Luxemburgo, paraíso fiscal del espacio.

julio 7th, 2019

 

 

Luxemburgo  paraíso fiscal del espacio.

 

Todos los lanzamientos de naves espaciales, con sondas de exploración de tierras raras en los asteroides, significan grandes cantidades financieras que se arriesgan en el mundo de las finanzas, y detrás, sin que hayamos sido cosncientes se mueve sigilosamente la banca de Luxemburgo. Este pequeño país europeo con 600.000 habitantes tiene el mayor PIB per cápita del mundo[1] y ha comprendido que el desarrollo de la minería espacial depende de que los financieros vean que este tipo de empresa es factible. Y ahí Luxemburgo ha volcado todo su apoyo en todas las empresas del sector espacial que se instalen en este pequeño Condado, lo que ha atraído a destacado grupos financieros y bufete de abogados como Allen & Overy considerado como los mayores especialistas en leyes espaciales y explotación minera.

 

Luxemburgo ha aprobado una ley pionera en la que arranca su contenido con un artículo que reza: “Los recursos del espacio son susceptibles de apropiación”. De forma que el Tratado del Espacio Exterior de 1967 queda anulado en el contenido que manifiesta que “ningún cuerpo celeste podrá ser objeto de apropiación nacional por reivindicación de soberanía, uso u ocupación”, los legisladores y expertos letrados instalados en Luxemburgo, interpretan que para extraer recursos de un asteroide no es necesario ser su propietario.

 

    Nada con fuerza legal queda de aquellos principios del Tratado del Espacio  Exterior que cargados de utopía anunciaban que “los cuerpos celestes solo pueden emplearse en provecho de todos los países y en las mismas condiciones de igualdad”; o aquel segundo artículo que añadía que “la exploración del espacio es una actividad pacífica sin fines lucrativos”. Me decía un destacado abogado luxemburgués que la conquista del espacio representa un gran esfuerzo financiero de mucho riesgo, y que si las empresas corren ese riesgo es porque la explotación minera de asteroides o de la Luna ofrece unos opíparos resultados lucrativos. Si no hay un beneficio ¿para qué exponer grandes fortunas en explorar?

 

El Gran Ducado de Luxemburgo se ha convertido en el primer país que regula la minería espacial en el seno de la Unión Europea y a la vez en precursor de su normativa más allá de la Tierra.

 

Mientras que Estados Unidos exige que las empresas tengan más de un  50% de capital respaldado en su país, Luxemburgo carece de esta limitación y ofrece una variedad de incentivos y beneficios impositivos con tasa extremadamente bajas para la repatriación de capitales.

 

Con esta normativa aprobada por el 98% de los diputados de este país, se regula la minería espacial y se aporta confianza a las empresas que se lancen en busca de los recursos minerales del espacio. Normativa que Etienne Schneider, ministro de Economía de Luxemburgo, cree que ha sido necesario puntualizar ante la “incertidumbre legal que había y que precisaba una clarificación”. El gobierno de Luxemburgo se convierte en un garante jurídico de aquellas empresas que se registren

 

Este paso dado por el Gran Ducado, con el nuevo marco jurídico ha contado con el apoyo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la Agencia Espacial Europea (ESA). Y el amparo Moon Expres, una de las empresas que asegura que en 2020 enviará una nave en busca de muestras minerales de la Luna.        Para ello, la normativa, garantiza a las empresas privadas “registradas en Luxemburgo, la propiedad de los recursos que obtengan en el espacio”, así como el apoyo legal.

 

Hoy existen más de diez empresas de minería espacial domiciliadas legalmente en Luxemburgo desde que en 2016 entró en vigor la ley de recursos espaciales, lo que ha impulsado un fondo valorado en 223 millones de dólares.

 

Luxemburgo, se ha convertido en el  primer inversor espacial. La nueva legislación del Gran Ducado de Luxemburgo, así como las facilidades para instalarse en este pequeño país europeo, ha provocado que las  empresas estadounidenses Deep Space Industries y Planetary Resources, la japonesa Ispace, la germano-luxemburguesa Blue Horizon se hayan instalado en este país, así como grupos financieros y bufetes como Euro Sun Mining y Allen & Overy. Con otras forman un total de diez empresas que miran con interés la explotación de 11.000 asteroides que han sido identificados por su potencial comercial. Cifra que aumenta día en día gracias a las empresas de prospección que incorporan nuevas tecnologías (tomografías ultra espectrales, espectrómetros de rayos gamma, magnetómetros, y telescopios) para descubrir la composición de los asteroides. En lo que respeta a telescopios, estos instrumentos se han revolucionado con la aparición del “eVscope” de la empresa francesa Unistellar, un aparato para astrónomos amateurs  capaz de ampliar la luz y descubrir objetos muy lejanos, consiguiendo ser 100 veces más potente que los dispositivos clásicos. El “eVscope” permite observar el cielo como si se utilizase un telescopio de un metro de diámetro. Un instrumento que descubrirá pequeños asteroides.

 

Deep Space Industries  fue adquirida en 2018 por el Grupo Bradford, y Planetary Resources fue en 2015 adquirida por la empresa americana ConsenSys. Sus objetivos son la búsqueda de tierras raras y minerales exóticos en la Luna, los asteroides y más adelante en Marte. Planetary Resources es la primera empresa del sector de minería espacial que ha vendido una participación por 28 millones de dólares al Gran Ducado, convirtiendo a Luxemburgo en una de los primeros inversores. Hoy la industria espacial representa en Luxemburgo un 1,8% del PIB del país, el mayor porcentaje dentro de la Unión Europea.

 

Deep Space Industries está desarrollando sondas y métodos para la búsqueda de hielo y agua, elementos que considera esenciales antes de buscar metales. Un asteroide con agua puede convertirse en una estación de servicio para otras naves.

 

El sector tiene importantes empresas cuyo objetivo es los minerales de los asteroides. Asteroides Mining Corporation de U.K., y fundada recientemente (2018) se centra en las herramientas y maquinaria que se precisará, así como la selección de asteroides y su contenido incluyendo técnicas de extracción. Asteroide Mining Corporatión tiene previsto lanzar un satélite APS-1 en 2020, que identificará, con su poetente telescopio, 5.000 NEA.  Astrobotic Technlogy construye vehículos, para la extracción de minerales en la Luna., trabaja para la NASA y United Launch Alliance.  Aten Enginneering Inc de USA es una joven empresa que aparece en 2017, se ha especializado en la búsqueda de minerales en los asteroides, y desarrolla mapas de los asteroides y sus órbitas, así como los metales estratégicos que llevan. Boring Company de Elton Musk propietario de SpaceX, ha desarrollado esta empresa para la construcción de túneles, y ofreció su maquinaria para las posibles construcciones en la Luna de túneles bajo tierra que unan las estaciones lunares a alta velocidad. En Asia cabe citar la empresa de Malasia Independence X Aerospace, fundada en 2013 y conocida por IDAX, está asociada a la empresa americana Synergy Moonde. Tienen previsto para los próximos años la búsqueda de minerales en la Luna, con una sonda que lanzarán en 2020. Sus ingenieros espaciales han desarrollado la “libélula robótica” con aleteo que podrá volar en la Luna y en Marte. Y la japonesa Ispace con sede en Tokio y oficina en Luxemburgo, planea completar una órbita lunar en 2020 y aterrizar en 2021. Su director Hakamada, asegura un servicio de transporte que abastecerá sus clientes en la Luna.

 

En la misma línea existen otras empresas que investigan y que me limitaré a citar dado que sus proyectos futuros son a mucho más largo plazo, empresas como, Neo Atlas Recursos, Industria de Espacio Profundo, Kleop Space, TransAstra y Mundo  Apagado.

[1] Según datos del Banco Mundial

Deja un comentario