Missing-3 . Otra nube radioactiva viaja por Europa.

febrero 18th, 2021

MISSING-3

 

Otra nube radioactiva viaja por Europa.

 

Cuando en 1986 ocurrió la catástrofe de Chernóbil, en vez de alertarnos inmediatamente y suministrar a los países afectados por la nube radioactiva comprimidos de ioduro de potasio, se nos ocultó, una vez más, la verdad de lo que estaba sucediendo.

Fue, muchos meses después, cuando nos enteramos que la nube radioactiva había llegado hasta los Pirineos, donde pudo haber descargado partículas letales en zonas dónde las vacas se alimentan de pasto y abastecen leche que ingieren generalmente los niños. También se ven afectadas las setas abundantes en estos bosques. En pueblos de esta región un número elevado de mujeres sufren el síndrome del túnel carpiano, síndrome que algunos profesionales relacionan con la  radioactividad.

En Palomares, un accidente aéreo militar que produjo el choque de dos aviones y la caída de varias   bombas nucleares. Fue minimizado por la dictadura de entonces que nos ocultó el peligro de su radioactividad e incluso se escenificó el baño del ministro Fraga para reforzar el engaño y tranquilizar a los habitantes de la zona; hoy aún existe tierra radiactiva en esa zona. Ahora es indigno mantener el silencio sobre el incendio de más de 20.000 hectáreas alrededor de la central de Chernóbil, es algo imperdonable.

El fuego, en abril del 2020, se acercó a menos de un kilómetro de la central de Chernóbil, y hubo inquietud en el Instituto de Radioprotección y de Seguridad Nuclear (IRSN) ante la posible emisión  de cesio-137 en suspensión en la atmósfera. En Kiev una tasa anormal y elevada de este elemento radioactivo fue registrada, y a lo largo del 9 a ll de abril se registraron picos de concentración  de 470 microbecquerelios por metro  cúbico según el IRSN. Durante el incendio los habitantes de Kiev (a un centenar de kilómetros de Chernóbil) inhalaron cotidianamente 10-10 sieverts, cuando la dosis aceptable en algunos países es de 10-3 sieverts.

No se advirtió ni explicado nada posteriormente del impacto producido por el humo radioactivo desplazado por el viento que se dirigió hacia Bielorrusia, después hacia el este de Rumania y Bulgaria, y no se  detuvo tras pasar estos países.

Tras días de lucha se dominó el incendio y, según la Comisión de Investigaciones y de Información  Independiente sobre la Radioactividad (Criirad), los niveles de contaminación fueron muy débiles, por debajo de los topes de detección en según qué modelos de aparatos. O sea que hubo aparatos que detectaron más contaminación: ¿Cuánta? ¿Cómo dos instrumentos científicos pueden dar resultados diferentes, a no ser que las mediciones se realicen en lugares diferentes?

Los más afectados por el humo radioactivo han sido los bomberos y la fauna del lugar. Como siempre las noticias son contradictorias y escasa, y tenemos derecho todos los ciudadanos a conocer inmediatamente cualquier incidente nuclear, especialmente porque hemos pagado (1.500 millones de euros) para la construcción del sarcófago de Chernóbil.

 

Deja un comentario