El paradigma epigenético

marzo 25th, 2019

El paradigma epigenético

Con el descubrimiento del fuego por el hombre primitivo se producía el primer paradigma de la historia, se pasaba de temerlo a dominar una energía. Tal vez el paradigma más popular ha sido la revolución que heliocéntrica, y el último y más moderno paradigma el de la física cuántica.

Ahora estamos ante el nuevo paradigma epigenético que cambia nuestra visión sobre que sabíamos de la memoria y la posibilidad de modificarla para curar enfermedades o potenciarla, dos alternativas que nos ofrecen un avance médico y una posibilidad que puede crear graves consecuencias éticas.

Los descubrimientos siempre tienen un lado bueno y un lado malo. Una dualidad entre utilizarlos para el bien o para el mal, una dualidad que creo Zaratrustra hace miles de años.

Una “institución” para la que realizo análisis sobre los nuevos descubrimientos, siempre me solicita que explique posibilidades de aplicaciones de utilizar estos de forma incorrecta y peligrosa, para prever consecuencias. ¡No os podéis imaginar las utilizaciones tan torcidas que pueden ocurrirse!

Volvamos al nuevo descubrimiento. Todo empezó con unos caracoles a los que se les sometió a pequeñas descargas eléctricas en unos intervalos de tiempo determinados. Llego un momento que estos gasterópodos recordaban este pinchazo y se escondían en su concha espiral cuando solo se les pinchaba. Seguidamente se les extrajo las neuronas que contenían la memoria de estas descargas y, en unas jeringuillas se inyectaron en otros caracoles que no habían sufrido estas descargas… resultó que los nuevos caracoles conocían las consecuencias de las descargas por lo que el recuerdo había sido implantado.

Con este hecho vemos que los recuerdos de un ser vivo pueden ser transferido a otros por una simple inyección en el cerebro, lo que demuestra que los recuerdos poseen una materia bioquímica.

Desde 1940 se partía del principio de que la memoria estaba almacenada a través de la red de neuronas unidas por sus sinapsis. Ahora se ha descubierto que nuestros recuerdos poseen una verdadera materialización bioquímica. Estamos ante un nuevo paradigma de la neuro-epigenética.

Los avances en la epigenética representan un cambio en la sociedad, ya que van a permitirnos que a través de una inyección podamos conocer un idioma nuevo sin la necesidad de profesores. También con una inyección se podrá borrar de la memoria un trauma, o un suceso que nos perturba (como un asesinato cometido), o un recuerdo de una misión secreta a un militar, o potenciar nuestra memoria hasta grados de ciencia-ficción. Podremos resolver el Alzheimer… todo ello borrando unas pocas moléculas.

Ahora, ciertas moléculas inyectadas podrán mejor nuestras facultades cognitivas. Ya se han aplicado a ratones de laboratorio inyecciones de “tricostatina” antes de someter a estos roedores a una sesión de aprendizaje, y se ha comprobado que recuerdan mejor lo enseñado y durante más tiempo.

La “tricostatina” es una especie de inhibidor del olvido, ya que limita la acción de las enzimas borrando las marcas epigenéticas de la acetilación sobre la cromatina.

El experimento nos transporta a nuevos problemas éticos: ¿Quién tiene derecho a someterse a esta inyección? ¿Solo los económicamente dotados podrán pagar este tratamiento?

Las investigaciones epigenéticas son el pilar universal de la memoria. Se ha descubierto que cuando un recuerdo se forma en nuestro cerebro miles de enzimas (metiltransferasas) se activan en las neuronas donde modulan la cantidad de la metilación, pero si se bloquea la acción de estas enzimas en un ratón pierde su capacidad de memorización.

El nuevo paradigma ya está en marcha y antes de dos años estará entre la farmacopea para ricos. Mientras tanto yo seguiré tomando un coctel de los que elabora mi amigo Pallavicini: Martini seco con Vodka o Mahattan con Four Roses, ambos me ayudan a olvidar.

Comentarios desactivados en El paradigma epigenético

Consejos para oradores y conferenciantes.

marzo 22nd, 2019

Consejos para oradores o conferenciantes

He perdido la cuenta de cuantas conferencias he dado, recuerdo la primera en el Hotel Majestic de Barcelona (años setenta), rigurosa y sobria, que no tiene nada que ver con las que imparto ahora. También recuerdo algunas en las que se “cuela” el típico perturbado mental y hay que realizar malabarismo para esquivar su protagonismo hasta que es amonestado por los organizadores.

He aquí algunos consejos para aquellos que tienen que impartir una conferencia o una charla en los tiempos de hoy.

1.- Procure vestir despreocupadamente. Nada de corbatas o pajaritas. El estilo moderno es a lo Silicon Valley: sudadera o americana deportiva e informal, pantalones deportivos o tejanos, y calzado deportivo.

2.- Jamás lea su conferencia, a lo sumo lleve una pequeña hoja de papel o ficha con el guion a seguir para no olvidar nada.

3.- No se siente, permanezca de pie en el entarimado y muévase por el prudentemente. Incluso puede desplazarse por la sala si esta es pequeña.

4.- No centre su locución hacia un grupo de personas, o hacia los que están en primera fila. Observe a todos los asistentes.

5.- Su tono de voz debe ser fuerte para que pueda ser escuchada por todo el mundo, pero tampoco debe vociferar. Su lenguaje debe ser accesible a todos, no debe intentar impresionar con términos complejos y grandilocuentes.

6.- El tiempo de su conferencia debe ser breve, como una “Demo” de Silicon Valley. Si puede explicar el contenido de su conferencia en 15 o 20 minutos mejor, el resto del tiempo es para las preguntas en las que uno se puede extender. El público va a las conferencias para participar, para preguntar.

7.- No utilice caballetes con hojas de papel, solo son medios para las salas de reuniones. El público los odia, no se ven a distancia, y una vez la hoja de papel está repleta hay que ocultarla.

8.- Tampoco utilice punteros luminosos con organigramas o gráficos proyectados en una pantalla. El público también los odia…el público quiere que usted dibuje sus gráficos. Las pantallas solo deben utilizarse para fotografías o imágenes concretas.

9.- La típica pizarra con tizas es el protagonista de hoy. El público quiere que todo quede en la pizarra, quiere que usted demuestra sus  cualidades pedagógicas dibujando y escribiendo con la tiza. Quiere que el espacio sea grande.

10.- Anuncie que su conferencia o charla va a ser un “braingstorming”, que quiere participación, que ha venido a explicar pero también a recoger sugerencias e ideas de los demás, debatirlas y valorarlas.

11.- Que el tiempo de preguntas del público sea dos o tres veces más largo que su exposición.

12.- Ponga ejemplos en sus intervenciones, introduzca anécdotas graciosas y amenas. Gesticule (a lo Richard Feynman) si es necesario pero con moderación.

13.- No adule al público con frases demodés como “Su pregunta es muy interesante” o “Me alegro que me haga esta pregunta”. Ni tampoco use términos como “usted se equivoca”.

14.- Y, finalmente, si le preguntan algo que desconoce, sea sincero, diga al público que no lo sabe todo y que eso que le acaban de preguntar lo ignora. Los asistentes se lo agradecerán.

Comentarios desactivados en Consejos para oradores y conferenciantes.

Sobre la inteligencia y la exo-vida

febrero 23rd, 2019

 

Sobre la inteligencia y la exo-vida

Empezaremos por definir lo que entendemos por inteligencia. Hay muchas definiciones de inteligencia entre ellas esta: la inteligencia es la capacidad que tenemos de buscar una rápida solución cuando estamos implicados en un problema, en una situación difícil o en unas circunstancias que significa un riesgo para nuestra vida.

La inteligencia no es una virtud exclusiva de los seres humanos, es algo que también se puede aplicar a los animales. Y se puede  decir que los animales no tienen una inteligencia mayor o menor que la nuestra, tienen una inteligencia diferente, adaptada a las circunstancias del medio en que habitan. Por tanto, la inteligencia es diferente como consecuencia del medio en que se desenvuelve el ser que la posee. Por ejemplo, el pulpo en su medio marino, y a veces fuera de él, es uno de los animales más inteligentes que se conocen.

El haber alcanzado un nivel tecnológico no nos otorga un grado determinado de inteligencia, podría haber existido una civilización sin tecnología pero en posesión de una inteligencia superior a la nuestra actualmente. Una inteligencia que otorgase facultades especiales: un mayor olfato, telepatía, visión infrarroja, superconsciencia, mayor intuición, etc.

Por otra parte la inteligencia no determina nuestros valores morales, un ser puede ser muy inteligente y terriblemente malévolo. Recordemos que los psicópatas son muy inteligentes. Se puede ser inteligente y a la vez tener ideologías crueles. Nadie ha dicho que los altos cargos del Tercer Reich no fueran inteligentes, y sin embargo, cometieron acciones abominables.

La Tierra tiene una diversidad de habitantes con características sociales, costumbres y escala de valores diferentes, factores que influyen en su forma de afrontar los problemas de la vida y por tanto sus mecanismos de inteligencia son diferentes. Uno puede ser determinista y esto no afectará a su capacidad de inteligencia.

Veamos el problema de la inteligencia con un posible contacto en el futuro con seres de exoplanetas de otros sistemas.

Nuestra evolución en la Tierra ha sido consecuencia del azar y la necesidad. Nuestra fisonomía, nuestra fisiología, es consecuencia de una evolución basada en “la necesidad crea el órgano”. Por ejemplo, no tenemos una piel acorazada contra la radiación cósmica porque ya estamos protegidos por la capa de ozono. No hemos generado una mayor capacidad auditiva porque el ruido excesivo nos aturdiría. Si hemos perdido parte de nuestra capacidad olfativa al no utilizarla.

La vida se ha amoldado y adaptado a las circunstancias terrestres, creando los órganos necesarios para sobrevivir en el entorno que estamos. No somos aptos para vivir en las profundidades marinas ni en lo alto de las montañas más grandes. No es la Tierra la que se ha adaptado a la vida; es la vida la que se ha adaptado a la Tierra.

Cualquier parámetro de la Tierra (tamaño, rotación, temperatura, existencia de la Luna) que no fuese como los tenemos actualmente y hemos tenido, habría ocasionado que los seres humanos fuesen diferentes. En la ruta de la evolución, la no existencia en el pasado de un simple insecto en el escalafón evolutivo habría influenciado en nuestra existencia, nuestras características. Y lo importante, si los seres humanos actuales fuésemos distintos debido a un parámetro terrestre diferente, nuestro cerebro también sería diferente, y por tanto nuestra forma de pensar sería diferente y nuestra inteligencia también. Por ejemplo, si en vez de tener cinco dedos hubiésemos tenido tres, nuestras herramientas sería diferentes, nuestros instrumentos musicales también, la música tendría otros sonidos. Tener tres dedos en vez de cinco habría tenido sus consecuencias en el córtex parietal del cerebro.

Llegamos a una conclusión preocupante. Ningún exoplaneta descubierto es igual que la Tierra, son mayores, menores, atmosféricamente distintos, con o sin satélites, rotaciones diferentes, etc. Por lo que sí existe vida será físicamente diferente a la nuestra… y esto incluye a la inteligencia.

La más insignificante diferencia en las características de un exoplaneta afectarán a sus habitantes, al margen de que esos habitantes habrán asumido una evolución diferente a la nuestra, una evolución con otras necesidades fisiológica, que hará que sus habitantes sean distintos incluso cerebralmente.

Hoy sabemos que los genes han realizado mutaciones en los seres vivos de la Tierra. En Arabia, los árabes, poseen un gen que les permite beber la leche de camella; en los Andes los peruanos tienen un gen que les permite respirar de otra manera en las grandes alturas, en los países nórdicos un gen afecta a la piel para que esta sea más clara y permita asimilar la poca luz del Sol de medianoche y su vitamina C, etc.

Concluyo destacando que nos enfrentamos al problema de encontrar seres con una inteligencia diferente, no mayor o menor, sino diferente, y eso imposibilitará nuestra comunicación. Estamos ante un problema que debemos de empezar a asumir y buscar soluciones.

(Este contenido es un resumen de una conferencia que impartí en un Centro Cultural)

Comentarios desactivados en Sobre la inteligencia y la exo-vida

¿Por qué los extraterrestres no contactan con nosotros?

febrero 17th, 2019

Con este post llegaré a las 200.000 visitas. Gracias a todos los que me habéis seguido en este blog.

¿Por qué los extraterrestres no establecen contacto con nosotros?

Damos por supuesto que existe vida inteligente en algunos exoplanetas de los millones de sistemas planetarios, solamente, de nuestra galaxia. Consideremos que si esa probabilidad es posible en solo un 30%, tendríamos vida inteligente en 60.000 millones de planetas en nuestra galaxia. (Hay más de 400 mil millones de galaxias)

Vamos a obviar la posibilidad de que se hallan puesto en contacto en el pasado de nuestra civilización, y que muchas leyendas, mitos y tradiciones religiosas son consecuencia de ese contacto.

Diremos, por tanto, que los extraterrestres no se han comunicado con nosotros por.

1.- Se encuentran demasiado lejos de nosotros y su tecnología no está lo suficiente avanzada para enfrentarse a ese supuesto. Si habitasen en un planeta 4 veces más grande que la Tierra, tendría que construir naves potentísimas para poder abandonarlo, unos costes imposibles.

2.- Al ser portadores de creencia (o no creencias) y valores completamente diferentes a los nuestros, temen que el encuentro pueda ser violento, que una parte de los terrícolas los reciban con agresividad. Que se creen conflictos entre las naciones.

3.- Temen contagiarse o contagiarnos con virus y bacterias desconocidas pero letales para unos y otros.

4.- Puede que nos consideren una civilización inferior, poco desarrollada en la que, según unos criterios de diversos planetas de una supuesta federación estelar, no hay que intervenir y se debe dejar hasta que alcance un determinado grado de madurez y consciencia cósmica.

5.- Tienen dudas con quién ponerse en contacto, qué país, que organización: Naciones Unidas, Unión Europea, Opep …. Y con qué partidos, movimientos u oligarquías que dominan el mundo y deciden.

6.- La comunicación se hace imposible ya que su inteligencia es diferente a la nuestra. Cada mundo, según su evolución y necesidades ha creado una inteligencia adecuada. Por ejemplo, el pulpo es inteligente en su medio, nosotros no somos más inteligentes que él, tenemos una inteligencia distinta.

7.- Saben que somos una civilización violenta y peligrosa, además de salvaje. Nos matamos en guerras continuas, nos amenazamos, dejamos que miles de personas mueran cada día de hambre, cometemos crímenes, violaciones, abusos con menores. No interesa tener contacto con nosotros, hay que evitarnos.

8.- Nuestra armas son capaces de autodestruir la vida sobre el planeta, están descontroladas y cada día son más sofisticadas. Gastamos el dinero en esas armas en vez de ayudar a la parte de la humanidad que está enferma.

9.- Saben que no vale la pena un contacto ya que la vida no va a prosperar en nuestro planeta, que la civilización se autodestruirá o que pronto estallará un megavolcán, o impactará un asteroide, fenómenos sobre los que nada podremos hacer.

10.- Tienen investigaciones o exploraciones que hacer mucho más interesantes que las de este triste planeta.

11.- Han realizado ya un contacto con diferentes políticos y científicos, y este encuentro se mantiene en máximo secreto.

 

Comentarios desactivados en ¿Por qué los extraterrestres no contactan con nosotros?

¡Alerta asteroide! Precisamos un interceptador

febrero 14th, 2019

¡Alerta asteroide! Precisamos un interceptador.

 

Para interceptar un asteroide en ruta de colisión con la Tierra, no sirve cualquier cohete, y menos un misil balístico intercontinental. Los segundos pueden viajar de un continente a otro, pero no pueden escapar a la gravedad de la Tierra y alejarse de ella millones de kilómetros.

A un asteroide peligroso hay que interceptarlo a unos diez millones de kilómetros, mucho más allá de la Luna. No sirven los cohetes que tenemos para colocar, en órbitas bajas geoestacionarias satélites, o para llegar hasta ISS y transportar astronautas. Necesitamos un cohete potente con un complejo destructor o desviador del asteroide.

Cuando los científicos piden financiación para un programa con misiones de interceptación de asteroides, los gobernantes se creen que es un capricho más de la élite científica, y les recuerdan que hay otras prioridades, como los nuevos submarinos americanos o franceses.

Pese a todo se ha estado desarrollando un proyecto denominado Dart que podría realizar, lo más pronto, una misión de interceptación en el 2021. Hay que buscar una financiación, proyectarlo, construirlo, ensayarlo, etc. Tiempo, que en el caso de que el asteroide 2006 QU 89 estuviese en ruta de colisión con la Tierra, no tendríamos. Antes de hablar del proyecto Dart, destacar que la ruta exacta del asteroide 2006 QU 89 no se sabrá hasta que esté más cerca de la Tierra, en el mes de junio, y si está en ruta de colisión solo se sabrá unos días antes sus grados de inclinación de entrada y el lugar del impacto. Los grados de inclinación son importantes porque puede rebotar en la atmósfera, puede explotar antes de llegar a tierra firme y puede perforar la corteza terrestre. Las consecuencias serían distintas en cada caso.

En cuanto al proyecto Dart, se trata de un vehículo que se lanzaría con un potente cohete tipo SLS, las propulsión del Dart se produce con un motor iónico, que eyecta iones de xenón; un motor que hay que probar en este tipo de configuración. En cualquier caso la misión tardaría  15 meses en llegar a un objeto situado a 10 millones de km., impactar a  21.000 km/h liberando una energía equivalente a 2,4 toneladas de TNT, que debería desviar de su órbita peligrosa al satélite.

Si dentro de unos meses se descubre que el 2006 QU 89, de 40 m de diámetro, está en ruta de colisión con la tierra el 9 de septiembre, solo podemos esperar que afecte a un lugar poco peligroso. Tendría un 75% de caer en el mar, donde podría crear un tsunami; otro 24% de posibilidades de caen en zonas polares, desiertos, bosques, tundras, selvas; y 1% de caer en lugares habitados.

No hay tiempo para interceptarlo, los interceptadores no son prioritarios…

Solo disponemos de un sistema de alerta que sería dada por la Nasa, concretamente por el Minor Planet Center, bajo el control de la Unión Astronómica Internacional. La ESA dispone a su vez de un organismo equivalente NEO Coordinación Center (NEOCC).

Los encargados de la alerta transmitirían la información a la ONU que dispone de dos entidades para estos efectos: la International Asteoid Warning Network (IAWN) encargada de supervisar las observaciones y Space Mission Planning Advisory Group (SMPAG) encargada de planificar misiones de desviación.

La IAWN lanzaría una alerta si la probabilidad de impacto de un objeto de más de 10 metros fuera superior al 1%. La SMPAG empezaría a preparar una misión si la probabilidad del impacto de un objeto de 50 metros fuera del 1%.

Estados Unidos, en caso de probabilidad de impacto sobre una de sus ciudades, la Planetary Defense Coordination Office de la Nasa, alertaría a Fema, Agencia nacional encargada de situaciones de crisis, para evacuar la zona del impacto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios desactivados en ¡Alerta asteroide! Precisamos un interceptador