Hoja de ruta para alcanzar la inmortalidad

octubre 7th, 2019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se nos esconde lo esencial

 

Debiéramos estar más alarmados, pero la mitad de la población mundial no se entera y la otra mitad no entiende lo que investigan los laboratorios científicos. Solo los profesionales de los distintos sectores de investigación están al corriente de los avances que se producen. Así y todo, parte de estos progresos permanecen sometidos a las más poderosas tinieblas.

 

Ante los nuevos descubrimientos las personas, sea cual sea su profesión, debieran dedicar un tiempo para reflexionar, sentarse a pensar qué significa este nuevo hallazgo, en qué se puede aplicar y qué consecuencias o cambios producirá en el sistema social del mundo. A veces también encontramos respuestas en sus inversiones financieras, y finalmente podemos preguntarnos ¿A quién benefician? ¿A quién perjudica?

 

Sobre ese desconocimiento general de lo que se está fraguando en los laboratorios, no me sorprende cuando los interlocutores en general me confiesan que, por ejemplo, no habían oído nunca hablar de DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) o Calico (California Life Company),  y menos lo que se está investigando en estos lugares.

 

DARPA no es un solo laboratorio de investigación, es una Agencia que controla y financia a decenas o cientos de laboratorios extendidos por todas partes. En el caso de Calico, es un lugar concreto que pertenece a Alphabet, una Corporación que engloba varias divisiones de Google. Y estos son los laboratorios más grandes y conocidos de los que hablaremos. Personalmente me preocupan más una serie de laboratorios pequeños, que también abordaremos, y sus reservadas investigaciones o experimentos incontrolados. Y por supuesto, están los laboratorios secretos de China y Corea del Norte.

 

No es que los seres humanos tengamos una neurasténica sensación de que estamos rodeados de conspiraciones, intrigas y maquinaciones, es que verdaderamente se nos está escondiendo lo esencial. Nos ocultan todos aquellos descubrimientos que no convienen para el sistema. ¿Creen que nos anunciarían a bombo y platillo que se ha descubierto una píldora que dobla nuestra esperanza de vida? ¡Pues claro que no! Por la sencilla razón que esa píldora también dobla el presupuesto de las pensiones de la Seguridad Social.

 

A pesar de todo no hay barreras para los descubrimientos que emergen, por muy rigurosas que sean las normativas y las leyes, acaban imponiéndose. Uno de los primeros ejemplos lo tenemos en las dificultades que el judío Gregory Goodwin Pincus tuvo que sortear para ensayar sus píldoras anticonceptivas. Su principal problema fue el nivel moral de la época en Estados Unidos, la religiosidad que consideraba que la utilización de anticonceptivos iba en contra de los designios divinos. Pincus, al margen de la ética y la moral, se enfrentaba con que estaba prohibido ensayar con seres humanos y, lo que aún era peor,  que el apoyo a los anticonceptivos era delito. Pero, como hoy en día, nada impidió a este investigador realizar, en 1955, sus ensayos en Puerto Rico y más adelanten en Haití y en México, hasta que en 1961 empezó la comercialización de las famosas pastillas anticonceptivas en algunos Drugstore de Los Ángeles.

 

Pincus fue verbalmente castigado por la Iglesia con el infierno, pero las mujeres dejaron de tener hijos no deseados y consiguieron una libertad sexual que las llevó hasta París en mayo de 1968.

 

La única forma de proteger un secreto es desconociéndolo.

 

La construcción y desarrollo de un laboratorio secreto es, valga la redundancia, muy difícil mantener en secreto. Ni aunque se construya en la Antártida por voluntarios del ejército de Estados Unidos. Siempre habrá alguien que, tarde o temprano, explicará algo. El ser humano difícilmente mantiene un secreto, le gusta hablar y, sobre todo, demostrar a los demás que está en poder de información, digamos, privilegiada. Destacaba un jefe del Mossad: “Si no conoces un secreto importante, parece que no eres nadie en esta vida”.

 

Los faraones que mandaron construir las Pirámides de Egipto u otros mausoleos donde eran enterrados con objetos valiosos, elegían grupos reducidos de arquitectos y esclavos para realizar los túneles o galerías secretas que desembocaban en sus verdaderas cámaras mortuorias. Estos trabajadores, una vez terminada la obra, eran ejecutados por sus guardianes que, posiblemente, también eran ejecutados por otros vigilantes ajenos a las obras. Era la única forma de guardar el secreto. Así asistimos al hecho de la existencia de una cámara real de la pirámide de  Jufu vacía por la circunstancia que no era la verdadera morada fúnebre del difunto faraón. Hace tan solo unos años, los egiptólogos descubrieron una galería secreta que lleva a otra cámara en la que tal vez esté el cuerpo momificado de Keops dentro de un sarcófago de oro. Pensemos cuantos obreros y arquitectos fueron sacrificados para construir este lugar que se ha mantenido hasta hoy en secreto y protegido de los saqueadores de tumbas.

 

De cualquier forma, este procedimiento satánico de guardar un secreto se perpetró hasta la Segunda Guerra Mundial, en la que el nazismos construía con prisioneros lugares subterráneos donde los científicos del Tercer Reich realizaban experimentos secretos, muchos de los cuales aún no han sido claramente explicados. Estos prisioneras eran exterminados una vez concluían la obra, muy pocos pudieron escaparse y ser testimonio de este procedimiento. Lamentablemente muchos de estos relatos solo sirvieron para guiar a las fuerzas vencedoras hasta los lugares secretos, y solicitar a los testimonios que guardaran el secreto de la ubicación. Los enclaves y sus accesos se convirtieron en zonas no accesibles.

 

Hoy no se asesina a los obreros constructores, pero se les hace firmar contratos draconianos que garantizan su silencio. Contratos que les aseguran el cobro de una pensión en su vejez siempre y cuando permanezcan callados; incluso este acuerdo se extiende hasta después de su muerte, asegurándoles una indemnización a sus descendientes para evitar testamentos en los que puedan existir indiscreciones.

 

No sabemos exactamente como asegura el régimen de Corea del Norte sus miles de secretas construcciones subterráneas, pero en ocasiones, pensando la desconfianza de su líder incluso con su familia, uno sospecha lo peor.

 

Todas las instalaciones militares están en bunkers bajo tierra, algunos conocidos laboratorios de investigación también lo están por necesidades científicas, como es el caso de los detectores de neutrinos. El LHC, el mayor instrumento científico que hemos construido para investigar lo infinitamente pequeño, también está bajo tierra aunque no era necesario. Digo exactamente que no era necesario, ya que podía haberse construido una edificación circular en la superficie, pero resultaba más caro expropiar los terrenos y las casas que perforar un túnel.

 

Hay laboratorios cuya ubicación es conocida, pero sus medidas de seguridad son terriblemente restrictivas. Es el caso de los laboratorios de “Bioazar” que investigan con virus y hay un riesgo biológico del nivel 4, el más alto. Son lugares cerrados herméticamente, donde el aire puede entrar, pero no puede salir. Algunos son almacenes de peligrosos residuos sanitarios, donde se acaudalan muestras de microorganismos vivos, o toxinas de fuentes biológicas que pueden convertirse en patógenos.

 

Construir un laboratorio secreto, visible o bajo tierra, implica llevar allí a una serie de científicos, seres humanos, que también tienen sus vidas y a los que no se les puede tener encerrados constantemente. El problema de los laboratorios secretos está en el personal, ya que el secreto genera tensión, y a veces para descargar y relajar esa tensión, es necesario explicarlo a alguien. Otras veces es la prepotencia de los individuos la que lleva a revelar detalles sobre su gran trabajo; en otras ocasiones las envidias y marginaciones laborales.

 

Un laboratorio secreto precisa controles de seguridad, video-vigilancia y otras características. Todo ello se encarga a agencias especializadas de seguridad y a un personal, presumiblemente muy discreto. ¿Pero quién vigila a los que vigilan? En definitiva, el secreto, pese a las precauciones, nunca es perfecto. La mejor manera de proteger un secreto es no saberlo.

 

Para desarrollar las primeras bombas atómicas, Proyecto Manhattan, se construyó el laboratorio más grande del mundo en el desierto de Nuevo México, junto a un destartalado pueblo, Alamogordo  que se enriqueció con sus bares y la presencia de extranjeros, militares y civiles, que hablaban de cosas raras. Fue un proyecto que costó 27.000 millones de dólares. Por hacer alguna comparación el LHC ha costado 5.370 millones de dólares Hoy Alamogordo vive del turismo que viene a visitar el lugar en que un 16 de julio el 1945 se hizo detonar, a 97 kilómetros de distancia, la primera bomba atómica.

 

El inmortal que regreso del frío

 

Rusia no está al margen de esta carrera para alcanzar la inmortalidad, y sus buscadores lo hacen abiertamente. En la actualidad existen muchos millonarios rusos que invierten en investigación en Rusia y en países Occidentales. Algunos han conseguido su fortuna con el petróleo, otros acaparando los medios informativos (periódicos, radios, televisión), los hay que ocuparon puestos de gran poder en los servicios de inteligencia rusa y quienes han hecho fortuna con el tráfico de armas.

 

Curiosamente muchos de ellos tienen negocios en Occidente, en Europa y en los Estados Unidos. Tenemos el caso de Yuri Milner, uno de los mecenas del proyecto Starshot que lanzará naves para llegar a la estrella Alfa Centuri. Milner, que es físico cuántico, tiene una fortuna de 3.000 millones de dólares, y ha invertido 100 millones en la búsqueda de vida inteligente en  el espacio. Otro de los millonarios rusos es Dmitry Itskov, uno de los impulsores de Initative 2045, y voluntario para transferir su cerebro a un avatar. Citaré también a Dmitry Kaminsky propietario de Deep Krowledge Life Sciences, dedicado a negocios de biotecnología. Y finalmente a Serguei Sdpov que está construyendo una nave para ir a Marte en su empresa MTKS de Rusia y se ha convertido en el Elon Musk de los soviéticos.

 

En lo que se refiere a la preservación en estado de hibernación prolongada, es decir, la criogenización que ofrece Alcor a través de Movement for indefinite Life Extensión, en EE.UU., Rusia también dispone de una empresa dedicada a la criogenización. Se trata de KrioRus, fundada en 2005, fecha desde la que ya ha criogenizado a 51 rusos y 20 mascotas. KrioRus ofrece dos alternativas, congelar el cuerpo entero por 36.000 dólares o solo la cabeza por 12.000 dólares.

 

En el campo de la investigación Rusia trabaja en terapias génicas y regeneración. El experimento más destacado fue llevado a cabo por el doctor Anatoli Brouchkov, del Departamento de Geocryobiología de la Universidad de Moscú, y trascendió a todo el mundo en octubre de 2015. En 2009 se encontró en el permafrost de Siberia una bacteria, Bacillus F, que tenía 3,5 millones de años de antigüedad. Brouchkov estaba y está convencido que se trataba de una bacteria inmortal y la inculcaron a ratones en los que apreciaron un aumento de longevidad en sus vidas. Con la intención de alcanzar la inmortalidad, Brouchkov se inyectó esta bacteria en el 2015 y, desde su administración, dice encontrarse con más fuerza para trabajar, con más energía y dinamismo, y lo más importante, parece  que ha desarrollado una especie de inmunidad que lo protege de los constipados y las gripes que siempre le afectaban.

 

Hoy los laboratorios pueden encontrarse en los lugares más inverosímiles: submarinos, barcos en alta mar, base militares, universidades, aviones experimentales tipo X-37, en discretos edificios de ciudades, incluso en la ISS (International Station Space). Los laboratorios de los que hablaremos están localizados, lo preocupante no es su emplazamiento, sino los experimentos que están realizando. Ensayos poco seguros y de innecesario presupuesto como el realizado por Anatoli Brouchkov.

 

Sinceramente he tenido problemas para acceder a las investigaciones que están realizando, en algunos casos he tenido que investigar en los presupuestos de los Estados para saber, aproximadamente, en que invertían sus recursos, que clase de investigaciones se estaban realizando. Muchos de esos laboratorios me han negado información alegando que no estaba en la “bigotslist” que permite acceder a informaciones “sensibles”. Posiblemente tienen otra “bigotslist” en la que si estoy, pero es la que advierte que no se me debe dejar acceder a “material sensible”.

 

Deja un comentario