoy existen más de cinco mil exoplanetas descubiertos y oficialmente reconocidos.

Ante la cantidad de exoplanetas clasificados, se decidió buscar vida en aquellos que reuniesen algunas características que los hicieran semejantes al nuestro. Se descartó los no fueran rocosos, es decir los gaseosos, y también los que se encontraban muy cerca de su estrella o los que estaban muy lejos de ella. Los primeros por que el calor desprendido de su estrella impediría la vida, y los segundo porque terminarían siendo mundos helados como Plutón. Se creó una zona de habitabilidad.

Discrepo de este criterio de selección, porque la vida, como se ha demostrado en la fumarolas termales de las profundidades submarinas puede aguantar temperaturas muy altas y también muy bajas; porque la vida puede desarrollarse cercana a una estrella con potentes emisiones de radiación, y los seres cercanos ser inmunes (como las cucarachas o dotados de una epidermis bloqueante) a estas radiaciones. Las cucarachas son   indemnes a la radiación que a nosotros nos fulmina, las cucarachas sobreviven a todo menos al “cucal”: ¿Me pregunto qué veneno tendrá ese producto?

No vamos a tratar este tema, pues nos interesa entrar en otro contenido más inquietante. Los futuros telescopios en órbita como el James Webb o los terrestre de Chile, incorporan en su sistema de observación biomarcadores, es decir, que nos podrán decir si el planeta observado, rocoso y situado en la zona de habitabilidad, tiene, por ejemplo, clorofila, agua, nitrógeno, carbono, oxígeno y otros elementos que caracterizan la vida… evidentemente no una vida como la nuestra, algo que nunca será posible, porque no existen dos planetas iguales, con las mismas características, con el mismo tamaño, la misma inclinación de su eje, la misma distancia a su estrella, la misma evolución…

Y he aquí que de repente nos damos cuente que tenemos un problema más complejo que el que se enfrentaron los astronautas del Apolo XIII advirtiendo a su base de la NASA: “¡Houston! Tenemos un problema”.

Si existe vida en esos planeta que hemos descubierto, y en estos momentos me refiero a una vida inteligente; los seres de ese mundo ubicado en la zona de habitabilidad o no, serán, indiscutiblemente diferentes a nosotros, fisiológica y anatómicamente y, por tanto, su cerebro será diferente, y en consecuencia su inteligencia será diferente. Otro tipo de inteligencia, con otros razonamientos diferentes, con otros valores distintos, y no estoy hablado de diferencias producidas por sus memes, sino por tener un mapa del cerebro desigual al nuestro.

Y ahí, en este punto de nuestro gozo por haber descubierto vida, nos damos cuenta que la comunicación con esa vida puede ser casi imposible. De repente tenemos ante nosotros unos seres con una inteligencia diferente, ni mayor ni menor, diferente. Como la que nosotros podemos tener con un pulpo – el animal más inteligente con el complejo fisiológico más complejo -, que no es menos inteligente o más inteligente que nosotros….es diferente, con una inteligencia adaptada al entorno en que vive y constituida por ocho cerebros y un centro de coordinación.

 

Por supuesto que no esperábamos encontrarnos a unos seres que, como el extraterrestre humanoide (Klaatu) de “Ultimátum a la Tierra” (1951), un “clon” de nosotros que no parece haber venido de otro planeta. Si alguna vez se produce un encuentro será más bien a través de sonidos como “Encuentros en la tercera fase”.

En cualquier caso, vamos a tener un problema de comunicación, porque la inteligencia no es lo que hemos pensado que era hasta ahora, no es una forma de razonar y resolver problemas para todos los seres de Universo, es la forma que tienen los seres de la Tierra de razonar y resolver sus problemas. Igual como la vida ha buscado un camino creando los órganos que precisábamos para sobrevivir, la inteligencia se ha desarrollado adaptándose al medio y los problemas que tenía que superar.

La inteligencia no es algo único y exclusivo del ser humano, hay una inteligencia en otras especies e incluso en la vegetación, incluso en las partículas cuánticas.

Durante cientos de años nos creímos ser el centro de la creación. La Tierra era el centro del universo y alrededor de ella giraba el Sol, los planetas y las estrellas. Con el tiempo la ciencia, no sin sufrir dolorosas matanzas y persecuciones, logró demostrar que el Sol era una estrella más de las 200.000 o 300.000 millones de estrellas de nuestra galaxia; y nuestra galaxia una más de entre las 400.000 millones de galaxias que existen en nuestro universo. El encorbatado y elegante ser humano con su maletín, era apenas hace unos 10 millones de años un peludo mono que se desplazaba en pelotas cogido a una liana de un árbol a otro, llevando en su mano un plátano en vez de un maletín. Pese a estos incuestionables hechos el ser humano, basándose a donde ha llegado con su inteligencia, mantiene una postura antropocentrista. Sin considerar que su inteligencia es “una inteligencia más”, en este caso desarrollada para ayudarle a sobrevivir en este planeta.

Debemos desmontar nuestra idea antropocentrista y admitir que somos una “fórmula” más, que ha salido bien para sobrevivir en la Tierra. Debemos razonar ante el hecho que existen otras inteligencias, igual que hay mundos paralelos más cerca de lo que sospechamos, universos burbuja y otras realidades. No somos seres edénicos, ni perfectos mentalmente. Más bien somos seres “tocados”, hecho que se evidencia con las consultas de  psicólogos, psiquiatras, neurólogos, y farmacopea que prolifera en el planeta. Nos vemos perfectos, sin embargo, nuestro aspecto puede ser muy desagradable a un extraterrestre.

Para otros seres del universo seremos monstruos horripilantes, con una constitución corpórea de hidrógeno, oxígeno, carbono, nitrógeno, azufre, fósforo, calcio, potasio y cloro, y moviéndose por esa complexión química, proteínas, lípidos e hidroxiapatita. Nos valemos para pensar de una cabeza desproporcionada, en la que los órganos están duplicados, y en cuyo interior se esconde, una masa gelatinosa de un kilo y trescientos gramos. El resto del cuerpo con unos peligrosos brazos tentaculares acabados en rasgadoras uñas, y dos piernas que nos permiten desplazar una masa que está formado por tejidos adiposos que esconden vísceras y endurecidos fragmentos de calcio. Casi lo peor de nosotros es la piel, en la que cada centímetro cuadrado alberga 10.000 bacterias. Sí el olfato del ET, con el que intentamos comunicarnos, está desarrollado solo como el de un perro de la Tierra, apreciará las extrañar olores que desprendemos a causa del sudor y los neurotransmisores. Y para remate final nuestro cuerpo tiene unos repugnantes orificios por donde segregamos líquidos, innatos sonidos y restos de excrementos con microbios, una sola gota de saliva de un milímetro contiene 5.000 millones de bacterias de los dos kilos que se almacenan en nuestro cuerpo… ¡como para abrazarnos pensaran los extraterrestres!

Vida alienígena basada en otros elementos

mayo 30th, 2018

Vida alienígena basada en otros elementos.

Nuestra vida está  basada en el carbono (C), siendo este un no metal fundamental para nuestra existencia, ya que puede unirse con un gran número de átomos distintos para formar moléculas enormes y complejas. El grafeno, que abunda fuera de la Tierra, está formado por hexágonos de carbono. El carbono es uno de los elementos más abundantes del Universo y no es de extrañar que la vida haya evolucionado en él. Pero ¿puede existir vida en el universo basad en otros elementos? ¿Pueden existir alienígenos con otra bioquímica que no sea el carbono?

Imaginemos a unos seres alienígenos exóticos basados en silicio en lugar del carbono. El silicio es el segundo elemento más abundante. Los orbitales externos del silicio, igual que el carbono, contienen cuatro electrones que permiten a los átomos de silicio organizarse en anillos o largas cadenas que constituirían la base de una molécula biológica. Estamos ante seres de silicio que podrían sobrevivir en muchos ambientes, incluido el vacío espacial. Seres de estructuras externas a base de siliconas de gran dureza, capaces de transmitir el 95% de las longitud de onda de la radiación infrarroja, lo que les permitiría ver en la oscuridad. Bioquímicamente podrían construir compuestos parecidos a las enzimas. Carecerían de pulmones y su sangre estaría formada por ácidos moleculares, como el monstruo de Alien, el octavo pasajero.

Otra posibilidad de vida la tenemos en organismos alienígenos de arsénico. El arsénico cumpliría perfectamente el rol bioquímico que desempeña el fósforo en las formas de vida conocida. Si por un lado es un elemento tóxico y venenoso, por otro lado se presenta como un elemento esencial para la vida que puede remedar las funciones del fósforo. La realidad es que hay bacterias, entre ellas las Halomonadaceas que han sustituido el fósforo por arsénico incorporándolo en el ADN.

También podríamos de hablar de seres con aminoácidos exóticos. Todos los organismos que conocemos, salvo alguna excepción, están basados en 20 aminoácidos que son siempre los mismos y con los que construyen sus proteínas. Podemos, sin embargo, sintetiza muchos más por medios químicos. Cabe la posibilidad de que organismos alienígenos estén formados utilizando aminoácidos insólitos, raros y extravagantes como la isovalina o la pseudoleucina que abundan en los meteoritos.

Nosotros somos como somos por el principio de que la necesidad crea el órgano. No precisamos ser seres acorazados porque la capa atmosférica nos protege de los rayos cósmicos, no precisamos ver en la oscuridad porque nuestro planeta tiene días y noches, no precisamos oír más, porque el ruido excesos nos ensordecería, no precisamos ver otros mundos paralelos porque de ellos no nos ha surgido un peligroso felino con dientes de sable. Tenemos la constitución que tenemos porque está adaptada a los parámetros de nuestro planeta;  a su gravedad, a sus 23º de inclinación, a su temperatura, a la alimentación que ingerimos, a la Luna y su efecto sobre las mareas. Cualquier modificación nos habría hecho distintos, por ejemplo, si la Tierra no estuviera inclinada algo más de 23º, no habría estaciones y la alimentación hubiera sido distinta y nosotros diferentes. Estatura, peso, color de la piel y genes, varían dependiendo de lugar de nuestro planeta.

Sepamos que los pigmeos son de la altura que conocemos porque tienen los genes CISH, DOCK3, STAT5 y otros que los han dotado de esa estatura para adaptarse a los bosques tropicales húmedos. Los habitantes de Arabia Saudita pueden, a diferencia de los europeos, beber leche de camella porque tienen el gen LCT que les permite digerirla. Los tibetanos son menos sensibles a la rarificación del oxígeno en las altitudes porque tienen los genes EGLN1 y EPS1 que nosotros no tenemos. Los nórdicos tienen genes (SLC24A5, TYR y MC1R, entre otros) que les han aclarado la piel para una mejor asimilación de la vitamina D con un sol menos intenso como el suyo.

Los futuros niños que nacerán en las colonias lunares serán, debido a la escasa gravedad, altos y delgados. Estos futuros selenitas tendrán una débil estructura ósea que les impedirá regresar a la Tierra. ¿Quién sabe que genes desarrollarán?

Podría citar otros genes que nos hacen distintos en la misma Tierra. La combinaciones en los millones de planetas que existen solo en nuestra galaxia, nos enfrenta a un zoo de variedades de formas, posibilidades y estructuras infinitas. Y como es natural esos factores diferentes tienen una repercusión en el cerebro que hace a los seres pensar de formas diferentes. Un hecho que puede llevar a no comprender a un alienígena por su exótica forma de pensar. A veces los humanos rozamos la incomprensión por el hecho de que un occidental no estructura su pensamiento igual que un oriental en el que todo es casual o un musulmán en el que todo es determinista.

Cualquier variación en la estructura cerebral nos lleva a seres completamente diferentes. Dentro de ese gran zoo de las galaxias, podemos imaginar seres que no han desarrollado las áreas de Broca y Wernicke para constituir un lenguaje sonoro y su comunicación sea telepática. Puede que en vez de tener, como nosotros, seis capas de neuronas posean muchas más. Puede que a través del cerebro puedan desactivar las señales del dolor. Puede que produzcan mayora cantidad de molécula ATP (adenosin trifosfato) y puedan cicatrizar sus heridas instantáneamente. Puede que al ser viajeros del espacio carezcan de ritmos circadianos, o no tengas habénula y por tanto no puedan tener depresiones; o, finalmente puede que existan seres que desarrollen mucha norepinefrina y dopamina, sustancia que les convertiría en seres sin emociones y estrés, como el Señor Spot del Enterprisse.

 

No estamos hechos para la exploración del espacio

enero 3rd, 2018

No estamos hechos para explorar el espacio.

Entre 1486 y 1558 Ulrico de Maguncia realizaba unas profecías bastante acertadas en las que describía la llegada del hombre a la Luna y el desolador paisaje que se encontraría. Con un error mínimo de  dos años destacaba: “En el sexto decenio, año VII (1967) un nuevo Cristóbal Colón desembarcará en una tierra de aridez absoluta. Su nave, concebida para alcanzar la isla del oro, no llegará sin embargo más que a la Isla de la Nada. Porque en el lugar al que llegue no existirán plantas ni animales ni vida de ningún género. Quemado por un fuego infernal, helado por un frío más que mortal, el temerario conocerá terrores incontables”.

No cabe duda que los astronautas que pisaron la Luna, estuvieron sujetos a altas y bajas temperaturas como destaca la profecía de Ulrico de Maguncia. No sabemos si conocieron “terrores incontables”, porque nunca nos han dicho toda la verdad de lo que vieron, y que fue censurado por la propia NASA.

El ser humano está constituidos para vivir en la Tierra, a una altura determinada, fuera de las profundidades marinas, con una atmósfera determinada y unas temperaturas adecuadas. Cualquier ensayo que hagamos para ocupar otro hábitat precisa la utilización de tecnologías – submarinos, aviones, máscara de oxígeno, trajes especiales, etc. – para sobrevivir. La necesidad ha creado los órganos precisos para el lugar y las condiciones precisas.

Ahora vamos a intentar acceder al espacio, el medio más hostil y peligroso de todos los que nos rodean. Un lugar con un frío extremo, ausencia de atmósfera, microgravedad, constante bombardeo de micro-meteoritos y exposición a los rayos cósmicos.

La radiación en el espacio es continua y muy perjudicial para la salud humana, especialmente el cerebro, donde puede producir perturbaciones cognitivas importante y de duración indefinida.

Hoy por hoy, la ISS está a unos 400 Km de altura y se beneficia de la protección del campo magnético terrestre. Pero ahora queremos navegar hacia la Luna y Marte,  e instalar en esos áridos lugares colonias lunares. Precisaremos largos viajes que nos dejarán expuestos a los rayos cósmicos galácticos de núcleos atómicos ionizados. Y aún estamos de suerte, ya que vivimos en un brazo de la galaxia en la que no abundan muchas estrellas, si estuviéramos viviendo cerca del centro tendríamos que ser seres acorazados para resistir la terrible radiación que existe por la abundancia de estrellas.

Para viajar por el espacio va a ser necesario blindar las naves que transporten a los astronautas, pero por ahora lo único que detiene la radiación es el plomo, cuyo peso encarecería los lanzamientos. Es necesario buscar nuevos materiales más ligeros.

Los rayos cósmicos, que impregnan el cosmos de una forma uniforme, producen un desgaste en los tejidos humanos, ionizan los tejidos biológicos, rompen los enlaces moleculares y crean radicales libres que destruyen el ADN. También se ha comprobado que afectan a la memoria y al comportamiento, algo impensable en unos astronautas que tienen que tomar decisiones o resolver problemas de navegación, aterrizaje, y todos los que se presentan en las misiones espaciales. Si un astronauta está expuesto durante un año, la duración media de un viaje a Marte, puede ver afectadas sus cualidades cognitivas.

Considerando imposible el blindaje de plomo por el peso que representa, se buscan soluciones como crear un campo magnético alrededor de la nave espacial. Tendría que ser un campo del orden de 20 teslas, y es posible que pudiera crear algún efecto en el organismo humano… no podemos exponernos a que el remedio sea peor que la enfermedad. Queda la solución de medicamentos a base de antioxidantes, es decir, que neutralizasen los radicales libres, sustancias químicas que consolidaran los circuitos neuronales y los protegiesen, pero los laboratorios aún no han desarrollado esta farmacopea.

Es el inicio de una nueva aventura y, en este año 2018, vamos a asistir a las primeras tentativas con lanzamientos de grandes cohetes capaces de llegar a Marte. Al despegue de las futuras colonizaciones y de la minería espacial.

Nos enfrentamos a nuevos retos y contingencias. Considerando que desconocemos nuevos peligros que pueden acaecer: Lluvia de meteoritos y micro meteoritos, radiaciones desconocidas, efectos paranormales, perturbaciones psicológicas, micro-organismos invasivos, campos de atracción desconocidos, mutaciones inesperadas y encuentros con otros seres. Todo este panel es distinto al de nuestras primeras exploraciones  terrestres por los inmensos desiertos, por las profundidades marinas, por las oscuras cavernas y las selvas amazónicas; estas última con sus miles de insectos, su calor húmedo agobiante, su barrera de vegetación con el alérgico polen, incluso con el encuentro de jíbaros reductores de cabezas… ¡vete a saber lo que serán capaces de reducir los alienígenas!

 

Comentarios desactivados en No estamos hechos para la exploración del espacio

Una nueva partícula desconcertante

mayo 3rd, 2016

Este comentario no tiene nada que ver con el  incidente que paralizó el acelerador de hadrones, LHC,  a causa de los cables que mordió, parece ser una comadreja, y obligó a realizar una parada técnica. Voy a hablar de una partícula que puede cambiar nuestras concepciones sobre el universo.

A finales de noviembre del año pasado (2015), los dos grandes detectores del LHC, el Atlas y el CMS, captaron las señales de una nueva partícula que apareció tras una colisión de hadrones y se desintegró en dos fotones. Su masa era de 750 gigaelectronvoltios (GeV), una partícula cuatro veces más masiva que un átomo de plomo. Una partícula totalmente desconocida y que no se había previsto nunca, y que por ahora la denominaremos: partícula X.

Hasta este verano no se podrán sacar conclusiones sobre esta nueva partícula. Por ahora, algunos científicos piensan que es signo de una nueva simetría.  Una cosa está clara, y es que hay que hacerse la idea de que vivimos en un mundo cada vez más complejo y más unificado de lo que imaginábamos.

Si la partícula X impone la existencia de la supersimetría, decenas de nuevas partículas se añadirán al modelo estandar – ese recuadro en que aparecen quarks, leptones y bosones -, ya que sugiere la existencia de nuevas  partículas de materia clásica, dos nuevas generaciones completas con sus compañeras supersimétricas.

La nueva partícula también puede ser la representante de una nueva fuerza – recordemos que cuatro fuerzas dominan el universo: la fuerte, la debil, la electromagnética y la de la gravedad – , tal vez ensambladora de quarks ligados a la interacción fuerte, o constituida por partículas elementales totalmente desconocidas y ligadas a ellas por una fuerza que desconocemos.

También puede acaecer que la partícula X forme parte de una nueva dimensión, lo que sería la prueba de que el espacio cuenta con más de tres dimensiones. La partícula X nos lleva a evoluciones radicales en nuestra manera de  pensar sobre la naturaleza, sea ante el concepto de una nueva fuerza, una nueva simetría o una nueva dimensión.

Resulta que mientras más exploramos en el universo, nuestros telescopios descubren inacabables fronteras; y si profundizamos en lo infinitamente pequeño, parece que nunca acabamos. Esta reflexión me lleva a un verso de Walt Whitman que destaca: “Hoy, antes del alba, subí a la colina, miré a los cielos apretados de luminarias y le dije al espíritu: cuando conozcamos todo estos mundos y el placer y la sabiduría de todas las cosas que contienen, ¿estaremos ya tranquilos y satisfechos? Y mi espíritu dijo: No, ganaremos esa altura sólo para continuar adelante”.

La partícula X puede que nos ayude a ganar una nueva profundidad, pero solo para seguir adelante.

Comentarios desactivados en Una nueva partícula desconcertante

Treinta años de Chernóbil y nos siguen mintiendo

abril 11th, 2016

El 26 de abril de 1986 estalló el reactor número cuatro de la central nuclear de Chernóbil, creando el mayor accidente en centrales nucleares (nivel 7) de toda la historia de la humanidad. Dejó al margen la utilización de esta energía en las bombas nucleares de Hiroshima   y Nagashaky, dado que su estallido fue algo más que un accidente en el que perecieron, como consecuencia de su detonación más de 300.000 personas. Chernóbil fue debido al involuntario e incompetente manejo de unos irresponsables “profesionales”.  No voy hablar de las causas  en las que hay mucho que decir, hablaré del silencio sobre la contaminación radiactiva alrededor de la cual se sigue tejiendo una censura y un encubrimiento repleto de mentiras.

Las autoridades rusas no niegan que los restos del reactor cuatro siguen inaccesibles y desprendiendo radiación que se intenta parar con un gran cofre o féretro que se está construyendo y pagamos entre todos, ¡Si, si! entre todos, ya que la Unión Europea contribuye económicamente con nuestros dinero. En cuanto a las víctimas, las cifras del Gobierno ruso siguen mintiendo: dos muertos en la explosión, 28 un día después, y 11 entre 1986 y 2004 por cáncer debido a radioexposición. Entre los cinco millones que hubo que evacuar, hay 4.000 afectados por enfermedades de radio-exposición, un escaso uno por ciento, especialmente en el tiroides de los niños.

Estas cifras del Gran Capitán fueron desmentidas en 2006 por la neuropsiquiatra ucraniana Angelina Nyagu, que redactó un informe que combatía las conclusiones del engañose Chernóbil Forum Report. Nyagu destacó que 10 años después del accidente las mujeres triplicarón el cáncer de mama en las zonas de Belarus y próximas al reactor cuatro; los niños doblan los casos de tiroides; hay seis veces más enfermedades endocrinas; cinco veces más enfermedades mentales por anomalía hereditarias; se triplican las trisomías…. total que cuando antes el grado de salud era de un 85% , ahora se ha pasado al 15%.

La nube radiactiva alcanzó a toda Europa, incluida España, especialmente los pirineos y particularmente la zona de Ripoll – el lector encontrará mapas no censurados en Internet -. No nos advirtieron, y los habitantes de la zona o los esquiadores que pasan allí sus fines de semana, subieron a tragar radiación con los habitantes de la comarca de Ripoll, que bebieron leche de unas vacas que se comían un pasto contaminado, que hacían fuego en sus chimeneas con una leña contaminada, y que se deleitaron comiendo setas que tal vez eran fluorescentes. Hoy, 30 años después de aquella explosión que se produjo por jugar con una central nuclear anticuada y con obsoletos sistemas de seguridad, sigue contaminando un 40% del suelo de Europa que presenta altas dosis de contaminación radiactiva de cesio 137, cuya vida media es de 30 años.

En España existen páginas en Internet que están censuradas, en otros casos no hay respuestas oficiales. Uno se tiene que informar en fuentes extranjeras o en Organizaciones como Greenpeace o Médicos sin Fronteras o Asociaciones de Lucha contra las Armas Nucleares. Bueno, el lector que esté interesado encontrará información en Internet, pero que recuerde que la de España es pura comedia, ni siquiera alcanza el apelativo de tragi-comedia.  En cualquier caso siempre me puede preguntar a mí que, a veces tardo en contestar, pero contesto.

 

Comentarios desactivados en Treinta años de Chernóbil y nos siguen mintiendo