Missing-5. Maniobras entre basura espacial.

febrero 22nd, 2021

 

 

Missing 5

 

Maniobrar entre la basura espacial.

 

 

Cuando se habla de contaminación apenas se mencionan los despojos espaciales y sus peligros. Como somos profanos en la materia espacial se nos puede ocultar la verdad por motivos económicos de las grandes empresas.

Recuerdan la colisión entre Iridium-33 y Cosmos-2251 en 2009. Una colisión que dobló la cantidad de despojos de 10 centímetros en la órbita terrestre. La verdad es que Cosmos-2251 ya era inoperante. La sociedad comercial Iridium fue avisada del riesgo de colisión con Cosmos-2251, pero maniobrar para evitar el choque significaba pagar a los operadores y perder una semana de operaciones comerciales del satélite. Los dirigentes de Iridium tomaron la mala decisión de no hacer nada. Los satélites chocaron e Iridium acusó a los rusos del accidente. La demanda de reparación no sirvió para nada, ya que solo quedaba la matriz del satélite y la órbita repleta de despojos.

Hoy se reconoce que maniobrar para evitar una colisión es más económico que perder un satélite. La Estación Espacial (ISS), maniobra dos o tres veces por año para evitar objetos de más de 10 centímetros para los que su blindaje no sirve. Consideremos que algunos restos de un solo centímetro a 14 km por segundo engendran una energía colosal de impacto.

Ahí arriba hay más de 34.000 objetos de los que solo se tienen controlados, seguidos con precisión, unos 25.000. Cotidianamente hay unas 2000 probabilidades de colisión. Se ha creado una reglamentación en la que se especifica que un satélite, al final de su vida, tiene que ser desorbitado por su propietario antes de 25 años. Pero tampoco se cumple estrictamente ya que es costoso. Y, así tenemos que según la altura, algunos satélites inservibles que pueden estar 200 años dando vueltas. Y hay órbitas sensibles, alrededor de los 600 km de altitud donde los grandes restos se cruzan varias veces al día.

Existe una lucha de intereses en la regulación de la altitud. Las empresas solicitan órbitas bajas ya que facilitan la desorbitación. Pero naciones como China no entran en esta regulación y tanto los Estados Unidos como Rusia no tienen miramientos con sus satélites espías y los coloca donde les interesa. Por otra parte, los nuevos satélites espías son capaces de cambiar de órbita. Sépase que in satélite espías llega a valer 2.500 millones de dólares.

Las empresas privadas han visto un negocio en ofrecer desorbitadores, es decir, cohetes que limpien algunas órbitas de despojos y satélites que no funcionan. O limpiamos las orbitas o no podremos salir de la Tierra sin impactar con algún objeto.

Algún día se producirá un accidente donde dos objetos grandes chocarán y caerán descontrolados sobre lugares habitables de la Tierra.

Deja un comentario